En los últimos años, las aplicaciones de citas online han ofrecido a los solteros/as nuevas oportunidades para participar en el “juego del amor”. Hay muchos programas disponibles, como Tinder, Happn, Plenty of Fish, y el más novedoso, Lovoo. Teniendo tantas opciones a solo un click, y habiendo escuchado todo tipo de opiniones sobre su efectividad, hemos querido probarlos para entenderlos mejor. ¿Han llegado estas aplicaciones para quedarse, o son simplemente una moda? Y, lo más importante, ¿qué tipo de conexiones se pueden hacer en éstas? Fee, la fundadora de eatdrinklovepassion, satisface nuestra curiosidad a través de su investigación, probando Lovoo a través del continente. Está probando la aplicación en algunos países, e irá subiendo sus descubrimientos a nuestro blog para que podamos entender mejor este nuevo fenómeno del ligue.

Omio: Online Dating en Madrid

1. ¿Por qué decidiste conocerlo?

Me encantó su pelo oscuro y que tuviese un cigarro en la mano… ¡mi tipo de hombre!

2. Describe la cita en una palabra

Un caballero

3. ¿Quieres volver a verlo?

SI / NO

Agotada, me enfrenté a mi vuelo a Madrid, combatiendo mi dolor de cabeza ibicenco con una siesta y un zumo de naranja fresco. Me encontraba un poco mejor cuando aterrizamos y, mientras esperaba a recoger mi maleta, decidí echar un vistazo al talento local en LOVOO.

Poco después de activarlo, una ola de mensajes diciendo “Hola Guapa” aparecieron en mi móvil. Ni más ni menos, la verdad es que esperaba un poco más de creatividad. Todavía estaba esperando por mi equipaje, cuando encontré el perfil de José, 32 años, pelo oscuro recogido en una coleta, camiseta blanca, pantalones cortos y un cigarro en su mano…no pude resistirme a clicar en “me gusta”. Poco después, me envió un mensaje: “Tu perfil es muy atractivo, ¡me gustaría conocerte! ¿Puedo llevarte a comer?” ¡Atrevido, encantador y por fin algo más que un simple “Hola Guapa”! Trato sellado. Empezamos a hablar y planeamos una cita para el día siguiente. Mencioné que hacía tiempo que no venía a Madrid, y José me prometió un tour por la ciudad. Esa noche, me dormí emocionada por lo que pudiera pasar.

Al día siguiente, me despertaron los fuertes rayos de sol. Abrí las ventanas y me asomé para mirar los tejados de la ciudad, anticipando lo que ésta tenía preparado para mí. José y yo quedamos para comer a las 4 de la tarde. Empezamos en la Plaza Mayor y fuimos caminando hacia el Mercado de San Miguel, lleno de puestos de tapas. Nos sentamos en un banco de madera y disfrutamos de unas deliciosas tapas rodeados de madrileños. José me dio la misma impresión que en sus fotos. Era muy relajado y encantador. Me enteré de que su perfecta sonrisa se debe a que es dentista. Tras una larga comida plagada de conversaciones interesantes, me preguntó si quería ir a un parque con sus amigos. “Primero quería asegurarme de que fueras simpática” me dijo con un guiño. Mientras caminábamos por las preciosas calles de Madrid, me cogió de la mano. Llegamos al parque y me presentó a sus amigos, que me saludaron y me sirvieron una copa de vino. Uno de sus amigos era músico, tocaba la guitarra y cantaba. Cuando llegué a Madrid, no podría haber imaginado que pasaría un día tan relajada con un desconocido. Casi estoy un poco triste ahora que estoy de vuelta en el aeropuerto unas horas después, y preguntándome si volveré a ver a José.

Tras mis dos primeras citas de mi serie de artículos para LOVOO, me voy de España a Alemania para continuar con el proyecto. Estoy deseando ver cómo será la cita con un alemán tras haber salido con un par de españoles temperamentales. ¡Me voy a Berlín y a Hamburgo!

¿Te ha gustado el artículo? ¿Quieres añadir algo? Cuéntanoslo a través de Twitter @GoEuroES

Fee

Fee y Luisa son las fundadoras del blog de viajes y estilo de vida “eatdrinklovepassion”. Sus posts consisten en excitantes historias de viajes y consejos de expertas para encontrar los bares, restaurantes y destinos de viaje más encantadores alrededor del mundo. Han escrito sobre el lejano Hong Kong, pasando por la cosmopolita Nueva York hasta la bohemia Berlín, y todo lo que hay en medio.