Los cementerios, impregnados de historia, pueden servir como una tranquila y serena escapada del caos de una gran ciudad. La larga historia europea de guerra y hambre ha dejado muchos cementerios bonitos que vale la pena visitar en casi todas las ciudades del continente.

Éstos pueden ser desde enormes campos ondulados hasta estrechos espacios urbanos, y todos son perfectos para visitar ya que ofrecen una oportunidad para tomarse una pausa, reflexionar y apreciar la melancólica belleza de algunos de los cementerios más pintorescos y famosos de Europa.

1. El Cementerio Alegre, Săpânța

Foto de cementerios bonitos, alegre en Săpânța

Cementerio alegre en Săpânța. Créditos: Marian Gabriel Constantin

Con cruces pintadas en colores radiantes y alegres proverbios hasta donde alcanza la vista , la ciudad rumana de Săpânța ha creado sus propios ritos funerarios, que son únicos e inusuales. En lugar de tumbas grises, hay alrededor de 800 cruces de madera en la tierra del Cementerio Alegre, donde la muerte se toma con mucho humor. Cada una de las cruces está pintada individualmente y representa al fallecido en una escena de su vida cotidiana, con un ingenioso epitafio o poema sobre su vida. Esta tradición de coloridas cruces de madera y alegres inscripciones empezó en 1935, cuando el lugareño Stan Ioan Patras grabó el primer poema en una cruz de madera. Desde entonces, es uno de los cementerios más bonitos, con sus extraordinarios ornamentos grabados y su irónica perspectiva de la muerte, se ha convertido en una atracción turística y uno de los cementerios más famosos.

2. Cementerio Judío, Praga

foto de cementerios-bonitos-praga

Cementerio judio de Praga. Créditos: Charles Hoffman

En el siglo XV, el Cementerio Judío de Praga estaba confinado a un minúsculo solar en el Distrito Judío de la ciudad, y desde entonces se han acumulado en este pequeño espacio hasta 12 estratos de tumbas. El panorama resultante son cientos de antiguas lápidas cubiertas de musgo, amontonadas unas sobre otras y casi pintorescamente retorcidas. Se puede acceder al cementerio desde el mundialmente conocido Museo Judío de Praga. Hoy en dia es uno de los cementerios más famosos y visitados de Europa.

3. Cementerio de Highgate, Londres

foto de cementerios bonitos

cementerio Highgate. Créditos: Lorena a.k.a. Loretahur

Romántico, salvaje y arrasado por el paso del tiempo, donde el musgo y la hiedra trepan por las tumbas y lápidas, el Cementerio de Highgate de Londres es uno de los cementerios más famosos y sirve de lugar de reposo final al economista Karl Marx y al famoso autor de la “Guía del Autoestopista Galáctico”, Douglas Adams. Al estar situado en una colina, las maravillosas vistas de Londres atraían a las familias ricas a gastar mucho dinero en la construcción de carísimos mausoleos góticos, egipcios y victorianos, que se mantienen hoy en día y hacen de Highgate un de esos cementerios bonitos de visitar.

4. Cementerio Central, Viena

foto de cementerios bonitos, cementerio de Viena

Cementario de Viena. Créditos:
Vienna Tourist Board

Con sus numerosas tumbas memoriales y edificios de art nouveau, el cementerio de Zentralfriedhof en Viena es uno de los lugares más sofisticados de la ciudad. Impresionantes estatuas de ángeles y de esfinges misteriosas velan las tumbas de algunas figuras importantes, como los compositores Brahms, Beethoven y Schubert, así como el músico austríaco Franco. Al entrar en la sección judía del cementerio, sus estrechos y descuidados caminos se entretejen alrededor de lápidas erosionadas y templos. Construido en 1840 en honor a los que se ahogaron en el Danubio, Friedhof der Namenlosen es igual de bonito.

5. Cementerio de Père-Lachaise, París

foto de cementerios bonitos, paris

Cementerio Père Lachaise. Créditos: Maya-Anaïs Yataghène

Caminos anchos de tres líneas son el cuadro característico del cementerio más grande de París. El famoso Cementerio del Père-Lachaise parece más un majestuoso parque que un camposanto. Los pequeños y ornamentados mausoleos conviven con las tumbas cubiertas de musgo que relucen en la cálida luz otoñal que se cuela entre los árboles. Père-Lachaise es un cielo pacífico alejado del bullicio de la capital, y recibe alrededor de dos millones de visitantes anualmente. Podría ser discutido que su popularidad viene del hecho de que es el lugar de descanso final de celebridades como el novelista Marcel Proust o el cantante de The Doors, Jim Morrison, además de la también cantante Édith Piaf. La tumba del escritor Oscar Wilde atrae especialmente la atención de los visitantes al cementerio, ya que se encuentra cubierta con marcas de pintalabios en tonos rojos.

Irene Hernandez

Soy madrileña y actualmente estoy viviendo en Berlín. No podría imaginarme la vida sin viajar y siempre que puedo me escapo a cualquier parte para seguir descubriendo mundo.