Despertar

Bienvenido a The Window Seat, la nueva revista de Omio. En nuestro primer número, titulado “Despertar”, encontrarás artículos prácticos e inspiradores para volver a disfrutar de viajar.

test

72 horas en Ámsterdam

Tu guía para evitar trampas turísticas y convertirte en un experto en la capital holandesa en tres días

Con casi 20 millones de visitantes al año, Ámsterdam es una ciudad de la que la gente nunca se cansa, y con razón. A pesar de ser compacta, tiene mucha personalidad y algo nuevo que ofrecer en cada esquina. Queremos asegurarnos de que te quedes con todo lo bueno en poco tiempo, para que tu primer viaje tras la COVID-19 sea lo más divertido y tranquilo posible.  

Nuestra guía de tres días está hecha a prueba de trampas turísticas (algo bueno este año), ya que lo que más nos importa es el alma de la ciudad. Hay más color que el del Barrio Rojo y más carácter que el de los canales, ¡y hemos ido para demostrarlo!

Ámsterdam

Cómo moverse

¿El primer paso para transformarse en un amsterdammer? ¡Alquila una bici! Si puedes optar por este medio de transporte, te sentirás como en casa y ahorrarás tiempo y dinero. Además, ahora mismo es más seguro que tomar el transporte público.

Con sus canales y su arquitectura, Ámsterdam es la escapada ideal.

Primer día

Empieza con un desayuno en el Café Prisma, situado en el barrio de Centrum. Antes era un comedor universitario, y se nota en el espacio luminoso y aireado que se ha convertido en una cafetería de confianza de los estudiantes y lugareños. Con sus sándwiches gourmet y sopas, Prisma te preparará para el día ajetreado que se avecina.

Después de repostar, dirígete a la esquina de Oudemanhuispoort, un edificio universitario que alberga un mercado de libros. Recorre el pasillo del siglo XVIII y busca entre montones de tomos y obras de arte, novelas y grabados a precios de risa.

Dirígete a la famosa Plaza Dam, donde encontrarás el Palacio Real, artistas callejeros y un mogollón de palomas. La plaza tiene bares, restaurantes y tiendas, así que, si vas con prisa, basta con que des un paseo rápido y sigas a tu próximo destino.

Seguro que ya tienes hambre. Vete al cercano Café de Tuin para picar algo holandés, por ejemplo, una porción de bitterballen o de kroketten: deliciosas fritangas con varios rellenos. 

Próxima parada: la Casa de Ana Frank. Aunque es una de las atracciones turísticas más populares de Ámsterdam, la visita al lugar histórico no es tan caótica como parece, gracias a su sistema de reserva anticipada. 

Una vez hayas terminado, puedes explorar el barrio de Jordaan, donde están algunas de las calles y canales más pintorescos de la ciudad. Jordaan tiene varias opciones de restaurantes y bares elegantes que encarnan el fenómeno holandés gezelligheid (una mezcla de social y acogedor).

¡Hora de comer! Si estás con gente y cada uno quiere cenar un tipo de comida, Foodhallen es la solución. Allí encontrarás una gran variedad de puestos donde elegir, además de bares especializados en ginebra y cervezas artesanales. A nosotros nos encanta FENTO, que es de gastronomía mexicana con un toque asiático, y también los boles de tofu del puesto vietnamita Vietview. El extenso espacio tiene medidas estrictas de seguridad en vigor por la COVID-19. Se toma la temperatura de todos los clientes antes de entrar y hay que mantener una distancia de 1,5 metros. Para minimizar el contacto, los clientes pueden pedir comida a través de una aplicación y el pedido se entrega a su mesa.

Después de la cena, date un paseo nocturno al bar Waterkant, pídete un cóctel o una cerveza y alucina con las luces de neón que brillan en el canal. Haga el tiempo que haga, una copa en la cubierta es la mejor forma de terminar tu primer día
en el Dam.

