Italia es uno de nuestros países favoritos a la hora de ir de Erasmus, ya sea porque es lo que más se parece a España en el clima, las costumbres o la comida o por la fama de los italianos, pero lo cierto es que cada año, miles de estudiantes eligen el país transalpino como lugar de destino.

Hay cosas que no cambian sea cual sea la ciudad: buscar piso, resolver papeleo burocrático, informarse de las mejores tarifas para el transporte público o del funcionamiento de la universidad. Pero lo que sí cambia es como es cada una de estas cosas en cada país. Si no, que se lo digan a los antiguos Erasmus que nos han dejado su testimonio en el blog. Así que para no encontrarte con sustos de última hora una vez estés en Italia con ganas de vivir la experiencia Erasmus el máximo posible, sigue nuestros consejos y ¡disfruta!

Dónde vivir

Omio: Guía definitiva para ir de Erasmus a Italia- Roma

El Coliseo de Roma, una de las mayores atracciones de la ciudad – Flickr: yeowatzup

Durante un Erasmus hay dos opciones de alojamiento: o bien una residencia universitaria o bien un piso compartido. Dependiendo de la ciudad es más recomendable una opción o la otra. Los precios de pisos en el centro de ciudades como Roma, Milán e incluso otras más pequeñas como Siena acostumbran a ser bastante elevados, y con frecuencia la opción más económica es compartir la habitación. Las residencias acostumbran a encontrarse un poco más alejadas del centro histórico, pero en cambio tienen muchísimo ambiente estudiantil, y se pueden encontrar a precios asequibles. La universidad de destino acostumbra a ofrecer posibilidades de alojamiento en sus residencias, aunque se corre el riesgo de no relacionarse con italianos y no acabar practicando el idioma.

Para buscar habitación en un piso compartido, algunas páginas web son EasyStanza, Affitto o Home4Students. También existen agencias que pueden ayudar a encontrar un piso cobrando por ello una comisión, aunque la mayoría de los estudiantes no lo recomiendan. Lo mejor es desplazarse a la ciudad con tiempo suficiente para encontrar piso, un par de semanas, antes de que empiecen las clases. ¡Ah! y ten siempre dinero preparado para la caparra, fianza.

Arreglar papeleo

Omio: Guía para ir de Erasmus a Italia - Venecia

Venecia, la ciudad de los canales – Flickr: Kosala Bandara

Ante todo, ármate de paciencia. Si la burocracia española es lenta, la italiana la supera. Muchos Erasmus coinciden en que está mucho más desorganizada y se requiere mucho más papeleo que en España. Por suerte para ti, habitualmente la universidad se ocupa de muchos de ellos, o al menos de facilitarte las gestiones, pero por si acaso, mejor no dejar nada al azar.

Registro Civil: Al ser miembros de la Unión Europea, no se necesita ningún permiso en especial para vivir en Italia. Lo único es que si tu intención es residir durante más de tres meses en el país transalpino debes presentar a la policía nada más llegar una declaración de presencia, Declarazione di Presenza e inscribirte en el Registro Civil, a cargo del Ayuntamiento. Al ser un estudiante Erasmus, lo mejor es que te inscribas como residente temporal en una lista llamada schedario della poplazione temporanea. Para poder hacer el registro tienes que llevar contigo un contrato del piso donde vas a vivir, la prueba de que tienes los medios suficientes para residir allí, habitualmente en forma de declaración jurada (el mínimo son unos 5.577 euros anuales y puede avalarte un familiar) y un seguro médico, aunque en el caso de residentes temporales, con presentar la Tarjeta Sanitaria Europea es suficiente, que podrás obtener por ser estudiante.

Código Fiscal: Otro documento que necesitas para poder realizar cualquier tipo de transacción económica, desde comprarte un móvil hasta abrirte una cuenta en un banco, es el Código Fiscal, Codice Fiscali, una especie de DNI temporal. Obtenerlo es sencillo, sólo necesitas presentarte a cualquier Agencia Tributaria, Agenzia delle entrate con tu DNI y el contrato de tu piso.

