Festividad

Ya está aquí el tercer número de The Window Seat. Este mes nos sentimos festivos, y te traemos historias y artículos para ayudarte a celebrar esta temporada tranquilamente con tu familia y amigos.

El horizonte de Salzburgo está marcado por sus capiteles medievales, prados alpinos y la Fortaleza de Hohensalzburg. Foto: Gerhard Reus

72 horas en Salzburgo

Empieza la temporada navideña en la ciudad que más celebra la música

Como la mayoría de las ciudades europeas, las calles de Salzburgo están casi vacías. Los mejores restaurantes aceptan a los visitantes sin reserva y las tiendas de Mozartkugeln, lugares que en su día fueron la meca de los turistas, vuelven a atender a los lugareños. Pero, pandemia o no, el encanto único de Salzburgo sigue intacto. La influencia de la religión es palpable (la ciudad estuvo gobernada por arzobispos) y hay iglesias por doquier. 

Salzburgo es también un lugar de peregrinación para los amantes de la música y sede del Salzburger Festspiele, el mayor festival de música clásica del mundo, que celebró su centenario en agosto de 2020 (con medidas de seguridad, naturalmente). Es el lugar de nacimiento de Wolfgang Amadeus Mozart y es famosa por ser el escenario de «Sonrisas y lágrimas». 

La ciudad alpina también es un buen punto de partida para excursiones a lugares como Salzkammergut, Königsee y Hallstatt o para el esquí de descenso durante el invierno. Pero hay mucho más en esta ciudad tradicional de lo que parece. Inaugura la temporada navideña en Salzburgo en 72 horas. 

Vista del casco antiguo desde el Stiegl-Keller. Foto: Gerhard Reus

Cómo moverse: Salzburgo se puede recorrer a pie, con distancias que llevan menos de 15 minutos. También se puede ir en bicicleta, por los amplios carriles a lo largo del río Salzach. Hay trolebuses y autobuses, pero los pasajeros están obligados a llevar mascarilla a bordo. 

Primer día

Empieza tu primer día con un desayuno en el Café Wernbacher. A pesar del reciente cambio de propietario, los elegantes interiores de los años 50, con sus banquetes de terciopelo y madera oscura, permanecen intactos. Su menú de desayuno ofrece delicias como tortitas esponjosas servidas con bayas y el Buddha Bowl lleno de vitamina C. 

Ahora que ya tienes energía, dirígete al cercano Schloss Mirabell. El palacio fue construido en 1606 por el arzobispo Wolf Dietrich para su amante Salomé Alt y cuenta con interiores ornamentados y jardines verdes. Puede que incluso reconozcas la fuente de Pegaso y las escaleras de entrada (donde cantaban «Do-Re-Mi») de «Sonrisas y lágrimas». 

Explora el centro histórico, que es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, cruzando el río Salzach, de color turquesa. Por aquí se entra al casco antiguo y se accede a la Getreidegasse, una calle comercial con carteles hechos a mano. 

Quédate en el casco antiguo para comer en el Afro Café. El colorido restaurante tiene obras de arte de la artista sudafricana Monique Fagan, que transforma materias primas y residuos en llamativas esculturas. Disfruta de bebidas de comercio justo y de platos como la ensalada de cuscús perlado con mini pimientos asados y una salsa de tomate picante con comino. 

Salzburgo puede ser famoso por sus mercados navideños, pero en Candela es Navidad todos los días. Muchos de los adornos de Navidad hechos a mano y los paisajes de madera delicadamente esculpidos representan la capilla de Oberndorf en las afueras de la ciudad (allí se compuso «Noche de Paz»). La tienda está abierta todo el año y atrae a clientes de todo el mundo.  

Ahora puede que te apetezca un tentempié. Dirígete a Schatz Konditorei, una panadería que pertenece a la familia Winkler desde 1984, pero que lleva presente en Salzburgo desde 1877. Durante la temporada festiva, su apfelstrudel, el más vendido, tiene una gran competencia con su Christstollen, un pan de frutas con nueces, especias y frutas secas o confitadas. En el interior hay una fuente de agua del siglo XIX, mesas circulares de mármol y sillas de terciopelo púrpura Bentwood bajo un techo abovedado. 

