Aprovechamos que el mundial está muy, muy cerca, para dar la vuelta al mundo y traeros los 10 mejores estadios de fútbol, que merece la pena visitar para disfrutar en persona de la arquitectura e historia que albergan.

Maracaná (Río de Janeiro)

Fuente: Flickr Digo_Souza

Fuente: Flickr Digo_Souza

Maracaná es uno de los templos del fútbol. Llegó a tener antes de su reforma capacidad para 200.000 aficionados, un aforo que ningún otro gran estadio ha podido superar. Los nuevos tiempos le han conferido un aspecto más moderno y una considerable reducción de su cabida. Para el próximo mundial será la sede de la final y presentará un aforo de 80.000 espectadores

El momento más recordado e histórico de este edificio ocurrió en la final del Mundial de Fútbol celebrada el 16 de julio de 1950, cuando  Brasil cayó en propia casa contra todo pronóstico, con la selección de Uruguay 1-2, quedando el estadio totalmente enmudecido. A esta derrota se le llamó  el «maracanazo«, que se ha convertido en el término que se utiliza cuando en algún deporte se produce una derrota de estas características. Maracaná también guarda para la posteridad una placa que honra un fabuloso gol que Pelé marcó allí el 5 de marzo de 1961.

La Bombonera (Buenos Aires)

Fuente: Flickr Rodrigo Accurcio

Fuente: Flickr Rodrigo Accurcio

La Bombonera es el campo del mítico Boca Juniors de Buenos Aires, el equipo donde despuntó Maradona, quizás una de las mayores figuras de este deporte. Desde que se retiró como futbolista ha presenciado allí muchos partidos, siempre puro en mano, como no podía ser de otra forma. Y siempre recordando que cuando jugaba en Argentinos Juniors, tuvo la osadía de ir allí y marcarle cuatro goles a Hugo Gatti.

Tiene una de las hinchadas mas calientes del mundo, donde se vive con una pasión desaforada cada partido. Sus gradas, colocadas en una posición más vertical de lo que es habitual, dotan al juego de un vértigo especial. Situada en el humilde barrio de La Boca, lo mejor que se puede decir de La Bombonera es que no se parece a ningún campo.

Santiago Bernabéu (Madrid)

Fuente: Flickr  Chris Brown

Fuente: Flickr Chris Brown

Con más de 70 años de historia, el estadio Santiago Bernabéu es sede del club más laureado del siglo XX, el Real Madrid, que se encuentra en continua evolución hacia la modernidad, además de de ser testigo de tantos momentos inolvidables y de las más grandes estrellas. Las diez Copas de Europa que ostenta el conjunto blanco pueden dar una idea de lo que se ha vivido en ese estadio. Su estructura altísima da una sensación de verticalidad que impresiona y tiene una capacidad para casi 90.000 espectadores.

San Siro (Milán)

Fuente: Flickr HTML Help

Fuente: Flickr Sascha Uding

El Estadio Giuseppe Meazza, llamado así en honor a un jugador que defendió la camiseta de los dos equipos de la capital de la moda, es también conocido como San Siro por el barrio en el que se ubica. Es la sede donde juegan los históricos Inter de Milán y AC Milán, siendo este último equipo el segundo que más Copas de Europa tiene (un total de siete), sólo superado por el Real Madrid. Un templo del fútbol donde lo destacado es, justamente, que jueguen los dos equipos de Milán, archienemigos en el campo. Es curioso ver como uno de los dos siempre ha de jugar como visitante en su propio estadio.

 Estadio Azteca ( Ciudad de México)

Fuente: Flickr  Alexandre Tarrask

Fuente: Flickr Alexandre Tarrask

No podemos dejar de hacer una visita a México, al Estadio Azteca, que ha sido sede de dos Copas del Mundo. La de 1970, donde Brasil maravilló al mundo logrando el Mundial con Pelé y compañía con el resultado más apabullante de una final mundialista, el 4-1 que le endosaron a Italia. Dieciséis años más tarde, en el ’86, un sólo jugador se encargó de hacer sombra a todo aquello. Tras un torneo espectacular, en el que destaca la exhibición ante los ingleses, Maradona elevó a los altares a Argentina y a sí mismo como estrella inmortal. La albiceleste se proclamó campeona derrotando a la clásica Alemania en la final. El característico corte del césped del Estadio Azteca está en la retina de cualquier cualquier futbolero que se precie. Un campo como una catedral.

