Sostenibilidad

Auí tienes el último número de la revista The Window Seat. Este mes nos centramos en la sostenibilidad y en cómo viajar pensando en el bienestar del planeta.

Known for being a sensible city, Zurich is having a moment. Credit: EyeEM

Zúrich: guía de la ciudad

Zúrich puede ser genial y muy asequible, te contamos como encontrar su lado más moderno

A pesar de su reputación tradicional como capital de negocios aburrida y hogar de la fondue, Zúrich se está volviendo cada vez más divertida. Zurich-West, la antigua zona industrial del distrito 5, es ahora el epicentro de todo lo que está de moda en la ciudad, con restaurantes, boutiques y galerías de vanguardia. El arte urbano está en todas partes, con un claro protagonismo en los parques, bajo las vías del tren e incluso a lo largo de la famosa calle comercial Bahnhofstrasse. A pesar de que Zúrich nunca será barata, hay muchas maneras de ahorrarte unos cuantos francos suizos, desde el alquiler gratuito de bicicletas hasta las galerías de admisión libre y las salchichas a precio de risa.

Para los amantes de la naturaleza, un paseo en barco por el Lago de Zúrich será una manera genial de descubrir la urbe. Foto: Shutterstock

Dónde comer

La zona escondida de Im Viadukt, en el distrito 5 de Zurich-West, está llena de restaurantes, cafés y tiendas. En el corazón de este barrio se encuentra su mercado cubierto donde se vende de todo, desde productos agrícolas hasta pasta y pasteles, sin olvidar la gran variedad de queso suizo. Aquí muchos de los productos son locales y es fácil montarse un picnic. Compra carne o embutidos en Südhang miniMetzg, queso en Tritt-Käse, pan recién horneado en St. Jakob Beck y una botella de vino a un precio razonable en Südhang. Si prefieres algo ya elaborado, St. Jakob Beck tiene estupendos sándwiches y la Pie Shop ofrece pasteles tradicionales de estilo inglés (carne, verduras y dulces) para llevar, además de hojaldres de salchicha caseros los viernes y sábados. 

Muy cerca se encuentra Les Halles, con letreros retro, bicicletas antiguas, detalles de lo más extravagante y un futbolín como telón de fondo. El plato estrella aquí son los moules-frites. Este restaurante informal está dentro de un antiguo almacén industrial, siendo uno de los favoritos de entre los lugareños no sólo por su ambiente relajado, sino también por sus precios. Un plato pequeño de mejillones con patatas fritas te costará 23 CHF,  mientras que uno grande, 29 CHF (unos 22 y 27 €, respectivamente). Acompañarlo con un vaso de cerveza o vino cuesta unos 6 CHF (5,60 €). Ten en cuenta que no disponen de servicio en mesa, tienes que pedir la comida en su mostrador.   

Ya sea de día o de noche siempre hay cola en el Sternen Grill, toda una institución de Zúrich situada cerca del distrito teatral de la ciudad. Sus salchichas jugosas son muy célebres en la ciudad, servidas en un bollo crujiente y aderezadas con una salsa propia de mostaza picante. Abstenerse los enemigos de los sabores intensos. Puedes añadir como acompañamiento unas patatas fritas o una ensalada de patata. Si quieres sentarte en el restaurante que tienen en la plata de arriba, con vistas al lago, pagarás casi el doble por este privilegio. Lo más habitual es pedir la salchicha para llevar, disfrutándola al aire libre o parándote en un banco de la Sechseläutenplatz, una pintoresca plaza dominada por la arquitectura neoclásica de la Ópera de Zúrich.

Qué hacer

La forma más rápida de explorar Zúrich es sobre dos ruedas. Por fortuna, son muchas las bicicletas que puedes alquilar gratis en la ciudad. Todo lo que necesitas es una identificación válida y un depósito de 20 CHF (unos 18 €). Puedes cogerlas en la Velostation de la estación de trenes de Europaplatz durante todo el año, pero también en otros puntos de la urbe entre mayo y octubre. Los carriles para bicis están bien señalizados, pero no olvides que Zúrich es un poco montañosa y hay bastantes adoquines en el casco antiguo.