Omio: Guía para ir de Erasmus a Italia - Florencia

Vista de Florencia – Flickr: yannboix

Seguro médico: Si vas a estar más de tres meses, lo mejor es que te inscribas en el Servicio Sanitario italiano identificándote como estudiante, ya que de esa manera tienes derecho a cobertura médica. También puedes hacerte una póliza privada. Las universidades de origen tienen habitualmente una lista de empresas que ofrecen este producto especializado para estudiantes, y puedes consultar ahí cuál es la opción que más te interesa. También hay algunos seguros del hogar que incluyen este tipo de cosas, así que puedes consultar la aseguradora con la que lo tienen contratado tus padres (en caso de que tengan) y ver como se puede cubrir. Es recomendable esta opción, ya que la Tarjeta Sanitaria Europea no incluye repatriación ni tampoco garantiza la gratuidad de los servicios médicos que solicites.

Cuenta bancaria: Las universidades acostumbran a tener convenios con bancos para los estudiantes que vienen de Erasmus, así que lo puedes consultar con ellos. Si no, hay bancos como Unicredit o Intesa San Paolo, el más popular entre los Erasmus, que ofrecen cuentas para estudiantes y la posibilidad, éste último, de hacer transferencias con cantidades elevadas de dinero. En España, contamos con la Caja de Ingenieros, Bancaja o Abanca que ofrecen muchas ventajas para los Erasmus. En concreto Bancaja tiene abiertas varias becas para estudiantes que van al extranjero.

Teléfono móvil: A pesar de que existen muchas compañías telefónicas en Italia, la más popular entre los Erasmus es WIND. Lo mejor es liberar el móvil antes de llegar a Italia, así ya se puede tener todo hecho. Si no, se puede comprar un teléfono sencillo para usarlo mientras se esté ahí.

La universidad

Italia es conocida por las facilidades que dan los profesores a los Erasmus. Entendiendo las dificultades con el idioma y que muchos estudiantes quieren exprimir al máximo su paso por el país transalpino, los profesores son mucho más flexibles a la hora de entregar trabajos, o incluso de cambiar éxamenes por trabajos. Muchos de los exámenes son orales, así que acostumbran a ser más benevolentes con los extranjeros, aunque eso no garantiza el aprobado. Los estudiantes de carreras más técnicas son los que lo tienen más difícil. La universidad pone a disposición de los Erasmus cursos de italiano que, por su parecido con el español, se puede aprender con relativa rapidez.

El trabajo

Para trabajar en Italia sólo necesitas el antes mencionado Código Fiscal. Uno de los sectores que, como en España, a más gente emplea es el de servicios, así que si no tenías pensado trabajar en algo de tu especialidad durante el Erasmus, es la opción más recomendable. Las mejores páginas web para ello son: Infojobs y Careerjet.

Viajar por Italia y los alrededores

Omio: Guía para ir de Erasmus a Italia - Verona

El balcón de Romeo y Julieta, una de las cosas inprescindibles de Italia – Flickr: Elliott Brown

Italia es uno de los países más fascinantes del mundo. Ya sea por sus paisajes, su patrimonio arquitectónico o su variada gastronomía, lo cierto es que este país mediterráneo recibe anualmente a millones de turistas. Si haces un Erasmus ahí, vale realmente la pena recorrer el país para conocerlo a fondo. Hay muchas comunicaciones por los distintos puntos de la península itálica ya sea en avión, autobús o tren e incluso ferries a sus islas, aunque la calidad de estas conexiones depende del territorio en el que estén. Además, su proximidad con países que están más alejados de España, la convierten en una base ideal para realizar viajes por el sureste de Europa.

Tren: La compañía Trenitalia es la principal del país, que lo recorre de norte a sur. Para poder disfrutar un poco más del paisaje italiano, lo idea es coger uno de los ferrocarriles turísticos que existen. Para viajar entre las principales ciudades como Roma, Milán o Nápoles está el llamado “tren Bala” o la “freccia rossa”, que son trenes de alta velocidad que permiten realizar los trayectos en poco tiempo.

Desde ciudades como Milán, Venecia o Bellinzona salen trenes diarios con destino Ginebra, Basilea, Zúrich en Suiza; Innsbruck, Viena o Salzburgo en Austria; así como Múnich en Alemania y rutas especiales con el sur de Francia y con Grecia.

Avión: Al igual que en España, se puede viajar a las principales ciudades en avión, siendo Alitalia la compañía tradicional, además de contar con varias aerolíneas low cost, como WindJet, fundada en Italia. Los precios no varían mucho de los de nuestro país, por lo que hay que estar atentos a las ofertas.

Países como Croacia y Eslovenia, que se encuentran próximos a Italia, pueden ser un lugar ideal para hacer una escapada de fin de semana, ya que los precios de los vuelos no acostumbran a ser demasiado elevados.

