Cultura

Bienvenidos al último número de la revista The Window Seat. Este mes nos centramos en cómo la «Cultura» se refleja en nuestra historia, refuerza nuestros vínculos y nos hace explorar el mundo.

Desde que empezó la pandemia, la industria teatral ha estado esperando pacientemente entre bastidores su gran regreso. Foto: Shutterstock

Lo tuyo es puro teatro

Hablamos de cómo esta industria ha sobrevivido al confinamiento con quienes mejor la conocen

Parece mentira que haya pasado más de un año desde que la vida, tal y como la conocíamos, se paró. Y en ningún lugar la producción se ha paralizado más que en la industria del teatro. Salas de todo el mundo cerraron sus telones y apagaron las luces del escenario. 

A pesar de los contratiempos de la pandemia, los teatros han hecho gala de su creatividad y han encontrado nuevas formas de mantener al público entretenido desde casa. Hablamos con gente del sector en el Reino Unido, Estados Unidos y Australia para ver cómo han afrontado el año pasado y que nos cuenten sus esperanzas para el futuro. 

Matt J. Bur es un director de escena de Broadway que vive en Nueva York. Recientemente ha trabajado en «Beetlejuice: el musical».

Becky Mumby-Croft: ¿Qué ha sido lo más duro de la pandemia para ti y para la industria del teatro, respectivamente? ¿Cómo ha afectado a la industria la falta de público? 

Matt J. Bur: Lo más duro de esta pandemia fue tener toda mi vida parada.

El teatro te roba demasiado tiempo para ser solo una carrera: es un estilo de vida, una comunidad, una descripción global de lo que somos. No es solo mi trabajo lo que ha desaparecido. Todas las partes de mi vida quedaron en suspenso el año pasado, y ninguna de ellas han vuelto a la normalidad. Como el propósito del teatro es que la gente se reúna en una sala para vivir una experiencia colectiva única, ahora mismo no hay industria que valga.

B.M.C.: ¿Cómo habéis hecho en la comunidad para mantener la positividad durante la pandemia?

M.J.B.: La comunidad teatral es fuerte y nuestros lazos son profundos. Nos apoyamos en la comprensión mutua de esta situación en la que nos encontramos, y en el estilo de vida único que amamos y perdimos. Los artistas están utilizando su tiempo para crear de forma segura y virtual, y todos estamos utilizando este tiempo para recordar y celebrar el teatro que pudimos hacer en
el pasado.

B.M.C.: ¿Qué teatros estadounidenses recomiendas?

M.J.B.: El Great White Way fue mi primer amor teatral y mi mayor recomendación. No hay nada como entrar en un hermoso y antiguo teatro de Broadway y ver un musical de gran presupuesto. La emoción, la narración, la magia, el espectáculo. Es lo mejor. Broadway volverá, y nos morimos de ganas de verlo. 

Katrina Ferguson es una actriz australiana que ha actuado en Off-Broadway y en teatros regionales de Estados Unidos y Europa. 

B.M.C.: ¿Cómo ha afectado a la industria la falta de público? ¿Qué tiene de especial actuar ante un público en directo?

Katrina Ferguson: Hemos perdido mucho dinero, debido a la falta de ingresos por la venta de entradas. Ha habido que despedir a personal y muchos teatros pequeños han cerrado en todo el país. Cuando actuamos ante un público en vivo, la respuesta del público, incluida la risa, es crucial para la vida de la representación. Yo actúo en muchas comedias, y el público es esencialmente otro personaje. Necesitamos escucharlos, oír sus risas y respuestas. 

B.M.C.: ¿Cómo habéis hecho en la comunidad para mantener la positividad durante la pandemia?

K.F.: La pandemia, el movimiento Black Lives Matter, junto con la agitación política, han [sic] expuesto las desigualdades en los EE.UU. Estas desigualdades también influyen en nuestra industria, y muchos intérpretes y sindicatos de directores de escena han hecho declaraciones en apoyo del movimiento BLM. Todos estamos comprometidos a avanzar, sabiendo que hay trabajo por hacer, muchas cosas que aprender y muchas acciones que tomar para crear el tipo de teatro inclusivo que necesitamos. Estos pasos nos hacen avanzar a todos en una dirección positiva. 

B.M.C.: ¿Cómo ves el futuro del teatro? 

K.F.: John Steinbeck escribió: «El teatro es la única institución del mundo que lleva cuatro mil años muriendo y nunca ha sucumbido. Requiere gente dura y devota para mantenerlo vivo». Y eso es lo que está ocurriendo, la creatividad de la gente lo está manteniendo a flote. 

De momento, el teatro se ha trasladado a Internet. Hay tanto contenido para transmitir, que apenas puedo seguir el ritmo. El teatro en Zoom y los eventos online se están convirtiendo en una nueva forma de arte. Las audiciones, que normalmente se celebran en persona, ahora son online. Si el tiempo lo permite, hay teatro al aire libre, socialmente distanciado, por todo [Estados Unidos], con más eventos previstos durante el verano. Así que tengo esperanzas, parece que siempre encontramos una manera.