Un total de 1.300 obras de arte están salpicadas por toda la ciudad (desde frescos históricos de Giacometti hasta piezas contemporáneas de artistas emergentes). Lo mejor es que todas se pueden contemplar sin ningún tipo de coste adicional, así que no te pierdas ninguna. Una de las más famosas es la escultura Heureka de Jean Tinguely de 1967, situada en el parque Zürichhorn a orillas del lago. Esta enorme escultura cinética es un ensamblaje de tuberías, ruedas y motores eléctricos que todavía funciona. Lo puedes comprobar tres veces al día entre abril y octubre.

A lo largo de la céntrica Bahnhofstrasse, la gigantesca instalación de arte LED de Julian Opie, una obra de grandes dimensiones que muestra a gente caminando, no pasa desapercibida. Te toparás con ella en la fachada de PKZ, en el número 88 de Bahnhofstrasse. Muy cerca se encuentra el Pavillon Skulptur, un conjunto de 63 bloques de granito firmado por Max Bill, uno de los principales artistas suizos.

Cruza el río hacia Zurich-West y encamina tus pasos hacia Hardaupark, donde descubrirás fácilmente la imponente escultura en forma de «Y» de más de 15 metros de altura diseñada por Sislej Xhafa. Semejante a una honda, la escultura funciona como un columpio gigante y es la favorita tanto de los niños del barrio como de los adictos a Instagram.

El distrito 5 de Zurich-West está repleto de arte contemporáneo, ya sea en sus calles o en el interior de edificios. Un buen ejemplo es Torres, bajo el paso elevado de la Escher-Wyss-Platz, Se trata de un homenaje al pasado industrial de la zona, dos esculturas monumentales de ladrillo rojo en forma de broca. Está firmada por el dúo de artistas cubanos Los Carpinteros. A poca distancia se encuentra el centro de arte Löwenbräukunst, una fábrica de cerveza Löwenbräu que alberga un total de siete galerías (incluida la importante galería internacional Hauser & Wirth) y dos de los principales museos de arte contemporáneo de la ciudad: Kunsthalle Zürich y el Museo Migros. La visita a las galerías es gratuita, mientras que los museos sí cobran entrada. Pero ambos ofrecen acceso gratis los jueves de 17 a 20 horas.

En los alrededores de esta zona hay más galerías de categoría mundial, como la Galerie Eva Presenhuber, que cuenta con obras de Doug Aitken y Trisha Donnelly, o la Galerie Peter Kilchmann, que ha montado exposiciones de Francis Alÿs.

Este distrito no es solo un gran escenario para el arte, sino que también es el hogar de algunas tiendas de estilo indie. Bajo los arcos de ladrillo de Im Viadukt hay docenas de boutiques: BIG Mode Werkstat apuesta por los diseñadores más prometedores; BrankoB abastece a marcas internacionales de moda masculina; Erfolg tiene camisetas y prendas de punto orgánicas y sostenibles; Caritas Secondhand es un paraíso de tesoros vintage. Si estás por aquí no puedes perderte los almacenes FREITAG, formados por una pila de 19 contenedores de transporte que se elevan a 25 metros de altura, con un total de cuatro plantas.  

Dónde dormir

25hours Hotel Zürich West

Situado en el barrio de moda que te venimos remarcando, este alojamiento encaja perfectamente con su entorno artístico y creativo. El interior de este edificio acristalado está lleno de colorido gracias a sus luces, sus obras de arte y su mobiliario contemporáneo. El restaurante del vestíbul, Ribelli, sirve una excelente carta inspirada en Oriente Medio. Entre los servicios más destacados hay que mencionar la sauna con vistas panorámicas de la ciudad. Por otra parte, el hotel cuenta con un coche Mini que se puede alquilar gratis (según disponibilidad). Se sitúa a solo 10 minutos a pie de Im Viadukt, en el corazón del distrito industrial. Justo en frente, el Tram 4 te llevará hasta la estación de tren de Hardbrücke en menos de 10 minutos, donde hay conexiones con el aeropuerto y el centro
de Zúrich.