El surf es un deporte que empezó como una especialidad reservada a unos pocos expertos pero que hoy en día se ha popularizado considerablemente. Cada vez son más los que se acercan a las playas cuando el oleaje es óptimo a realizar sus cabriolas y piruetas encima de una tabla. Por suerte, en el continente europeo hay un gran número de playas en las que dar rienda suelta a la adrenalina. A continuación os presentamos algunas de las mejores playas para hacer surf en Europa.

Praia do Nazaré, Portugal

En este paraje se han llegado a ver olas gigantes comparables a las Big Jaws que a veces vemos por la tele y que creemos que sólo se ven en Hawai. En enero del 2013 fue el surfista americano Garret McNamara el que superó su propio récord mundial cabalgando una ola de 30 metros. El tipo de ola beachbreak (rompe en la arena y no en la roca) la hace muy célebre entre los amantes de la disciplina surfera. Además, aunque suele haber bastante afluencia, no se llena tanto como otras del país como Cabeledo o Carcavelos.

  • Condiciones climáticas: las olas XXL duermen durante el verano en Nazaré y vuelven a la carga durante el invierno con toda la fuerza del atlántico. Eso sí, en Nazaré sopla un viento endemoniado y las olas son tanto de derechas como de izquierdas. En cuanto a la temperatura del mar, oscila entre los 14.1 °C y 16.3 °C. Aconsejando trajes de neoprenos de entre 2 mm y 3/2 mm dependiendo de la época del año.
  • Nivel de dificultad: en Portugal, es la playa más complicada de todas en cuanto a nivel técnico. No olvides las olas beachbreak que rompen en fondo de arena.
  • Cómo llegar: a 100 kilómetros de Lisboa y a 117 kilómetros del Aeropuerto de Lisboa-Portela. El pueblo está bien comunicado y se puede llegar por carretera.

Tarifa, Cádiz, España

Omio: Las mejores playas de surf de Europa - Tarifa

Flickr: sunshinecity

Esta localidad gaditana es uno de los paraísos del surf. Sus playas de arena blanca, así como su apelativo de ciudad del viento la convierten en una postal idílica a la que sólo hace falta añadir una tabla. Las playas de Tarifa confluyen en el espacio donde se unen el Mediterráneo y el Atlántico. Estamos hablando de 30 kilómetros de playa, donde incluso hay profesionales que se trasladan allí para entrenar al máximo nivel. Quizá las playas más conocidas sean la de Bolonia y la de Los Lances. Por sus condiciones, también es ideal para otras variantes como el kitesurf o el windsurf.

Condiciones climáticas: en Cádiz siempre encontraremos un clima agradable. En invierno, nada que no pueda resistir nuestro traje de neopreno de 3/2mm, y en verano se puede disfrutar del surf sin traje de neopreno o con una mínima lycra. La temperatura media del mar oscila entre los 15.5 °C y los 17.0 °C.

Nivel de dificultad: es una playa donde suele haber todo tipo de practicantes, pero por lo general, el nivel de los que la frecuentan es medio-alto.

Cómo llegar: se puede llegar en bus desde cualquier punto de la geografía española, además de tener relativamente cerca los aeropuertos de Málaga, Jerez, Sevilla y Gibraltar.

Reykjanes, Islandia

Es, a buen seguro, la experiencia más exótica e insólita de esta lista. Para no caer en el estereotipo del surfero bronceado y con pelo rubio quemado por el sol podemos probar una experiencia diferente en las gélidas aguas de Islandia. ¿Cuántas veces has visto bloques gigantes de hielo en la orilla? En Islandia las rocas se sustituyen por bloques de hielo y los rayos del sol por la luz de la aurora boreal. Sin duda es una aventura que muy pocos pueden contar en sus memorias.

Condiciones climáticas: durísimas por su localización. Surfear en Islandia es hacerlo a temperaturas de hasta -25 grados. Además, otros factores como la marea suelen cambiar mucho, lo cual requiere una gran capacidad de adaptación alcanzando temperaturas de entre 5.7 °C a 7.1 °C. Es aconsejable además del traje de neopreno, llevar gorro, guantes y escarpines especiales para estas condiciones, y no estar largos periodos en el agua.

Nivel de dificultad: Muy alto. Una experiencia sólo para gente experta, además de muy bien preparada físicamente.

Cómo llegar: todo el país está bien comunicado por carretera, sobre todo desde la capital, Reikiavik.

Río Isar, Múnich, Baviera, Alemania

Omio: Las mejores playas de surf de Europa - Múnich

Flickr: Mika

Muy pocos dirían que una ciudad a más de 500 km de la costa ofrece condiciones para surfear. Pero en la capital bávara, el río Isar nos ofrece un punto de su cauce, el canal de Eisbach, en el que se producen olas. Un fenómeno singular, producido a 510 metros sobre el nivel del mar y que atrae a surferos desde los años ’70, aunque no fue hasta hace un par de años que se legalizó.