Segundo día

Despierta con un café en Lot Sixty One. Su moca casero y sus deliciosa selección de pasteles hacen de esta cafetería un éxito entre los lugareños.

Seguimos en la Museumplein, donde están los mejores museos de la capital: El Stedelijk, que alberga arte moderno, el Museo Van Gogh y el Rijksmuseum, con maestros holandeses como Rembrandt y Vermeer.
Una vez que hayas pasado unas horas flipando con todo lo que verás en Museumplein, haz una parada en el encantador De Vier Pilaren. Con un tradicional «brown cafe» holandés en su interior, De Vier Pilaren es, sin duda, gezellig. Pídete las tortitas con adornos dulces o salados.

¡Es hora de pasear por el famoso Vondelpark! Este parque es un refugio verde para escapar de la bulliciosa ciudad. Respira junto al lago y disfruta del aire fresco. Una vez que estés listo para seguir, camina hasta Foam, un museo de fotografía situado en una de las casas del canal.

La siguiente parada es el cercano Magere Brug, un pintoresco puente levadizo que se ilumina por la noche. ¿Se te ocurre un sitio mejor para ver la puesta de sol?

Cena en LAB111, un cine-bar con decoración elegante y un menú temático cinematográfico. Pide la hamburguesa vegetariana Big Kahuna con boniato, seguida de los Children of Popcorn (palomitas de chocolate blanco con coulis de frambuesa) de postre.

Si aún te queda algo de vida después de un ajetreado segundo día, visita De School, uno de los clubes más famosos de Europa, que tiene una ecléctica selección de DJs de jueves a domingo.

Tercer día

Muchos de los tesoros de Ámsterdam están al otro lado del río en Amsterdam Noord, adonde se llega en ferri ¡sin pagar nada! Toma el 906 de Centraal a NDSM. Si puedes, llévate la bici a bordo, es la forma más fácil de moverse por Noord.

Noord es uno de los barrios con más ambiente de Ámsterdam, con graffitis adornando el antiguo astillero de NDSM

Visita Pllek para desayunar: es un restaurante contemporáneo hecho de contenedores de transporte con una impresionante vista de la ciudad más allá del agua.

Si exploras la extraña y maravillosa zona del NDSM, encontrarás un antiguo astillero convertido en museo al aire libre con enormes espacios donde los artistas muestran sus proyectos. El mercadillo más grande de Europa, IJ-Hallen, se celebra en el NDSM una vez al mes, así que si coincide ¡no te pierdas
las gangas!

Es hora de explorar el Café de Ceuvel. Tienen un enfoque creativo de los residuos, y es uno de los desarrollos urbanos más sostenibles de Europa. Desde baños de compostaje hasta un invernadero de acuaponía, el Café de Ceuvel es una máquina ecológica. Además, ofrecen un menú de calidad
con opciones vegetarianas. 

Después de la comida, visita el Museo de Cine de los Ojos, una espectacular pieza de arquitectura con una colección de más de 40.000 películas holandesas e internacionales.

Ámsterdam

¿Quieres que tu última cena sea memorable? Acércate al Hotel De Goudfazant, un espacio industrial que sirve platos de fusión holandesa y francesa. Con una cocina abierta y platos innovadores, el Hotel De Goudfazant es una la manera ideal de terminar un viaje a tope.

Después de la cena, vete al Skatecafe, un lugar de moda con su propia rampa de skate. El restaurante desaparece de madrugada y se transforma en una pista de baile. Toma una copa por nosotros y brinda por estos tres días en la magnífica Amsterdam. Goede nacht!

¿Necesitas alojamiento? El Hotel Yakarta Amsterdam es una opción sostenible, con ambiente indonesio y personal amable y servicial. El hotel se adhiere a las directrices del gobierno holandés con respecto a las medidas contra la COVID-19, incluyendo el distanciamiento social y limitando el acceso a la piscina a un máximo de cinco parejas.