Mucha gente conoce Burdeos solamente por su vino, pero como muchos ya sabéis, esta ciudad tiene mucho más que ofrecer: Para empezar, el casco antiguo protegido por la UNESCO de mayor extensión, su estilo de vida placentero y su paisaje repleto de sus inconfundibles viñedos .

Se encuentra al Suroeste de Francia, para ser más exactos en Aquitania. La ciudad medieval es solamente uno de los muchos lugares de esta región que enseguida se quedarán grabados en tu retina.

Desde Omio te invitamos a moverte por la región y dejarte impresionar no solo por sus ciudades, sino también por sus pequeños pueblos con encanto. Existen diferentes medios para realizar este recorrido: en tren, por carretera o por agua, ya que el río Garona es navegable y sus corrientes atraviesan la región. 

Te preguntarás por donde empezar, para ello te traemos las recomendaciones de 5 blogueros de viajes, que han compartido sus experiencias  con nosotros. Lea y anote, porque sus tips no tienen desperdicio.

 

Los viajes de Claudia: Tres motivos para visitar Burdeos

gracias Claudia, Losviajesdeclaudia.com

TOP Bordeaux 📷 par @marinawoodstock • #topbordeauxphoto Allez sur la galerie à la une pour partager les ❤ #communityfirst

Una foto publicada por Bordeaux (@topbordeauxphoto) el

Burdeos es una de mis ciudades favoritas de Francia, es pequeña, pero pero ideal para una escapada. Por eso, quiero definirte mis 3 motivos por los que debes visitar Burdeos utilizando sólo 3 palabras: vino, piedra y compras.

VINO:

Esta era fácil, ¿no?. Sus denominaciones de origen son de las más famosas del mundo (merecido galardón). En Burdeos y sus alrededores podrás visitar alguna bodega o simplemente deleitarte con una cata en sus vinotecas; mi favorita: Aux Quatre Coins du Vin.

Combina el vino blanco con unas ostras bordelesas servidas con salchicha y el tinto con una tabla de quesos franceses.

PIEDRA:

Detrás de cada piedra de Burdeos hay historia, y no es casualidad que el nombre de su bonito puente mandado a construir por Napoleón I sea Puente Pierre (Puente de Piedra). Pero no sólo en él se esconde, también de los chorros de agua de la Plaza de la Bolsa emanan secretos de la ciudad, lo mismo que ocurre con el sonido que atraviesa las columnas del Gran Teatro, o en la esencia de cada puerta, iglesia o torre de la ciudad.

COMPRAS:

En un principio uno no pensaría que Burdeos fuese una ciudad muy comercial, sin embargo me sorprendió bastante en este sentido. Desde las lujosas tiendas de Cours del’Intendance, al clásico centro comercial de Los Grandes Hombres, pasando sin duda por una de las calles de tiendas más abarrotadas y llamativas de Europa: la rue Sainte Catherine. Unos zapatos de mil euros o un dulce canelé en Baillardran por un euro, todo es posible en Burdeos.

Éstas son sólo tres razones por las que Burdeos bien merece una visita, pero sin duda tiene muchísimas más que te animo descubras por ti mismo.

 

Viajes con humor: El espejo de agua

gracias Rafa, viajesconhumor.com

Have a wonderful weekends in #Bordeaux ❤️••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• location: 🍷 Bordeaux photo by: @Thibault.rapenne ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• Selected by: @smirnovvu 🔥••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• Use #ohbordeaux and share love and passion to Bordeaux region of France 🇫🇷 Want to get featured? Just follow us and send your photos! ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• #medoc#margaux#wine#Mouton#chateau#Lafite#Latour#france#igers#instatravel#instafrance#wanderlust#ilovebordeaux#sttropez#монако#bordeauxmaville#wu_bordeaux#bdxlive#adventure#trip#vacation#travelphotography#instatravel#traveltheworld#landscape#picoftheday#travelgram

Una foto publicada por @ohbordeaux el

Si vas caminando por Burdeos y de pronto sientes tus pies mojados, no te preocupes, estás en el Espejo de Agua.

