Rejuvenecer

Bienvenidos al sexto número de The Window Seat. Este mes, mientras el invierno va terminando, salimos de la hibernación para rejuvenecer nuestra mente, cuerpo y alma.

Reaviva tu pasión por los viajes con estas cinco películas románticas. Foto: Shutterstock

Pelis para inspirarse desde casa

Júntate con tus convivientes y disfruta de estas pelis que mantendrán vivo tu amor por viajar

Viajar (o el romance, ya que nos ponemos) puede ser difícil ahora mismo, pero mientras la situación mejora, puedes dejar que la magia de las películas te transporte. Anticipándonos al día de San Valentín, hemos enumerado cinco películas idílicas que inspirarán tus futuras aventuras en climas más soleados. 

Nuestra lista de películas, escogidas con todo el cariño, te llevarán a un encantador paseo por Viena, evocarán la emoción de un romance veraniego en Grecia y te hará añorar los días soleados de la Italia rural y Francia. Ahora sólo queda una pregunta: ¿a cuál de estos destinos irás primero cuando podamos viajar de nuevo?

A pleno sol (1960)

Precursora de El talento de Mr. Ripley (1999), A pleno sol es una adaptación francesa de la novela de Patricia Highsmith sobre el estafador Tom Ripley (interpretado por el rompecorazones francés Alain Delon en la película que le llevó a la fama).

La película sigue a Ripley, que se obsesiona con la vida privilegiada del playboy americano Philippe Greenleaf y sus amigos. La visión del director René Clément ofrece imágenes soleadas de las escapadas del verano italiano, desde la isla de Procida hasta las playas de Ischia. Si quieres descubrir estos lugares, vete a Nápoles y haz un corto viaje en ferry a las islas. 

Si te ha gustado, no te pierdas: La Piscina (1969)

Antes del amanecer (1995)

No podíamos hacer una lista de películas de viajes románticas sin incluir Antes del amanecer (1995). El clásico de Richard Linklater nos presenta a Céline (Julie Delpy) y Jesse (Ethan Hawke), que se conocen en un tren a Viena y deciden pasar el día (y la noche) juntos. 

La pareja franco-americana se pasea por la capital austriaca, que sirve de lujoso telón de fondo barroco para su romance espontáneo. Esta película no solo te dará ganas de ir a Viena, sino que también te recordará que el amor puede aparecer donde menos te lo esperas, siempre que estés dispuesto a bajarte en la parada correcta. 

Si te ha gustado, no te pierdas: Antes del atardecer (2004) y Antes del anochecer (2013)

Pierrot el loco (1965)

El autor francés de la Nueva Ola francesa Jean-Luc Godard dirigió a su entonces esposa Anna Karina y a Jean-Paul Belmondo en esta aventura romántica y colorida. Dato curioso: Los colores de la bandera francesa (rojo, blanco y azul) se reflejan en cada escena.

La película sigue a dos amantes, Marianne y Ferdinand, mientras escapan de sus vidas en París y huyen juntos al sur de Francia en busca de libertad. Lo que sigue es una visión única y elegante de su poco ortodoxa vida juntos, con el brillante Mar Mediterráneo y sus playas de fondo. La mayoría de las escenas se filmaron en la región del Var, un tesoro del sur de Francia, situado justo entre Provenza y la Costa Azul. Dirígete a la capital del Var, Toulon, para crear tu propia
aventura francesa.  

Si te ha gustado, no te pierdas: Buenos días, tristeza (1958)

Un amor de verano (1982)

Un amor de verano es un romance cursi sobre una joven pareja americana, Michael (Peter Gallagher) y Cathy (Darryl Hannah antes de ser famosa) de vacaciones en Grecia.

Alquilan una casa en Santorini donde conocen a Lina (Valérie Quennessen), y una cosa lleva a la otra. La película está dirigida por Randal Keiser (también conocido por Grease y La laguna azul) al que se le ocurrió la historia estando de vacaciones en Grecia al ver el estilo de vida desinhibido que allí había. Santorini es el escenario perfecto para la lánguida película, con sus villas encaladas y sus aguas turquesas. Añade a la mezcla una banda sonora ochentera, salmonetes y mucho bronceado en topless y tendrás una fantasía griega digna de Aristófanes. 

Si te ha gustado, no te pierdas: Zorba, el griego (1964)

Bajo el sol de la Toscana (2003)

¿Quién no ha soñado con dejarlo todo y mudarse a Italia? En Bajo el sol de la Toscana, la escritora divorciada Frances (Diane Lane) decide dejar su trabajo de profesora en San Francisco para renovar una villa en ruinas de la campiña italiana.

La película fue dirigida por Audrey Wells y rodada en la ciudad de Cortona, en Arezzo, en la cima de una colina de la Toscana, que se convirtió en un popular destino turístico tras su estreno. Algunas escenas también tienen lugar en Positano, en la Costa de Amalfi. Esta película muestra cómo se pueden abrir nuevos capítulos en cualquier etapa de tu vida, siempre y cuando estés listo
para el viaje. 


Si te ha gustado, no te pierdas:Una habitación con vistas (1985)