Autobús: A diferencia de con los trenes, son muchas las compañías de autobús que realizan recorridos por Italia y hacia los países colindantes. Algunas de las principales empresas para viajar por el país son Arpa, Autostradale, Busweb, SITA, Sena, Marino, Sais o Saj. Eurolines es la empresa más popular a la hora de realizar trayectos por carretera hacia otros puntos de Europa.

Omio: Guía para ir de Erasmus a Italia - Cerdeña

Las aguas turquesas de Cerdeña poco tienen que envidiar a las del Caribe – Flickr: David Blaikie

Ferry: Como la mayoría de países con islas, Italia dispone de ferries para poder llegar hasta ellas. A las grandes Cerdeña y Sicilia se unen otras más pequeñas como las Islas Eolias o Capri entre otras. Para poder viajar hasta estos paraísos mediterráneos, se pueden comprar billetes con Grimaldi Lines, Grandi Navi Veloci, Snav, Emilia Romagna Lines y Saremar.

Estas líneas, además de ofrecer viajes por el país, también disponen de conexiones con Córcega, Eslovenia, Croacia, Grecia, Malta e incluso destinos más exóticos como Túnez o Marruecos a los que llegar en pocas horas.

Las 5 cosas que todo Erasmus en Italia tiene que hacer: Italia es un país que lo tiene todo, ciudades cosmopolitas donde ir de compras, ciudades con muchísima historia y patrimonio, playas paradisíacas y bosques verdes. Aprovechando que estás un año ahí, hay 5 cosas que tienes que hacer sí o sí antes de volver a España:

  • Salir de fiesta por Rímini. Erasmus es sinónimo en parte de fiesta, así que si vas ahí no puedes perderte salir por el Benidorm italiano. Además, muchísimos italianos van ahí, así que es una buena manera de conocer a locales.
  • Subirte a un vaporetto y recorrer Venecia. Todos tenemos la imagen de las góndolas en la ciudad de los canales, pero es una opción muy muy costosa. Así que para poder disfrutar de Venecia desde el agua, lo ideal es coger el vaporetto, una especie de autobús acuático que recorre los canales venecianos.
  • Darte un beso debajo del balcón de Romeo y Julieta en Verona. El balcón al que subía Romeo a declararle su amor a Julieta existe. Si tienes suerte y tienes pareja o [email protected] especial o algo parecido, es la escapada romántica ideal. Si no, también merece la pena verlo e impregnarte del espíritu de la obra de Shakespeare.
  • Recorrer Roma en Vespa. Sí, es un tópico, pero ¿a quién no le gustaría sentirse como Audrey Hepburn y Gregory Peck en “Vacaciones en Roma” y descubrir la Ciudad Eterna a bordo de una Vespa? ¡Es que no hay nada más romano!
  • Comer pizza en Nápoles. La pizza se puede encontrar en todos sitios en Italia, es su comida nacional después de la pasta. Pero si se quiere degustar la mejor pizza del mundo hay que ir hasta Nápoles, que se caracteriza por sus ingredientes frescos con un sabor especial (quizás por ser una zona volcánica) y por su masa fina y crujiente.

La Dolce Vita

Por suerte para nosotros, las costumbres en Italia no distan mucho de las españolas, así que para los Erasmus la adaptación no es tan complicada como en otros países como podría ser en Finlandia o Alemania. Empecemos por los horarios. En general son bastante similares, cerrando las tiendas alrededor de las 8 u 8 y media de la tarde, los restaurantes entre la medianoche y las 2 de la madrugada y las discotecas entre las 3 y las 6 de la madrugada. Los italianos son también muy abiertos, por lo que es fácil conocer a gente y entablar amistad. Muchos de los españoles que van a Italia de Erasmus no conocen el idioma demasiado, pero eso no importa. Por el parecido entre ambos idiomas es muy posible que lo acabes hablando fluidamente en un par de meses. La comida es de sobras conocida, y al ser un país mediterráneo, no tendrás demasiados problemas en encontrar productos bastante habituales en los supermercados.

La imagen que ilustra el post es de SeraTJ, de Flickr.

 

 

Irene Hernandez

Soy madrileña y actualmente estoy viviendo en Berlín. No podría imaginarme la vida sin viajar y siempre que puedo me escapo a cualquier parte para seguir descubriendo mundo.