Hibernación

Bienvenidos al quinto número de The Window Seat. Aunque sigamos sin poder viajar, queremos empezar el año visitando lugares online o que nos queden bien cerca.

Nadie pone al buen tiempo buena cara como los nórdicos. Foto: EyeEm

Cómo sobrevivir al invierno nórdico

Tanto si puedes viajar como si estás confinado, estas tradiciones nórdicas te mantendrán hasta la primavera

Hygge, el concepto danés de “lo acogedor” es ahora una práctica bien conocida en todo el mundo. Este año está siendo más difícil, así que mantenernos acogedores y positivos es más importante que nunca. Todo esto nos hizo preguntarnos: ¿tendrán los otros países nórdicos su versión de hygge

Desde Islandia a Noruega, pasando por Suecia y Finlandia, descubrimos algunos de los mejores lugares que adoptan el concepto de hygge, y cómo puedes recrear esa acogedora sensación
en tu casa. 


Islandia, más que una palabra, tiene todo un estilo de vida. El þetta reddast – «todo se resolverá por sí mismo» – es el mantra por el que viven todos los islandeses. Con un clima duro, acontecimientos naturales inesperados (como erupciones volcánicas) y una posición geográfica aislada, los islandeses tienden a vivir el momento y a tomar las cosas como vienen.

Con sus paisajes hipnóticos, tenemos a Islandia en nuestra lista.
Foto: Bjorn Snelders/Unsplash

Si puedes ir a Reykjavik, visita la pintoresca librería Ida Zimsen. En el estilo típico del lugar, el exterior es un edificio de madera de color gris apagado, pero una vez que entras verás suelos de madera cálidos, rincones acogedores y estanterías apiladas hasta las vigas con libros (muchos de ellos en inglés). Acomódate con un café en una de las sillas de cuero envueltas en piel de oveja y pasa la tarde perdido en una buena historia. 

Si Islandia no está en tus planes, vive el espíritu de þetta reddast en casa saboreando pequeños momentos o haz como si estuvieras en Ida Zimsen: agarra una manta y piérdete en un buen libro.

Los suecos tienen su propia filosofía cuando se trata de poner al mal tiempo buena cara. Mys, como hygge, es la noción de calidez. Mientras se esté pasando un rato agradable y relajado, entonces todo puede ser mys: acurrucarse con una buena película, acogedores cafés o vigorosos
paseos de invierno.


Para disfrutar del mys en persona, visita Rosendals Trädgård, una pintoresca tienda de jardín en Estocolmo. Pasea por sus huertos y disfruta de todas las vistas y olores antes de retirarte a uno de los antiguos invernaderos de hierro blanco para el fika (una pausa especial para café y pastel) con un bollo de canela recién horneado en su estufa de leña.

Si no puedes ir a Suecia, puedes traer el my a tu casa. En lugar de echar de menos las cañas de los viernes, ¿por qué no abrazar a los fredagsmys? Haz como los suecos y pide pizza o tacos, hazte con mucho mucho regaliz y siéntate a ver una buena película, y te olvidarás de que no se puede
salir de casa.

Si buscas algo más social, entonces el concepto noruego de koselig es para ti. Similar a hygge y mys, a los noruegos les gusta disfrutar de su calidez con los demás, desde largas caminatas con amigos hasta pasar tiempo jugando con los suyos. 

Para vivir la auténtica experiencia koselig, vete a Oslo con un grupo de amigos o familiares para tomar el aire fresco del mar antes de dirigirse a Schouskjelleren Mikrobryggeri, una meca de la cerveza en las bóvedas de la histórica cervecería Schou. Con techos bajos, paredes de ladrillo y un cálido fuego, es el lugar perfecto para una noche muy koselig


Si ni en sueños puedes viajar a Oslo, puedes vivir el Koselig en casa. Sugerimos una larga caminata con algún conviviente seguida de una noche de juegos de cartas a la luz de las velas.

Una caminata con amigos es una actividad muy koselig.
Foto: EyeEm

Finlandia a menudo sale en los rankings como el país más feliz del mundo y ¡no es difícil ver por qué! A diferencia de las ideas de calidez de Suecia y Noruega o la actitud relajada de Islandia, los finlandeses tienen un enfoque muy diferente para mantener a raya la melancolía de invierno. Sisu es la idea de que lo que no te mata te hace más fuerte.

Pon a prueba tu sisu siguiendo a los finlandeses a la sauna. Durante mucho tiempo en la cultura finlandesa, las saunas eran los únicos lugares estériles para lavarse durante los duros meses de invierno. Hoy en día son una forma de vida en toda la tierra nórdica ,con casi una sauna por persona en el país de 5,3 millones de habitantes.

Para una experiencia auténtica, puedes acudir a Löyly, en la costa de Helsinki, Con un llamativo exterior geométrico de madera, allí se toman en serio la idea de la sauna comunitaria. Disfruta de las múltiples saunas, la zona de relajación y el acceso al mar para esa zambullida helada que forja
el carácter.


Aunque la mayoría no podemos tener una sauna en casa, podemos experimentar la misma experiencia vigorizante disfrutando de un baño caliente a la luz de las velas seguido de una ducha helada. Si te parece demasiado, entonces quizás Kalsarikannit – emborracharse en ropa interior en casa – es más lo tuyo. Si todo lo demás falla este invierno, ¿por qué no abrazar el pasatiempo más divertido de Finlandia bebiendo en pijama? ¡Kippis!