Para una comida tradicional austriaca, vete a Zum fidelen Affen (“el mono alegre”). Este simpático restaurante tiene casi 40 años y sirve platos de temporada hechos con productos locales. A pesar de que el menú ha cambiado, su clásico lomo de cerdo se mantiene desde 1989. El restaurante familiar también sirve Trumer Pils, de una estimada cervecería a las afueras de la ciudad. 

Segundo día

Empieza el día junto al río en el Café Bazar. Además de tener buen café, este local tradicional sirve el desayuno en un ambiente que te transporta a principios del siglo XX. 

Toca hacer un poco de ejercicio. Sube la escalera de Imbergstiege a Kapuzinerberg para ver la luz de la mañana que ilumina las agujas de las iglesias y los pastos alpinos de la ciudad. 

De vuelta en la ciudad, cruza uno de los 13 puentes de la ciudad para almorzar en Stiegl-Keller, una cervecería excavada en la ladera de la montaña. Lleva activa desde 1820, cuando la montaña se usaba como un refrigerador. Disfruta de tu cerveza en el restaurante diseñado por Franz Zell con vistas al casco antiguo. Esta crucial bebida es un ingrediente favorito en varios de los platos, como el pudín de pan con cerveza y salsa de vainilla, que es nuestro favorito. 

Después de comer, es hora de visitar la Fortaleza de Hohensalzburg. Sube en funicular hasta el castillo más grande de Europa Central (o toma el recién instalado ascensor en el Campanario si vas en sillas de ruedas). El edificio de roca blanca fue construido en 1077 por el arzobispo Gebhard von Helfenstein para proteger al principado de los ataques. Hoy en día, también es un complejo de museos que cubre todos los aspectos de la historia de la ciudad.

Próxima parada: Nonntal, un área llena de restaurantes de moda populares entre los lugareños. Green Garden existe desde 2012 y tiene vallas blancas y plantas que cuelgan del techo. Este paraíso para veganos tiene delicias como la hamburguesa Beyond Burger, hecha a base de plantas con una rica textura que sabe como la carne de verdad. Acompáñala con un té helado casero con infusión de granada y arándanos, adornado con menta. 

Antes de irse a dormir, brindemos por un exitoso segundo día en Salzburgo con una copa en el Mentor’s Bar Kultur, una moderna y bulliciosa cafetería que sirve cócteles artesanales.  

Tercer día

Empieza tu último día en la ciudad en el majestuoso Café Sacher, conocido por su tarta Sacher, que reciben desde su sede en Viena

Después de dos días de caminar, mereces un ratito de relax en el spa de Paracelsus. El oasis de paredes de cristal tiene unas vistas impresionantes del Kurgarten y de la ciudad. 

Ahora que ya estás renovado, pasa por Buchhandlung Höllrigl, una librería que se remonta a 1594. Luego, disfruta de tus compras con una merienda de jamón, pan y queso en el Café Tomaselli, el más antiguo de la ciudad. 

¿Te apetece una excursión al atardecer? Embárcate en un paseo de 20 minutos hasta Mönchsberg para ver fotos de espirales barrocas y colinas. El Museum der Moderne se encuentra en la cima. Sumérgete en el sonido de la música electrónica de los altavoces exteriores antes de admirar el arte moderno en el interior.

El Restaurante Triangel es la forma perfecta de terminar tus tres días en Salzburgo. Un punto de encuentro para artistas locales con un ambiente acogedor, el venerable restaurante es conocido por su goulash de ternera con fideos caseros. Si quieres derrochar, ¡pídete el caviar! Para el postre, justo al lado tienes Sarastro, donde puedes tomar algo dulce y flipar con la belleza de la ciudad a través de las ventanas panorámicas. 

¿Buscas alojamiento? El Hotel Markus Sittikus, que lleva 120 años perteneciendo a la misma familia, ofrece una ubicación tranquila pero céntrica a un paso de la estación central. Disfruta de un encanto hogareño y un jardín aislado (este último tiene una invitada permanente muy especial: Rosie, una tortuga de 58 años). Las 39 habitaciones han sido decoradas individualmente con amor y camas ultra cómodas.