Nutrición

Bienvenidos al último número de la revista The Window Seat. Este mes «nutrimos» nuestras mentes y paladares con artículos sobre gastronomía.

Stuttgart offers a mix of culture and nightlife. Credit: Shutterstock

Stuttgart: Guía de la ciudad

Explora la vibrante capital de Baden-Wurtemberg

Cuando se visita por primera vez Alemania, muchas veces se pasa por alto la ciudad de Stuttgart. Berlín es conocida por su vida nocturna y Múnich por su oferta cultural. Podríamos decir que Stuttgart tiene ambas cosas, así como un ambiente cosmopolita propio.

Establecida en el siglo X, Stuttgart no se convirtió en una ciudad propiamente dicha hasta el siglo XIV cuando los Condes de Wurtemberg decidieron hacer de ella su condado. Décadas de agitación se sucedieron, desde que los austriacos tomaron el control de la ciudad hasta la Guerra de los Treinta Años y la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, la ciudad se ha levantado como un fénix de entre las cenizas de las bombas enemigas para convertirse en una metrópolis vibrante.

Explora todas las cosas que ofrece Stuttgart. Dividida en 23 barrios, esta ciudad tiene mucho encanto y carácter. Los edificios renacentistas dan paso a obras maestras del barroco y a maravillas modernistas. Pasea a través de innumerables parques y espacios verdes. Relájate en uno de los baños minerales que hay en la ciudad. Termina el día con una fiesta en un club emblemático. Sean cuales sean tus gustos, una escapada a la ciudad de Stuttgart te vendrá de maravilla.

Dónde comer

Debido a la inmigración, Stuttgart tiene una gran cantidad de buenos restaurantes que van desde los alemanes a los austriacos, pasando por los indios y muchos otros. Empieza el día en Zimt & Zucker, un colorido café en Heusteig Viertel que siempre está lleno hasta los topes de gente. Tiene un ambiente kitsch con suelos rojos y lámparas de época que cuelgan de los techos inacabados. Compra el típico rollito de canela para llevar si está demasiado lleno para encontrar un asiento, cosa que suele ser habitual. El Herbert’z Espresso Bar es el lugar que tienes que visitar si quieres un expreso estelar. El lugar es realmente acogedor, con paredes decoradas con pizarras, suelo de madera y calderas de cobre.

Los lugares para comer son variados, desde los ligeros y frescos hasta los restaurantes paradisíacos para los amantes de las hamburguesas. El Café Künstlerbund es una institución en Stuttgart. El amplio espacio ofrece a los huéspedes muchos sitios para comer productos típicos del Mediterráneo como el penne a la boloñesa o el maultaschen, un plato caldoso alemán de pasta rellena.

Para comer y beber, dirígete al Weinstube Fröhlich, un icónico bar-restaurante de vinos, famoso por ser un lugar de encuentro de escritores, diseñadores y artistas en general. El decorado de madera te invita a probar el vino local y las vidrieras de color le añaden un elemento casi sagrado al ambiente. A los aficionados a la cocina tailandesa, les encanta el siempre bullicioso Legend of Floating Market, en la Gerberstrasse. Este local es conocido por sus excelentes interpretaciones picantes de platos típicos de la gastronomía asiática. El restaurante Girasole tiene la mejor pasta fresca de la ciudad. La comunidad italiana de expatriados aquí se siente como en casa.

Después de una larga noche en la ciudad, los lugareños acuden a Brunnen Wirt, en el barrio rojo de Stuttgart, para comer currywurst. El icónico lugar de comidas nocturno podría tener que cerrar pronto debido a la burocracia del gobierno, así que aprovecha la ocasión antes de que sea demasiado tarde.

Qué hacer

La ciudad, llena de encanto y carácter, está dividida en 23 distritos.
Foto: Shutterstock

Stuttgart no dispone de locales tan conocidos como los de Berlín, pero esto no significa que no existan. Esta ciudad tiene un montón de sitios increíbles donde pasar toda la noche de fiesta.

Como la mayoría de los alemanes, los suabos, como se les llama a los locales, aman beber y Stuttgart ofrece un montón de bares en los que tomar una deliciosa cerveza fría. ¿Nuestros favoritos? Goldmarks y el bar UHU. Goldmarks es un referente. El vinilo reina en este local con decoración de discos clásicos en las paredes y posavasos. Los clientes habituales se mueven al ritmo del soul y el punk rock de los 70. Debido a su estatus de culto, el Bar UHU solo es conocido por los residentes. Los clientes deben entrar en un verdadero burdel antes de encontrar la entrada repleta de espejos de esta acogedora sala de fiestas. El carácter de taberna clandestina se refleja en los alrededores poco iluminados y en las sillas de brocado rojo.

Los clubes de Stuttgart van desde los más turbios hasta los más glamurosos. Los estudiantes universitarios acuden a Universum en Charlottenplatz para disfrutar de conciertos y noches de reggae. Im Wizemann cuenta con un interior industrial donde los invitados han disfrutado de artistas como Outkast y Dizzee Rascal. Stuttgart es sede de uno de los mayores festivales de jazz del país y tanto Rogers Kiste como Bix son clubes populares para los aficionados al blues. A los suabos les encanta el futbolín y muchos bares, como Sutsche y Oblomow, tienen mesas para jugar.

¿Quieres probar algo un poco diferente? Entonces puedes asistir al Stuttgart Valley Roller Derby, donde podrás ver un enfrentamiento entre el equipo local y su rival regional. Los equipos, compuestos por hombres y mujeres, fueron los primeros en practicar este deporte en Alemania, marcando el comienzo de la revolución del roller derby. Es bastante físico y emocionante de ver. 

Dónde dormir

Hotel Traube

El encantador Hotel Traube está situado en la parte sur de la ciudad. Es un negocio familiar y sus habitaciones están repartidas entre cinco edificios adyacentes. Construida en el siglo XVI, la mansión histórica es un claro ejemplo de los edificios de madera que predominan en Suabia. Las habitaciones, de tonos neutros, ofrecen las comodidades necesarias, incluyendo flores frescas y televisores de pantalla plana. Algunas habitaciones están decoradas con candelabros, muebles de terciopelo y terrazas con vistas. Antes de irte a la cama, puedes ir al bar old school del hotel para tomarte una copa. ¿Tienes un gato al que quieres llevar en tu viaje? No te preocupes, este hotel acoge a tus amigos felinos por un pequeño cargo adicional en tu tarifa.

Hotel Münchner Hof Superior de Baviera

El céntrico Hotel Münchner Hof Superior de Baviera rebosa carácter y encanto. Habitaciones dobles con baño privado, amplios armarios, cómodos sofás y fruta fresca todas las mañanas. También puedes disfrutar del excelente desayuno buffet que ofrecen todos los días. En la puerta del hotel encontrarás una parada de tranvía, por lo que te será sencillo llegar a los mejores locales y bares de la ciudad.