Se acerca el solsticio de verano, y aunque en el hemisferio norte es exactamente el 21 de junio, siempre se celebra en la noche del 23 al 24. La noche mágica por excelencia, la más corta del año, la noche de San Juan es muy popular en Europa, sobre todo en España, Portugal, los países escandinavos y el Reino Unido. De origen pagano, en un principio su función era la de darle “fuerza” al sol, ya que a partir de esa fecha se va debilitando y los días se van haciendo más cortos, hasta el solsticio de invierno. En el nuevo número de Sin Aeropuerto a la Vista, te traemos algunas de las fiestas de San Juan más populares de nuestro país.

Andalucía

Esta comunidad cuenta con una gran extensión de costa, lo que hace que se pueda elegir entre multitud de distintas fiestas. Destacamos las de Isla Cristina, que se celebran en su Playa Central, y en donde existe la tradición de ir a mojarse los pies a la orilla del mar a medianoche mientras se pide un deseo. También es famosa la Fiesta del Agua y del Jamón, en Lanjarón, Granada. Esta empiezan el día 21 y culminan la noche del 23 con una auténtica batalla de agua durante una hora, desde medianoche hasta la 1. Nadie se libra del chapuzón, pero se compensa al día siguiente con una degustación gratuita de jamón. El punto álgido de los festejos es el desfile carnavalesco conocido entre los locales como “La Pública”.

Omio: San Juan - Hoguera

Hoguera – Flickr: Rafael Tovar

Cantabria

Una gran variedad de tradiciones se dan lugar en esta noche a lo largo de la costa de Cantabria. Desde algunas comunes a otras zonas, como saltar las hogueras o pisar las cenizas, hasta algunas más locales como llevar fuego a los campos de cultivo para purificar las cosechas, cortejar a las “mozucas” colocando ramas de chopo en la ventana de la chica que se quiere honrar (a esta costumbre se le llama “enramar”) o estar atento por si se ve algún “Caballuco del diablo”, ser mitológico cántabro que se aparece solamente esa noche. Destacamos los pueblos de Los Corrales de Buelna y de San Juan de la Canal. En el primero, la población se reúne en peñas para disfrutar de las verbenas y romerías que se celebran desde el fin de semana anterior, y se lleva a cabo un desfile para presentar a la reina de las fiestas y sus damas.

Omio: San Juan - Agua

Agua – Flickr Fidelio García

Cataluña

Allí también se conoce a la fiesta como la “Revetlla de Sant Joan” o la Noche del Fuego. Destacan las celebraciones de las localidades de Blanes y Sitges. En esta última, también conocida por el Festival de cine de terror que se celebra allí, se levantan hogueras a lo largo de todo el pueblo. Playas, bares, verbenas, ¡hay dónde elegir! Su afortunado clima mediterráneo hacen de esta zona un lugar perfecto para celebrar la noche más corta del año. Es tradicional también tomar la Coca de Sant Joan de postre, tras una cena regada con cava.

Omio: San Juan - Fuego

Fuego – Flickr: Contando Estrelas

Galicia

La región supersticiosa por excelencia, plagada de tradiciones de origen pagano, cristiano y sobre todo céltico, celebra el 23 de junio su “Noite Meiga” (noche bruja), de gran importancia en la zona. Por toda su costa se prenden hogueras en sus playas, los locales se dan baños sagrados en el océano y al día siguiente se lavan la cara con agua de hierbas de San Juan, para sanar cuerpo y alma. También es tradición cenar esa noche sardinas con “cachelos” (patatas cocidas) y beber Queimada, tras recitar el conjuro. En La Lanzada, las mujeres que deseen quedarse embarazadas pronto deberán meterse en el agua del océano y asegurarse de que su vientre es tocado por 9 olas, una por cada mes de embarazo. También son muy conocidas las de la Illa de Arousa, por ser celebradas en un entorno paradisíaco.

Omio: San Juan - Fuegos Artificiales

Fuegos artificiales – Flickr: El Coleccionista de Instantes

La foto de portada del artículo la hemos encontrado en Flickr: Manuel Martín Vicente

¿Te ha gustado el artículo? ¿Quieres añadir algo? Cuéntanoslo a través de Twitter @GoEuroES

Inés Díaz

Salí de mi querida Galicia natal para vivir en varias ciudades europeas hace años, y ahora mismo estoy disfrutando de la vida berlinesa. Me encanta leer, bailar, viajar y pasarme horas buscando datos absurdos en internet.