Ninguna ciudad europea es demasiado pequeña para convertirse en una experiencia festiva en Navidad. Foto: Shutterstock

Ciudades festivas: cinco destinos europeos alternativos para celebrar la Navidad

Evita las aglomeraciones en las principales ciudades europeas durante estas fiestas y visita estos encantadores lugares

Cada invierno, en toda Europa, a medida que se acerca la Navidad, los destinos de todo el continente la celebran llenando sus plazas de mercadillos, engalanando las calles con adornos y representando encantadoras obras de teatro y espectáculos.

La Navidad es una época alegre, en la que personas de todo tipo acuden a las ciudades para participar en estos reconfortantes rituales. Aunque la temporada festiva es todo buena voluntad, las masas que se agolpan durante las fiestas pueden significar que las ciudades más grandes de Europa (por ejemplo Londres, París o Berlín) sean un poco agobiantes.  

Para disfrutar de la alegría, pero con menos gente, hemos descubierto algunos destinos más pequeños que te harán sentir el espíritu festivo. 

Bolzano, Italia 

Durante la Navidad, los turistas acuden en masa a Italia, y la ciudad de Nápoles es especialmente popular por sus belenes. Aunque el sur de Italia tiene su encanto, puede estar muy concurrido. Nosotros preferimos el paraíso festivo de Bolzano, en el norte. 

Bolzano, capital del Tirol del Sur, ha tenido una historia turbulenta bajo el dominio austriaco, alemán e italiano, lo que se hace evidente al explorar esta ciudad en la ladera de los Dolomitas. Una mitad de la ciudad está formada por edificios austeros que se alzan como mórbidos monumentos a Benito Mussolini. La otra está llena de pintorescos edificios góticos que no parecerían fuera de lugar
en Baviera. 

Bolzano


Durante el último mes del año, el barrio gótico cobra vida con el mayor mercado navideño de Italia. La Piazza Walther de la ciudad cuenta con 80 puestos de madera donde se venden delicias artesanales, regalos caseros y bebidas calientes (el zumo de manzana caliente es una gran alternativa al omnipresente glühwein). Rodeado de vistas a las montañas nevadas, te sentirás como en tu propia bola de nieve.

Colmar, Francia

Si alguna vez has querido colarte en una postal navideña, Colmar es tu mejor opción. Situada en Alsacia, la ciudad francesa es famosa por sus edificios con forma de caja de chocolate que se remontan a la época medieval. Estas casas, con sus rústicas contraventanas y vigas de madera, se vuelven aún más pintorescas en los meses previos a la Navidad, ya que cada centímetro se cubre de decoraciones extravagantes. Las estrechas calles brillan con cadenas de luces parpadeantes, y las estrellas cuelgan en el aire por encima de los chalets de madera en los que se sirven multitud
de golosinas.

Colmar

En Colmar, no hay uno, sino seis mercados navideños. Para vivir una auténtica experiencia francesa, visita el Mercado Gastronómico de la Plaza de la Catedral. En él encontrarás nueve puestos dedicados a la cocina alsaciana. Busca el puesto que ofrece la Bouchée à la Reine, un volován de pastelería con mantequilla, relleno de una cremosa salsa de setas y cubierto con finas lonchas de carne de vacuno. 

Galway, Irlanda

El principal puerto de Irlanda occidental, Galway, es un lugar estupendo para contagiarse del espíritu navideño. ¿Por qué? El patrón de la ciudad es San Nicolás de Myra, el mismo San Nicolás que inspiró al actual Santa Claus. 

La Colegiata de San Nicolás de Galway está dedicada a su homónimo. Durante el Adviento, la iglesia organiza varios conciertos de villancicos. A la luz de las velas, las dulces armonías del coro recorren la iglesia medieval. Calmante y conmovedor, es un lugar de reflexión durante el ajetreado periodo navideño. 

Galway

Para una tradición más secular, no te pierdas las pantomimas, que se remontan a la época victoriana y han alegrado a los ciudadanos desde entonces. Basada en los cuentos de hadas, es un acontecimiento desenfrenado en el que los actores (algunos de los cuales se visten de mujer) llevan al público por el mal camino con canciones tontas y planes malvados. Para disfrutar de este espectáculo, consigue entradas en el Town Hall Theatre, donde la Renmore Pantomime Society ha entretenido a los galivenses durante más de 40 años. 

Málaga

Si quieres dar un giro a los tópicos navideños habituales, pasa las fiestas en el sur. Para compensar la ausencia de nieve y el frío, Málaga se llena de luces navideñas. Se dice que casi 2 millones de LEDs titilan por toda la ciudad. 

Málaga

En el centro de la ciudad, la calle Larios cuenta con 22 arcos iluminados. Este año, los bosques serán la inspiración de la exposición, con motivos de hojas y un montón de estrellas para iluminar el
cielo oscuro. 

Al explorar la ciudad, verás que casi todos los rincones están cubiertos de arreglos deslumbrantes. Pasea entre los almendros de la Alameda Principal o admira los altísimos árboles de Navidad de las plazas más grandes de Málaga. Las luces permanecen hasta el día de Reyes.

Malmö, Suecia

La región de Skåne, en el sur de Suecia, abraza plenamente el espíritu de la Navidad, y en ningún lugar más que en su capital, Malmö. Suecia cuenta con una serie de tradiciones únicas que no encontrarás en ningún otro sitio. Si estás de visita a principios de diciembre, no te pierdas las celebraciones anuales de Santa Lucía, el día 13. Para ver la procesión, vete a Stortorget, la plaza principal de Malmö. Una vez que se ha puesto el sol, un grupo de chicos y chicas vestidos de blanco y con velas en la mano desfilan por las calles cantando canciones. 

Malmö

Después de quedar hechizado por Santa Lucía, entra en calor con un Julbord tradicional en las bóvedas de la bodega de Rådhuskällarens. Aquí encontrarás una mesa navideña con un verdadero smorgasbord escandinavo. Servido en forma de bufé, podrás degustar arenques en escabeche, carnes frías, platos calientes y postres, y no olvides probar el pan de jengibre, una auténtica experiencia sueca.