A los turistas japoneses se les reconoce por ir siempre haciendo fotografías de todo, a los alemanes por las chanclas con calcetines y por su tono rosado, y a los ingleses por ir todo el día con el puntillo. ¿Y a nosotros? ¿Qué es lo que nos hace fácilmente reconocibles para que la gente diga: “mira, por ahí va un grupo de españoles”? He aquí una lista con las diez características más típicas del turista español:

(Atención: esta lista está elaborada con el único propósito de arrancar una sonrisa. Si lo conseguimos, bendito sea, y si no, nos disculpamos de antemano ya que no teníamos intención de ofender a nadie.)

1. Hablar a gritos

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Gritar

Para esto no necesitamos viajar al extranjero, es algo que ya hacemos en nuestra propia casa. Lo que pasa es que cuando intentamos comunicarnos con alguien que no habla nuestro idioma el efecto altavoz aumenta considerablemente. A eso se une el hablar muy despacio y gesticular mucho aunque el otro no tenga ni pajolera idea de lo que decimos.

2. Criticarlo todo

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Criticar2

Hay que reconocer que el síndrome de la portera es algo extensible a todos y cada uno de los españoles, y es algo que nos encanta. Lo criticamos todo. Es más, cuando nos juntamos con otros españoles, después de intercambiar frases de cortesía criticamos la comida, el tiempo, la gente o los monumentos.¡Nada se salva de la quema!

3. Compararlo todo

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Comparar

Y directamente relacionado con el punto anterior, está la comparación. Porque después de criticar y no dejar títere con cabeza pasamos al momento de compararlo absolutamente todo con algo remotamente parecido que tengamos en nuestra ciudad / pueblo. Evidentemente lo de casa siempre sale ganando.

4. El Todo Incluido SÍ es Todo Incluido

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Gratis

Cuando nos dicen Todo Incluido, lo primero que nos viene a la cabeza es, aparte del clásico atracón en el buffet y en el bar de la piscina, todo lo que nos podremos llevar de la habitación, toallas, jabones, tazas, incluso bombillas. Y nos indignamos si no nos dejan coger nada gratis.

5. Atacar el buffet como si no hubiera un mañana

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Buffet

Siguiendo en el punto anterior, el momento de abalanzarse sobre el buffet de desayuno es uno de los momentos más esperados de las vacaciones (una servidora se incluye). Nos levantamos innumerables veces para llenarnos el plato y a veces hasta escondemos cosas en el bolso “para después”, aunque sea imposible llevarse algo más a la boca en todo el día.

6. ¿Propina?¿Y eso qué es?

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Propina

Para nosotros, lo de la propina es algo que damos sólo si consideramos que el servicio ha sido muy bueno, y a veces ni eso. En muchas otras partes del mundo se considera algo casi obligatorio, pero para nosotros no. En más de una ocasión, los camareros han reconocido nuestra nacionalidad a la hora de pagar y ver que no dejábamos ni el cobre.

7. ¡Esto está lleno de guiris!

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Guiri

Sandalias y calcetines, uniforme indispensable del buen guiri – Flickr: Isma Monfort Vialcanet

Esta palabra de origen vasco es una de nuestras favoritas. Lo mejor es que a veces la usamos para designar a otros turistas, como si nosotros no lo fuéramos, e incluso a los nativos del lugar. Esto es especialmente así cuando vamos por sitios como Inglaterra o Alemania, el lugar de procedencia de los guiris por excelencia.

8. Querer seguir haciendo nuestros horarios

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Criticar
Otra cosa que nos hace famosos son nuestros horarios “desfasados” de comidas. El problema viene cuando eso queremos trasladarlo a otras partes del mundo y pretendemos comer a las 3 de la tarde y cenar a las 11 de la noche, una ardua tarea. Y evidentemente si no podemos nos indignamos mucho, aunque no tanto como si no hay cosas gratis en el hotel (ver punto 4).

9. El No Tocar no existe

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Tocar

Cuando visitamos algún museo o monumento sentimos la necesidad imperiosa de tocarlo todo, con la sensación de que así nos empapamos de toda la historia y cultura. Y eso es algo que a la vuelta siempre podemos contar.

10. Probar el producto regional

Omio_10TopicosTuristaEspañol_Beber

Y por producto regional nos referimos principalmente a espirituosos y derivados. Si vamos a Praga, toca la absenta, en Escocia, el Whisky, en Alemania, la cerveza, y así por cada país. Aunque este último punto está claro que se puede ampliar a prácticamente cualquier turista de cualquier país. Lo de empinar el codo es internacional.

La imagen que ilustra la cabecera de este post es de Silvia Siles, de Flickr.

Irene Hernandez

Soy madrileña y actualmente estoy viviendo en Berlín. No podría imaginarme la vida sin viajar y siempre que puedo me escapo a cualquier parte para seguir descubriendo mundo.