Cultura

Bienvenidos al último número de la revista The Window Seat. Este mes nos centramos en cómo la «Cultura» se refleja en nuestra historia, refuerza nuestros vínculos y nos hace explorar el mundo.

Bilbao est le cœur et l'âme du Pays basque. Crédit : Shutterstock

Bilbao: guía de la ciudad

Su cultura peculiar, su talante artístico y su gastronomía hacen de Bilbao en un lugar único

El resurgimiento de Bilbao ha estado muy bien documentado. Esta próspera ciudad portuaria que atravesó una mala racha se sobrepuso a décadas de declive gracias al visionario Museo Guggenheim, que desencadenó una nueva ola de interés e inversiones en el País Vasco. El reconocimiento internacional y los turistas no tardaron en aparecer, atraídos por sus ya famosas formas curvilíneas y su cubierta de titanio anclada para siempre en la ribera del Nervión. Y aunque el Guggenheim es una parte importante de la historia de la ciudad, Bilbao tiene mucho más que ofrecer que un museo.

Un idioma diferente al de cualquier otro lugar y un estilo de vida que prioriza la comida y la bebida frente a casi todo lo demás son lo que marcan la diferencia entre Bilbao y otras ciudades. Bilbao está plagada de museos y teatros dedicados a la identidad vasca, pero si realmente quieres conocer su cultura, dirígete a uno de los innumerables bares de pintxos por la tarde-noche, cuando la ciudad sale a tomar un tentempié antes de la cena. Haz lo mismo que los lugareños: llena tu plato, sigue a la gente y di algún que otro eskerrik asko (gracias). 

Puede que el Guggenheim atrajera a las masas, pero las mejores cosas de Bilbao siempre han estado ahí.

Bilbao

Dónde comer

La comida lo es todo en la forma de vida vasca, y Bilbao, como capital cultural de la región, es el lugar para llenar el estómago. ¿Y cuál es la mejor manera de hacerlo? Pintxos, pintxos y más pintxos. Son la versión vasca de las tapas, preparados con ingredientes regionales frescos, desde carne de res criada en el interior hasta pescado directo del espumoso Atlántico, y ensartados en el pan con un palillo de dientes.

Normalmente, los pintxos cuestan solo unos euros, y pueden tomarse como pequeño tentempié o como comida completa. Para disfrutar de la auténtica experiencia vasca, lo mejor es que vayas de bar en bar probando unos pocos pintxos en cada uno. Puedes acompañarlos con el vino blanco semi espumoso estrella de la región, el txakoli.

El Casco Viejo y las calles cercanas a la calle Ledesma, en Abando, tienen el auténtico ambiente de pintxos de Bilbao. En el primero, dirígete a la Plaza Nueva, una plaza neoclásica rodeada de bares y restaurantes. La Casa Víctor Montes ofrece la experiencia clásica, mientras que el Gure Toki tiene tentempiés más contemporáneos. En Abando, visita tanto La Viña del Ensanche como el Artajo, famoso por sus calamares y pulpos.

Los vascos están muy orgullosos de su herencia marinera, y las barras de los bares de Bilbao están repletas de botines extraídos del mar. Asegúrate de probar la gilda (anchoas frescas y aceitunas verdes), las kokotxas de merluza y el bacalao en salazón. Otros platos tradicionales vascos incluyen la txuleta, filetes de ternera a la parrilla, y el Idiazabal, un queso ahumado hecho con leche de oveja.

Qué hacer

Bilbao rebosa arte de calibre mundial, arquitectura visionaria y cultura vasca, y podrás encontrar una representación de las tres en el Museo Guggenheim de Bilbao, la joya representativa
de la ciudad.

El museo, diseñado por el arquitecto Frank Gehry como un guiño al pasado de construcción naval de Bilbao es una atracción por sí mismo, sin mencionar la extraordinaria colección de arte contemporáneo que contiene. Las piezas clave de la colección incluyen el “Sin título” de Rothko, el laberíntico “La materia del tiempo” de Serra y “Puppy”, el imponente perro de flores de Jeff Koons.

Después de este chute cultural, puedes pasear hacia el este por la orilla del río en dirección al Casco Viejo, una madriguera de arquitectura gótica y neoclásica. Aquí se encuentra la Catedral de Bilbao, una maravillosa construcción que data del siglo XIV, así como el Teatro Arriaga, uno de los mejores ejemplos de la ciudad del estilo neobarroco, y el Euskal Museoa, un centro muy importante de la cultura vasca. 

Para admirar la belleza de los alrededores de Bilbao, súbete al metro en dirección a Getxo, donde podrás ver la impresionante línea costera del País Vasco: playas respaldadas por acantilados escarpados, azotados sin cesar por el salvaje Atlántico. El pueblo costero de Bakio es un paraíso para los surferos. Antes de irte, asegúrate de contemplar el paisaje urbano de Bilbao desde la cima del monte Artxanda. Un antiguo funicular te llevará a la cima, y es la forma perfecta de ver Bilbao en una maravillosa panorámica.

Dónde dormir

Hotel Bilbao Plaza
Ubicado en la ribera del río, cerca del Guggenheim, el Hotel Bilbao Plaza se sitúa a poca distancia de algunos de los lugares más importantes de la ciudad. Las pequeñas habitaciones están amuebladas en tonos suaves, y muchas tienen vistas panorámicas a la silueta enmarcada por las montañas de Bilbao. Justo al otro lado del río está el barrio de Abando, la zona de compras principal, mientras que el Casco Viejo, que es el centro del ocio nocturno y de los restaurantes de Bilbao, está a solo
diez minutos.

Bilbao

Poshtel Bilbao 
El Poshtel Bilbao es un nuevo tipo de hostal de primera calidad, que ofrece habitaciones privadas sencillas y cómodas a precios asequibles. La ubicación es fantástica, pero es el ambiente, que gira en torno al bar, lo que hace que el Poshotel enamore. Este ofrece una versión de inspiración industrial del clásico bar de pintxos, y encontrarás una barra llena de clásicos vascos, como la gilda o jamón ibérico.