Condiciones climáticas: Se surfea de enero a diciembre, pero siempre que vayamos de octubre a marzo nos encontraremos con temperaturas bajas o muy bajas.

Nivel de dificultad: alto, ya que hay poco espacio para prepararse y el espacio de recorrido es reducido. Es otra experiencia no apta para novatos.

Cómo llegar: su localización es de sencillo acceso, ya que está en un lugar conocido de Múnich como es el Parque Inglés.

Las Landas, Francia

Omio: Las mejores playas de surf de Europa - Las Landas

Flickr: Álvaro

Otra de las mecas universales del surf, y especialmente a nivel francés. Hablamos de más de 100 kilómetros de playas a lo largo de la costa atlántica. La fama de sus playas hace que sean la imagen de la mayoría de marcas de surf. De sus spots más famosos destaca Capbreton, ciudad que ha acogido el Quiksilver Pro Junior y donde se encuentra la Piste, la potente ola de derechas del surf landés. Otra de las mecas del surf, tanto en Francia como en Europa, es Soorts-Hossegor y quizás gracias también a la fama que le dió la competición profesional Rip Curl Pro. Hay una máxima para este terreno: recorrerlo de sur a norte.

Condiciones climáticas: las olas que dominan la zona son las beachbreak. Es una zona bastante húmeda, y además suele llover. Más allá de eso, no es extremadamente fría, aunque es preciso ir bien equipado para una temperatura del agua de 11.6 °C a 14.3 °C.

Nivel de dificultad: debido a la múltiple oferta de esta zona, hay playas con todos los niveles de dificultad.

Cómo llegar: tanto Soorts-Hossegor como Capbreton se encuentran al norte de Biarriz, la primera a 20 kilómetros y la segunda 40 kilómetro. Además las autopistas galas están muy bien comunicadas por lo que facilita el acceso a Las Landas.

Somo, Cantabria

Hermosa playa situada en un pueblecito a 3 kilómetros de Santander. Es una lugar que recibe olas todo el año, lo cual hace que la demanda de asistentes se mantenga sea cual sea la temporada. Obtiene olas ideales con vientos en alta mar desde el sureste. Suele recibir mar de fondo, siendo el norte y noroeste la posición ideal para recibir el mejor oleaje. Se pueden conseguir buenas olas con la marea llena.

Condiciones climáticas: buenas, ya que las rachas de viento no son demasiado fuertes. El agua suele estar entre 12 y 14 grados en invierno. Recibe olas tanto de derechas como de izquierdas y se puede surfear con cualquier marea. Se aconseja trajes desde los 2 mm en épocas más cálidas hasta los 3/2 mm en invierno.

Nivel de dificultad: es una playa apta para todo tipo de practicantes, incluso para los que quieren iniciarse en la disciplina.

Cómo llegar: se puede llegar en avión y tren hasta Santander, además de por carretera.

Lunan Bay, Montrose, Escocia

Omio: Las mejores playas de surf de Europa - Lunan Bay

Flickr: Ellen Munro

Preciosa playa protegida totalmente ajena a aglomeraciones, como casi todas las del país. Fue elegida como mejor playa de escocia en el 2000 con sus tres kilómetros de dunas y vegetación donde, además de por el surf, acude gente con el objetivo de la civilización ya que no cuenta con muchas instalaciones. Por lo tanto es ideal para desconectar del mundo civilizado y disfrutar del buen surf.

Condiciones climáticas: además de ser la habitual en Reino Unido (está ubicada en el Mar del Norte), se aconseja visitarla en invierno y primavera y se puede surfear con todo tipo de mareas. Suele predominar el viento de oeste. Con una temperatura del agua entre los 5 y los 8 ºC en invierno, y de 13 a 16ºC para las estaciones más veraniegas. Se aconseja trajes de entre 4/3 mm para las estaciones más cálidas y de  5/3 mm para el resto.

Nivel de dificultad: media-alta. Suele ser un espacio para expertos donde ofrecen olas de derechas e izquierdas. Se aconseja tener precaución con las rocas.

Cómo llegar: es un reclamo turístico importante, así que hay varias propuestas para llegar, además del coche.

La imagen que ilustra el post es de Edmund Garman, de Flickr.

Marta Dominguez

Soy sevillana, ciudadana del mundo y periodista. Me encanta viajar acompañada de mi cámara de fotos para que no se me escape ningún momento o rincón de este mundo.

Latest posts by Marta Dominguez (see all)