Hibernación

Bienvenidos al quinto número de The Window Seat. Aunque sigamos sin poder viajar, queremos empezar el año visitando lugares online o que nos queden bien cerca.

Deléitate con obras de arte como la "Grande Anthropophagie bleue" de Yves Klein desde la comodidad y seguridad de tu casa. Foto: Pauline Loroy/Unsplash

El arte de no salir de casa

Si no puedes acercarte a la cultura, deja que esta se acerque a ti con nuestra selección de museos virtuales

Con la prometedora noticia de una vacuna contra la COVID en el horizonte, tenemos que cuidar nuestra salud mental más que nunca, sobre todo si queremos prepararnos para nuestro regreso colectivo a la vida post-pandemia. 

Los expertos dicen que mantener la mente ocupada tiene un impacto en cómo nos sentimos, y nada mejora nuestra perspectiva diaria como mirar algo bello – la sensación de calma que viene de contemplar una escultura antigua o una llamativa pieza de arte contemporáneo. 

Durante el primer confinamiento, muchos museos del mundo pusieron sus colecciones a disposición del público en sus webs. Como seguramente ya los has visto todos, te proponemos una selección de galerías y museos más pequeños en todo el mundo que ofrecen acceso gratuito a sus exposiciones.

Es obligatorio rellenar un formulario de localización de pasajeros para entrar en Grecia, pero a nosotros no nos va a hacer falta en nuestra visita virtual al Museo Benaki. Fundado en Atenas en 1930 por Antonis Benakis, un destacado miembro de la diáspora griega, el objetivo del museo era inspirar el diálogo intercultural a la vez que celebrar la historia y la innovación griegas. Aunque el museo está cerrado a los visitantes, en su web se pueden examinar más de 40.000 objetos de su colección griega e islámica. Además de una vista de 360 grados de las obras, la web tiene clips de audio en varios idiomas.


Viajar a La Haya ahora mismo no es una posibilidad por los protocolos COVID. Pero eso no quita que no podamos explorar el Mauritshuis, un acogedor museo establecido en el siglo XVIII por el príncipe Guillermo V. Mientras que muchos turistas se dirigen a cualquier cosa que lleve el nombre de Van Gogh, la Mauritshuis es el hogar de obras barrocas holandesas, de las destaca «La joven de la perla» de Vermeer. Descubre más de 200 pinturas holandesas y flamencas a través de su aplicación gratuita, o haz clic en la sección «Mauritshuis en casa» en la web del museo para disfrutar de una visita guiada a las instalaciones por el conservador Geert-Jan Borgstein. El museo también ofrece talleres de dibujo, pintura y fotografía y otras transmisiones en vivo.

El edificio que alberga el museo Mauritshuis era la casa del conde Johan Maurits von Nassau-Siegen.
Foto: Shutterstock

La cosa está difícil en Estados Unidos, así que un viaje a Los Ángeles es imposible. Sin embargo, podemos escapar a la ciudad de los ángeles a través de Internet. The Broad abrió sus puertas en 2015, fundado por los filántropos Eli y Edythe Broad, y contiene más de 2.000 obras de arte contemporáneo, muchas de las cuales están en préstamo de otras galerías y museos. Echa un vistazo a la web del museo, en concreto a la sección #thebroadfromhome, para ver las charlas de los conservadores Ed Schad y Sarah Loyer y los vídeos que muestran la exposición «LA Intersections»: Music, Language and Movement» y «Light and Space» de Clarissa Tossin, que celebra el quinto aniversario de la galería. También hay talleres para familias a través de las redes sociales
de The Broad.

París está confinado, pero eso no significa que no puedas disfrutar del Centre Pompidou. Diseñado por los arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers en 1977, esta enorme estructura de vidrio y metal cubierta de tubos de colores es una meca del arte contemporáneo. En su web encontrarás podcasts selectos sobre su colección, con obras como «Homard» de Man Ray o «Marine nationale» de Charles Lapicque. También hay debates y talleres sobre algunas de las piezas más icónicas del museo a través de la lente del consumismo, la utopía o el feminismo. O puedes tomar una clase como la que comienza este mes sobre la creación artística femenina.

Nuevo México no tiene muchos museos, pero la ciudad de Santa Fe es famosa por ser una colonia de artistas. El Museo Georgia O’Keeffe abrió en 1997 para honrar a una de las artistas americanas más importantes del siglo XX. El espacio en el centro de la ciudad honra su devoción al modernismo y al oeste americano a través de pinturas, cartas y fotografías. Haz clic en «O’Keeffe from Anywhere» para conocer sus historias personales, así como un recorrido en vídeo por su casa y la colección permanente del museo. ¿Nuestra actividad favorita? El vídeo en directo del jardín de la artista en su casa de Abiquiú, donde literalmente se puede ver crecer las plantas.