Sostenibilidad

Auí tienes el último número de la revista The Window Seat. Este mes nos centramos en la sostenibilidad y en cómo viajar pensando en el bienestar del planeta.

A mix of history, culture, gastronomy and glorious weather, Seville has something for everyone. Credit: EyeEm

Sevilla: guía de la ciudad

Descubre las tradiciones, la rica historia y las tapas más sabrosas de una de las grandes ciudades del sur de España

Sevilla tiene varios reclamos para los viajeros: no solo es el lugar donde nacieron las tapas o el hogar espiritual del flamenco, sino que en esta ciudad se halla la catedral gótica más grande del mundo y el mayor centro histórico conservado de toda Europa.

Esta urbe está completamente impregnada de historia, con hitos arquitectónicos que revelan sus influencias romana, musulmana, cristiana y judía, las que han dado forma a la cultura de Andalucía durante miles de años. Los orgullosos habitantes de Sevilla hacen gala de un estilo de vida tradicional, con un carácter relajado y hospitalario. Todo ello suma para que Sevilla sea uno de los destinos más atractivos de España, perfecto para una escapada.

Dónde comer

Lo primero es tener cuidado, pues hay muchos sitios para turistas en el centro histórico de Sevilla que no son muy buenos. Como no podía ser de otra manera, los restaurantes de tapas dominan cada esquina de la ciudad. Lo más típico es tomarse una tapa en la barra de pie: cuanto más lleno esté el local, mejor será la comida. Puedes pedir lo que quieras al camarero y pagar al final, en función de la cantidad de tapas que hayas tomado.

Los platos de tapas sevillanas incluyen el célebre jamón ibérico, el salmorejo o el solomillo al whisky. Las influencias moriscas de la ciudad se dejan ver en recetas como las espinacas con garbanzos. Los boquerones se sirven normalmente fritos o marinados en vinagre. Las bebidas favoritas para acompañar estos manjares son la cerveza de barril Cruzcampo, una copa de jerez frío o un vermut dulce y aromático.

Son varios los locales de tapas que no puedes perderte. Uno de ellos es El Rinconcillo, el restaurante más antiguo de Sevilla (abrió sus puertas en 1670), que mantiene un ambiente propio de la vieja escuela y una estupenda comida, a pesar de ser todo un icono. Para algo un poco más contemporáneo puedes probar las «gastrotapas» de La Azotea, que cuenta con cuatro establecimientos en el centro histórico. 

Sevilla tiene también varios mercados, una alternativa perfecta para comprar y hacer un picnic a orillas del río Guadalquivir. Hay un mercado muy animado en el barrio de Triana, mientras que el Mercado Lonja del Barranco cuenta con puestos de comida callejera. Otra buena apuesta es el Mercado de la Encarnación, situado bajo las Setas de Sevilla (una peculiar estructura en forma de pérgola, inaugurada en 2011 y convertida en todo un símbolo). Ya que estás aquí, aprovecha para bajar al Museo Antiquarium, que muestra los restos arqueológicos que se encontraron durante las obras de las Setas.

Qué hacer

El recuerdo de los tejados góticos sevillanos permanecerá para siempre en tu memoria.
Foto: Henrique Ferreira/Unsplash

Uno de los mayores atractivos de Sevilla es su centro histórico, perfectamente conservado. El Barrio de Santa Cruz es el espacio más emblemático. Piérdete entre los callejones medievales, salpicados de palacios barrocos, iglesias antiguas y casas adornadas con geranios. Las plazas están plagadas de naranjos y hay numerosos cafés con terrazas. 

Además, en Santa Cruz se sitúan los tres monumentos más sobresalientes de la ciudad. El Real Alcázar es uno de los ejemplos más deslumbrantes en lo que arquitectura mudéjar se refiere, combinando los estilos islámico y cristiano. Contempla los arcos ricamente ornamentados, los azulejos y los jardines, un escenario que fue elegido para rodar Juego de Tronos. 

Muy cerca del Real Alcázar encontrarás la Catedral de Sevilla, la mayor catedral gótica del mundo, construida sobre una antigua mezquita en el siglo XV. El minarete se convirtió en el famoso campanario de la Giralda, al que puedes subir para disfrutar de unas vistas increíbles. Te recomendamos que compres tu entradas con antelación, tanto para los Alcázares como para la Catedral. Así, las colas que se forman sobre todo en verano no te harán perder el tiempo. 

Si quieres tener una experiencia más emocionante, tienes que asistir a un espectáculo de flamenco. En estas representaciones se combina la poesía, el canto y la guitarra, junto al baile y las palmas al compás. Lo mejor es optar por ir a un tablao, acompañado normalmente de una cena. El Palacio Andaluz, que se trasladó a una nueva ubicación en la isla de Cartuja a finales de 2019, ofrece dos shows nocturnos. 

Una representación más íntima tiene lugar en la Casa de la Memoria, un centro cultural situado en un palacio del siglo XV. Aquí las actuaciones se celebran por la noche en su patio central. Aun más auténtico es ver un espectáculo espontáneo en algún bar de flamenco. Prueba suerte en los locales de Triana, como en Casa Anselma (Calle Pagés del Corro, 49), pues su propietaria es una famosa artista flamenca y suele haber bailes llenos de sentimiento. La entrada es gratuita siempre que consumas bebida, animándose a partir de la medianoche. 

¿Solo tienes tiempo para un museo? Entonces quédate con el Museo de Bellas Artes, cuya colección cuenta con obras desde la época medieval hasta la actualidad. Está considerado el segundo museo más importante del país, después del Prado. Además, el edificio es un antiguo convento del siglo XVI con una arquitectura exquisita. 

Dónde dormir

Hotel Amadeus & La Música

Si te alojas en el barrio de Santa Cruz, tendrás a mano los monumentos más destacados de Sevilla y los bares más famosos. El Hotel Amadeus & La Música es un establecimiento de temática musical, que ocupa dos casas del siglo XVIII. Las habitaciones llevan el nombre de compositores reconocidos y una de ellas tiene incluso su propio piano. Puedes tomar algo en el bar de la terraza o relajarte en la bañera de hidromasaje. El desayuno se sirve cada día hasta la 13.00, por lo que tampoco tendrás que madrugar demasiado. 

Los barrios de Alameda y La Macarena están un poco más alejados del centro, a una media hora caminando de la Catedral, pero se han transformado en otra de las zonas de moda para alojarse
en Sevilla. 

Hotel Alcoba del Rey

Este alojamiento se localiza junto a la Basílica de la Macarena, un punto de referencia esencial para la Semana Santa sevillana. En su día fue un palacio mudéjar y aún conserva parte de su encanto, con arcos de herradura, espejos adornados, azulejos y dormitorios coloridos, con camas con dosel. En la terraza de la azotea hay una bañera de hidromasaje, mientras que el restaurante contiguo sirve unas tapas estupendas.