Aunque ir a esquiar suele ser un poco caro, hay estaciones como Grandvalira (Andorra) que pueden llegar a ser asequibles para todos. Foto: Shutterstock

De tu casa a las pistas: Las mejores estaciones de esquí a buen precio.

Esquiar no tiene por qué ser caro. Te traemos la mejor selección de estaciones de esquí asequibles.
Published 01/08/2022 by Shandana A. Durrani

Aunque la temporada de invierno pueda parecer gris y aburrida para algunos, para muchos anuncia el regreso del esquí (y del snowboard, si es lo tuyo). Con la reapertura de muchas estaciones por primera vez en dos años, ahora es el momento perfecto para calzarse los esquís y bajar una
o diez pistas.

Pero, al igual que tantos otros deportes de invierno, el esquí puede resultar un poquito caro. Con el coste del material, la ropa y el forfait, esa única escapada invernal te podría salir por más de 500 euros (y eso sin incluir el alojamiento).

Hemos rastreado Europa y Estados Unidos para encontrar las mejores estaciones de esquí económicas. Desde los Cárpatos rumanos hasta el microestado de Andorra, pasando por las colinas del norte del estado de Nueva York, aquí está nuestra selección de estaciones de esquí asequibles para tu próximo viaje a la nieve.   

Grandvalira, Andorra

Con un terreno casi 100% montañoso, el microestado de Andorra es el destino perfecto para esquiar. Y como mucha gente pasa de largo, cegados por las estaciones más pitiminí de Italia y Francia, en comparación con ellas Andorra resulta realmente asequible.

Andorra

Puesta en marcha en 2003, Grandvalira, en el extremo oriental del país, abarca seis estaciones en una (Pas de la Casa, Grau Roig, Soldeu, El Tarter, Canillo y Encamp) y es el mayor complejo de estaciones de esquí de los imponentes Pirineos. Con 210 kilómetros de pistas y 67 remontes, los usuarios tienen toda una selección de pistas para elegir, con un sencillo acceso a los remontes por menos de 60 euros al día. Los esquiadores expertos pueden elegir entre 22 diamantes negros y los esquiadores (y snowboarders) más novatos disponen de 15 pistas verdes por las que deslizarse. Los freestylers pueden tirar sus trucos en el Sunset Park Peretol, una zona iluminada con horario nocturno que te permitirá volar hasta tocar el cielo, para después aterrizar.  

Abierto: de principios de diciembre a mediados de abril

Val Thorens, Francia

Cerca de Courchevel, Val Thorens destaca como una maravilla asequible entre las crestas glaciares de los Alpes franceses, siendo una de las estaciones de esquí más populares del mundo y también el más alta de Europa (el 99% de su extensión está por encima de los 2.000 metros)

Courchevel

Creada hace más de 40 años por Pierre Schnebelen, antiguo ingeniero y fundador de la también estación de esquí Tignes, Val Thorens presume de más de 600 kilómetros de pistas y 160 remontes en ocho estaciones de esquí y tres valles. Sus pistas con diamante negro son especialmente desafiantes y ofrecen a los esquiadores unas vistas perfectas del glaciar de Péclet, mientras que las pistas azules y verdes (que son las que dán su fama a esta estación, ideal para los principiantes) te llevan por el pintoresco valle de Méribel. Para los pros: los amantes del Boardercross con nivel de Estrella de Bronce disfrutarán del Skicross Jean-Frédéric Chapuis, con sus bañeras y ondulaciones, y unas colinas más pronunciadas.

Abierto: de finales de noviembre a principios de mayo

Via Lattea, Italia

Aunque Italia está considerada como una tierra de mar y sol, a los italianos les encantan los deportes de invierno, y muchos renuncian a las más costosas Mont Blanc y Dolomitas por la Via Lattea, en el valle de Susa. Esta meca de los deportes de invierno cuenta con casi 400 kilómetros de terreno en siete estaciones: Sestriere, Sauze d’Oulx, Sansicario, Cesana Torinese, Pragelato, Claviere y Montgenèvre. Los forfaits de un día cuestan sólo 40 euros y permiten acceder a las seis estaciones de esquí italianas, siendo Montgenèvre la única inaccesible, por estar técnicamente en Francia. 

Via Lattea

Mientras que la mayoría de las 249 bajadas están pensadas para esquiadores de nivel intermedio, los expertos que busquen un reto pueden dirigirse a Sestiere, donde les esperan curvas cerradas (suele ser sede de la Copa del Mundo de Esquí Alpino) y pistas de categoría mundial. No olvides disfrutar de un aprés-ski en la encantadora ciudad de Sestiere cuando termine el día. 

Abierto: de finales de noviembre a finales de abril

Păltiniş, Rumanía

Más conocida por el castillo de Drácula que por cualquier otra cosa, Transilvania es una maravilla natural que a menudo se pasa por alto, con los majestuosos Cárpatos como dramático telón de fondo. Entre este fascinante paisaje se encuentra la estación de esquí de Păltiniş, cerca de la localidad de Sibiu.

Sibiu

Aunque no es tan grandiosa como el resto estaciones que hemos descrito arriba, Păltiniş, que es apta para familias, engloba dos subestaciones de esquí más pequeñas que son fantásticas para los esquiadores principiantes o intermedios, ¡y todo ello con forfait diario de sólo 14 euros! Fundada en 1894, Partia Oncesti es la más antigua de las dos, y cuenta con tan sólo un kilómetro y medio o dos de pistas, mientras que Arena Platos ofrece a los esquiadores siete pistas cortas de aprendizaje.  

Abierto: de finales de noviembre a finales de abril

Hunter Mountain, Estados Unidos

La popular estación de esquí de la Costa Este, Hunter Mountain, está situada a sólo dos horas en tren de la ciudad de Nueva York, lo que la convierte en una de las favoritas de los jóvenes urbanitas. Aunque no se pueden esperar valles alpinos y picos majestuosos, Hunter cuenta con una gran variedad de pistas adecuadas para el esquiador principiante o intermedio. Además, con un sinfín de compañías de autobuses que ofrecen combos de billetes de autobús y remonte por menos de 150 dólares, es más asequible que otros complejos más lujosos en Vermont y Colorado.

Nueva York

Con 13 remontes y 130 hectáreas de terreno, lo que le falta a Hunter en cuanto a nieve en polvo y alucinantes vistas, lo compensa con su accesibilidad (es una de las estaciones estadounidenses que trata de hacer más asequible el esquí y el snowboard a los jóvenes con bajos ingresos) y su imponente altura de casi 500 metros. Una pequeña advertencia: a diferencia de las estaciones alpinas, en esta parte de Estados Unidos puede acumularse mucho hielo, así que ten cuidado con este potencial peligro en temporada alta. 


Abierto: de finales de noviembre a mediados de abril