Wembley (Inglaterra)

Fuente: Flickr Brent Flanders

Fuente: Flickr Brent Flanders

Más allá de templos con propietarios ilustres como Old Trafford o Anfield Road, el estadio capitalino se reserva el privilegio de ser siempre el escenario de las grandes citas del fútbol inglés. Muchos aseguran que el antiguo santuario, cuyo símbolo eran las dos torres de su entrada, era el que realmente albergaba todas las liturgias y recuerdos que ya no volverán, pero que quedarán en la memoria.

Aún así, el nuevo Wembley, que tiene como seña de identidad un arco que recorre de forma transversal todo el edificio, hereda la vieja tradición como catedral del fútbol inglés, europeo y mundial. Es el campo en el que juega la selección inglesa y donde se juegan finales europeas, como las de 2011 y 2013 de la Champions, pero ningún equipo inglés actúa de local en el domingo a domingo. Con aforo de 75.000 a 80.000 espectadores, impresiona porque se respira sabor a fútbol de los inventores del deporte rey.

Camp Nou (Barcelona)

Fuente: Flickr Freddy Monteiro
Fuente: Flickr Freddy Monteiro

El estadio catalán es una impresionante construcción, tremendamente abierta en su estructura y enorme en su graderío, cercano a los 100.000 espectadores. Y en cuanto a las dimensiones del campo a ras de césped, quizás sea el que más sensación de amplitud da en el mundo. Los mejores jugadores han jugado en ese campo plagado de historia, que fue testigo reciente, por ejemplo, del mejor Barça de la historia con Guardiola; del triunfo olímpico de España en el 92 o del «minuto del siglo» en la final de Champions entre Manchester United y Bayern de Münich en el 99, donde los ingleses remontaron con dos goles en el descuento, por citar tres retazos de una amplísima leyenda.

Allianz Arena (Münich)

Fuente: Flickr Ingo Merionke

Fuente: Flickr Ingo Merionk

El Allianz muniqués es una obra faraónica espectacular. Construido en 2005, destaca por su arquitectura modernista. Es uno de los pocos estadios compartidos por dos equipos de fútbol: el Bayern y el Munich 1860.

Quizás lo más original de este estadio es su fachada, compuesta de 2.874 paneles que cambian de color según el equipo que esté jugando o el evento. Además, es testigo de un gigante de Europa, el gran Bayern de Múnich cinco veces campeón de Europa. Todo un espectáculo que merece la pena ver en plena ebullición futbolera.

San Mamés (Bilbao)

Omio_estadios_San_Mames

Más allá de los templos de los dos gigantes españoles,conocidos por todo el mundo, existe uno con mucha más mística. Un estadio que, el pasado verano, después de cumplir 100 años de vida, fue demolido para que de sus paredes naciera su vástago moderno, aún con una grada en construcción y con el increíble espíritu de sus infatigables aficionados vascos, que viven con una pasión bestial el antes, el durante y el después del partido de su equipo. Es único en el mundo por jugar solamente con jugadores de la tierra y alrededores. Durante ese siglo vio pasar a los mejores jugadores del mundo y fue el lugar de un jugador que, años más tarde daría nombre al trofeo al mejor goleador español: Rafael Moreno, Pichichi. Todos los equipos que visitaron la casa del Athletic Club por primera vez visitaban el busto de Pichichi que había en el palco.

Soccer City ( Johannesburgo)

Fuente: Flick Antonio Olmedo

Fuente: Flick Antonio Olmedo

Nos adentramos en la actualidad, la modernidad y el exotismo africano, con el Soccer City de Sudáfrica. Este continente acogió por vez primera un Mundial en 2010. Fue construido en 1987, aunque remodelado en 2010 para aumentar su capacidad a más de 90.000 espectadores. Todos tenemos en mente de este evento las vuvuzelas (trompetas ruidosas) y el baile y cantos de los animosos seguidores sudafricanos que dieron colorido a un hito histórico para el fútbol español, ya que España ganó su primer mundial con el famoso gol de Iniesta.

Para escribir este post hemos contado con la colaboración de Alberto Sánchez Ruiz, periodista deportivo y locutor de radio malagueño, actualmente colaborador deportivo en Cope Málaga y que durante más de 6 años ha trabajado vinculado al gabinete de prensa del Málaga CF, y Albert Valor periodista deportivo. Trabaja actualmente como colaborador deportivo en la Cope Barcelona y es uno de los autores del blog deportivo Pienso, luego fútbol.

Nati Grund

Malagueña en Berlín. Mis pasiones el arte, leer y viajar. Me encanta mezclarme entre la multitud con mi mochila y mi cámara de fotos,