Sostenibilidad

Auí tienes el último número de la revista The Window Seat. Este mes nos centramos en la sostenibilidad y en cómo viajar pensando en el bienestar del planeta.

La Pascua se llena de color en muchos países europeos. Foto: Shutterstock

Tradiciones primaverales

Pasa una Semana Santa única desde casa con estos rituales europeos

A medida que los días se alargan y los primeros rayos de sol van saliendo, llega el momento de sacudirse la depresión invernal. Si no hubiera pandemia, ahora mismo estaríamos planeando las vacaciones de Semana Santa. Lamentablemente, con las restricciones y el proceso de vacunación todavía en marcha, tendremos que renunciar a esas vacaciones tan necesarias. Pero eso no significa que no podamos celebrar la fiesta en casa. Sal de la rutina del confinamiento con estas tradiciones y delicias europeas (con recetas a continuación). Empieza el Jueves Santo y sigue hasta el Lunes de Pascua, como hicimos nosotros.

Aunque la Pascua es un día sagrado para los cristianos, muchas tradiciones europeas son anteriores al cristianismo (la palabra Pascua viene de Eostre, que era la diosa de la fertilidad y la primavera entre los paganos anglosajones).

En Suecia, los niños se disfrazan de Påskkärring, una bruja de Pascua que, según la tradición, vuela a Blåkulla (una isla ficticia donde reina el diablo) en su escoba el Jueves Santo. El disfraz consiste en llevar las mejillas rojas y pañuelos de colores en la cabeza. Los pequeños recorren las calles e intercambian objetos hechos a mano por regalos o dulces. 

La Semana Santa marca el final de la Cuaresma, que tradicionalmente es un tiempo de abstención de carne roja y otros vicios. ¿Qué tal un delicioso plato de pescado al horno el Viernes Santo, como hacen en Alemania? En lugar de postre, pasa la sobremesa con una ronda de bingo, una peculiar tradición islandesa que comenzó como un acto de rebeldía de los ateos.
En muchos países europeos, el huevo (símbolo pagano de la fertilidad) desempeña un papel fundamental en Semana Santa. En algunas regiones de Alemania, la gente tira huevos sobre sus tejados, supuestamente para protegerse de los rayos y el fuego. Pero recuerda que tienes que limpiarlo después.

Los británicos, por su parte, se divierten con los huevos rodantes, una costumbre que incluso ha cruzado el charco hasta llegar a América. Los huevos multicolores y pintados a mano se arrojan por una colina y gana el más rápido. Los hot cross buns recién salidos del horno son un sabroso manjar que se disfruta al final de un día de rodar por las colinas. 

En muchos países europeos, como Alemania, Austria, Suiza y Gran Bretaña, el Conejo de Pascua, otro símbolo de la fertilidad, esconde los huevos de Pascua decorados con colores (los auténticos o los de chocolate) en cestas. Así, el soleado paseo de Pascua se convierte en una divertida búsqueda del tesoro para grandes y pequeños. 
Si el tiempo no coopera, haz como los noruegos y ponte cómodo con un påskekrim (película policíaca) y naranjas frescas. Los cítricos simbolizan la llegada del verano, mientras que la película, bueno, no sabemos por qué los noruegos adoran sus películas de suspense, pero lo hacen. Nuestra elección: Headhunters (2011), de Jo Nesbø.

El lunes de Pascua es un día especial en Italia, en el que las familias se reúnen para disfrutar de una pasquetta (picnic de Pascua). Un poco de aire fresco, sol y una deliciosa torta di pasquetta son todo lo que necesitas para terminar
tus minivacaciones.¡Salud!

Recetas

Pescado al horno (Alemania)

  • 500 g de filete de bacalao o lubina
  • 1 calabacín
  • 4 patatas
  • 15 tomates cherry
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • 100 g de aceitunas negras
  • 4 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramitas de orégano
  • 1 ramita de romero
  • 1 hoja de laurel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 cucharadas de perejil picado
  • 100 ml de caldo de verduras
  • 100 ml de caldo de pescado

Cortar las verduras en rodajas, los tomates en cuartos y las chalotas en rodajas finas. Picar el ajo y rociar el filete de pescado con zumo de limón. Verter el aceite de oliva y el ajo en una fuente de horno. Colocar en capas el calabacín, las patatas y las chalotas y poner encima el pescado, los tomates cherry, las aceitunas y las alcaparras. Sazonar con sal y pimienta. Espolvorear el orégano y las agujas de romero por encima y verter el caldo. Cocer en el horno precalentado a 180 °C durante unos 30-40 minutos y espolvorear con perejil fresco para servir.

Hot Cross Buns (Reino Unido)

  • 500 g de harina
  • 80 g de azúcar
  • 1 paquete de levadura seca
  • 300 ml de leche entera
  • 50 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 cucharadita de canela
  • 90 g de pasas u otra fruta seca
  • 75 g de harina
  • 5-6 cucharadas de agua

Calentar la leche y derretir en ella la mantequilla. Mezclar la harina, el azúcar, la levadura, la sal, la nuez moscada y la canela. Hacer un hueco en la masa, añadir el huevo y la leche tibia. Amasar, formar una bola y dejarla reposar durante una hora. A continuación, dividir la masa en 12 trozos, incluir las pasas y dejarla reposar de nuevo. Colocar las bolas de masa en una bandeja de horno, espaciándolas ligeramente, y decorarlas con una pasta de harina y agua en forma de cruz. Hornear en un horno precalentado a 200 °C durante unos 20 minutos hasta que se doren.

Torta di Pasquetta (Italia)

  • 3 tazas de harina
  • 1 taza de agua
  • 8 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 kg de hojas de espinacas
  • 500 g de ricotta
  • 9 huevos
  • 100 g de queso duro
  • 1 pizca de mejorana
  • 1 pizca de sal

Amasar la harina, la sal, el aceite y el agua hasta que se forme una masa. Dividirla en doce trozos. Espolvorear con harina y dejarla reposar durante una hora. Lavar las espinacas, hervirlas unos minutos y picarlas finamente. Batir tres huevos y mezclarlos con las espinacas, la ricotta, la mejorana, la sal y la pimienta. Extender ocho trozos de masa de forma fina y utilizarlos para forrar el fondo y los lados de una fuente de horno engrasada. Untar cada pieza con aceite. Colocar el relleno sobre la masa. Con una cuchara, hacer seis hendiduras y meter con cuidado un huevo en cada una, dejando la yema entera. Sazonar y espolvorear con queso duro. Extender la masa restante, colocarla sobre el relleno y untarla con aceite. Cocer en el horno a 200 °C durante una hora aproximadamente. Servir frío.