Esta fuente inaugurada en el año 2006 , tiene la apariencia de una enorme explanada de cemento, por lo que no es de extrañar que te confíes paseando sobre ella y que de pronto empiece a brotar agua con el sigilo de un ninja japonés, sin que te des cuenta.

De esta manera se crea un gigantesco charco que hace el efecto de espejo, creando una interesante fotografía al quedar reflejados los impresionantes edificios que hay a su alrededor, como el edificio de la Bolsa.

Si visitas la ciudad en verano, no es difícil encontrar la fuente llena de niños y no tan niños, chapoteando cual patitos en el agua o perdiéndose entre la enorme nube de vapor que el sistema de la fuente permite crear.

 

Demiku: Saint Émilion

gracias Pablo, demiku.es

En nuestro último viaje a Francia tuvimos la ocasión de acercarnos al que dicen que es uno de los pueblos enoturísticos más bellos del mundo, Saint­ Émilion. Rodeado de viñedos, sobre una colina, aparece este pequeño pueblo de casas y calles empedradas, en cuya cima corona majestuosa la iglesia. En esos viñedos destaca la uva merlot, pero también encontrarás cabernet franc, cabernet sauvignon o malbec.

De lejos, según te acercas en coche serpenteando entre las carreteras que discurren por los viñedos, las vistas ya nos adelantan mucho de lo que vamos a ver. Una vez allí quedas embriagado de su gran belleza y del ambiente apacible de pueblo que se respira. Si no vas en temporada alta, claro. Es exactamente como te imaginas un pequeño pueblo medieval rodeado de viñedos, realmente de película.

Por eso mismo, porque el paisaje ha permanecido inalterado durante siglos, la Unesco en 1999 declaró por primera vez en su historia un paisaje vitivinícola Patrimonio Mundial de la Humanidad como paisaje cultural, el de Saint ­Émilion.

Este lugar vive por y para el vino. Y el enoturismo. A lo largo de las calles y callejuelas adoquinadas te vas encontrando todo tipo de tiendas, casi todas ­por no decir todas­ especializadas en vinos y productos gourmet. Muchas de ellas están enfocadas a un tipo de cliente de clase alta, al igual que muchos de los hotelitos con encanto que encontramos a nuestro paso.

En la parte alta del pueblo, en algún mirador o terraza, podrás disfrutar de unas maravillosas vistas sobre los viñedos y bodegas, aquí llamadas châteaux por encontrarse en los antiguos castillos. Pasear por las callejuelas del pueblo, degustar algún vino en alguna de las vinotecas, realizar alguna visita a alguna bodega o incluso hacer rutas en bicicleta por los viñedos, son sólo algunas de las actividades que puedes hacer en Saint­ Émilion

 

Vagamundos: Recorrido para los amantes del vino

gracias vagamundosviajeros.com

On sunny days like today all we want is a view of the vines and @agatwe has a view to envy! #bordeauxlife #regram

Una foto publicada por Bordeaux Wines (@bordeauxwines) el

Burdeos es el punto de partida ideal (y más lógico) para conocer la región vinícola francesa del Médoc, con sus afamados chateaux. Nombres como Margaux, Palmer, La Tour Blanche y una extensa lista más son venerados por los amantes del vino. Lo más llamativo es descubrir además lo cuidadas que están sus bodegas y cultivos, dando lugar a una zona de bellos paisajes salpicados con imponentes castillos donde se lleva a cabo la actividad vinicultora. Puedes recorrer la zona en coche por tu cuenta o bien en excursiones en grupo que organiza la Oficina de Turismo de Burdeos. Si vas individualmente, puedes también concertar una cita previa con alguno de los châteaux para que te enseñen sus instalaciones y te hagan una cata de sus vinos: la mayoría son gratuitas o a un precio muy bajo. En el recorrido por los pueblos del Médoc, creemos que Saint Émilion debe ser parada obligatoria: una localidad medieval, con calles y edificios de piedra, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y el paraíso para cualquier aficionado al vino y a los dulces con bonitas tiendas especializadas a cada paso.