Terry LeCompte es un artista escénico profesional y educador que actualmente ejerce como Director de Educación del Ocala Civic Theatre, en Florida. 

B.M.C.: El Ocala Civic Theatre permaneció abierto durante la pandemia, ¿cómo lo consiguió el teatro?

Terry Lecompte: El Teatro Cívico de Ocala se cerró en marzo [de 2020] como es preceptivo. Durante la primavera y el verano de 2020, reorganizamos la programación de nuestra 70ª temporada: nuestra directora artística Katrina Ploof creó una nueva temporada de maravillosas obras de teatro y musicales con repartos muy reducidos. El reparto se realiza de manera que las parejas en escena son interpretadas por parejas de la vida real. También practicamos la distancia social y limpiamos meticulosamente el vestuario y el atrezzo para garantizar la salud de nuestros miembros del reparto y del equipo técnico. También exigimos que todos los espectadores lleven mascarilla.

B.M.C.: ¿Cómo habéis mantenido la creatividad durante la pandemia?

Terry LeCompte: Cuando el Ocala Civic Theatre cerró sus puertas, mi equipo de educación se adaptó muy rápido, creando una serie de clases virtuales de arte teatral. Todos nos comprometimos a mantener a nuestros jóvenes activos, ya que sabemos que el teatro es un salvavidas para muchos de ellos.  

Además de las clases virtuales, he dirigido tres producciones virtuales: «El sueño de una noche de verano», de Shakespeare, y dos musicales concebidos para ser ensayados y representados online. También he aprovechado este tiempo para aprender nuevas habilidades adyacentes a mi carrera teatral tomando clases por internet, como edición de películas y producción de sonido. Los artistas siempre encuentran una manera de seguir creando, y esta pandemia nos ha recordado lo resistentes e ingeniosos que somos todos.

B.M.C.: ¿Cómo ves el futuro del teatro? 

T.L.: Los creadores de teatro de todo el mundo han seguido aportando a la sociedad consuelo, esperanza, alegría, catarsis, inspiración y conexión a lo largo de esta pandemia. El teatro nunca ha necesitado más que un narrador y alguien dispuesto a escuchar. Cuando volvamos a ser capaces de conectar cara a cara, empezaremos por ahí. Reconstruiremos una industria más fuerte aplicando las cosas que hemos aprendido esta temporada, con una nueva colección de experiencias e historias que todo el mundo encontrará cercanas a su manera.

Ellie Simpson es productora del Pleasance Theatre de Londres y dirige Pleasance Futures, la iniciativa de desarrollo de artistas del Edinburgh Festival Fringe.

B.M.C.: ¿Cuál fue tu reacción inicial al primer confinamiento? ¿Qué pensaste que pasaría con la industria? 

Ellie Simpson: Conmoción, preocupación y confusión. Un día estábamos preparándonos para celebrar nuestra Pleasance Comedy Reserve y al siguiente tuvimos que cerrar indefinidamente. Creo que todos pensamos que se pasaría en un par de meses. Ninguno de nosotros predijo que continuaría durante tanto tiempo como lo ha hecho. Ni el impacto devastador que ha tenido en muchos sectores, pero en especial en el artístico. Sabía que nuestra industria tendría que ser resistente, pero no pensé que nuestros teatros estarían a oscuras durante más de un año.

B.M.C.: ¿Cómo incorporó Pleasance las representaciones online? ¿Cuáles son los pros y los contras de estas? ¿Continuarán en el futuro? 

E.S.: Principalmente hemos apoyado las giras y actuaciones digitales con marketing, asegurando que, mientras nuestros espacios están a oscuras, seguimos promocionando nuestro trabajo. Durante la pandemia, hemos utilizado nuestros espacios como instalaciones de producción para la comedia en streaming y como espacio de grabación para espectáculos de vídeo bajo demanda. Tenemos planes para seguir creciendo, ya que creo que lo digital está aquí para quedarse. 

La explosión que hemos visto de los espectáculos digitales ha mostrado un enorme ingenio. Muchos artistas han adaptado sus espectáculos para el escenario en obras de audio o podcasts. También hemos visto un aumento de la accesibilidad, tanto en la ubicación como en los costes, lo cual es significativo. Lo digital ha tenido tanto éxito que creo que será difícil volver a lo de antes. Sin embargo, creo que no hay nada como un espectáculo presencial, su energía y el intercambio recíproco entre artistas y público.

B.M.C.: ¿Cómo crees que será el Edinburgh Fringe 2021 en comparación con los años anteriores?

E.S.: Habrá un Edinburgh Festival Fringe 2021, pero es probable que sea una mezcla de actuaciones en persona y de representaciones digitales,  y espero que se produzca alguna interacción creativa entre ambas. 

El Fringe es el mayor festival de arte del mundo y es una parte crucial de nuestro ecosistema. También es un trampolín vital para los artistas noveles. Perder un segundo festival sería devastador y, si eso ocurre, creo que nuestra industria y artistas tardarán mucho tiempo en recuperarse. Aunque el Fringe sea más pequeño este año, es importante para los artistas y el público que mantengamos vivo el espíritu de este.