Suiza es famosa por sus paisajes alpinos y sus destinos para esquiar. Crédito: Shutterstock

Las mejores estaciones de esquí de Suiza

Los Alpes suizos no solo ofrecen el mejor esquí de Europa sino también el mejor après-ski.

Published 11/18/2022 by Hayley Leaver

No es de extrañar que el país que está detrás de la navaja de bolsillo más práctica y de los mejores relojes del mundo, también pueda crear buenas estaciones de esquí. El esquí en Suiza no solo ofrece calidad, sino también cantidad: nunca estarás demasiado lejos de una de sus más de 340 estaciones de esquí.

El esquí es una parte importante de la vida en Suiza -no es raro que los niños aprendan a hacerlo antes de aprender a escribir-, por lo que se pueden encontrar pistas para todos los gustos y habilidades. Con varias de sus cumbres que se elevan a más de 4.000 metros, hay tantas pistas negras como azules en las estaciones de esquí de Suiza, y desafíos de gran altitud para los esquiadores y snowboarders más avanzados en Zermatt y Saas-Fee. También hay una variada escena après-ski, que satisface tanto a los amantes de la raclette como a los ravers, en estaciones como Verbier. Si hemos despertado tu interés, sigue leyendo nuestra selección de los mejores lugares para esquiar en Suiza.

Billetes a Suiza

Zermatt

Para el esquí en los Alpes suizos no hay un lugar mejor que Zermatt. Zermatt, la estación de esquí más alta de Europa, con altitudes de entre 2.000 y casi 3.000 metros, es uno de los pocos lugares donde se puede esquiar en Europa los 365 días del año. Incluso durante los meses de verano, normalmente encontrarás 19 km de pistas abiertas, en comparación con los 313 km de pistas en su época más fría.

Situado a los pies del poderoso Matterhorn -probablemente la montaña más reconocible de los Alpes- cada una de las famosas pistas de Zermatt viene acompañada del más bello telón de fondo. Podrás admirar un paisaje aún más impresionante en el Matterhorn Glacier Ride, el teleférico 3S más alto del mundo, que enlaza la estación de Trockener Steg con el Matterhorn Glacier Paradise, a 735 metros sobre el nivel del mar, donde tendrás nieve asegurada todo el año. Inaugurado en diciembre de 2020, el telecabina Kumme, con capacidad para 10 personas, que lleva a los esquiadores a la zona del Unterrothorn, es también el primer remonte de Suiza que funciona sin personal y forma parte de la inversión continua de la zona en esta estación de esquí de primera categoría.

No todo es nuevo aquí, el muy querido restaurant Chez Vrony se encuentra a 396 metros de altura como lo ha hecho durante más de 100 años. Accesible desde la pista azul número seis, es probablemente el restaurante más famoso de las pistas de los Alpes suizos y merece la pena visitarlo por las vistas del Matterhorn y por su famosa hamburguesa.

Saas-Fee

Esquiar en Suiza es una cuestión seria. Al igual que Zermatt, el pueblo de Saas-Fee, situado a gran altitud, está libre de coches y alberga algunos de los paisajes más impresionantes del país, lo que lo convierte en un destino de esquí popular y seguro para las familias. Aunque es la segunda estación de esquí más alta del país, recientemente ha recibido los máximos honores por la calidad y fiabilidad de su nieve en los premios a la mejor estación de esquí de este año. La fiabilidad de su nieve y sus pistas bien preparadas la han convertido en un lugar popular para los equipos de esquí. Con un buen equilibrio de pistas azules, rojas y negras a lo largo de sus 150 km de pistas de esquí, es buena para snowboarders, esquiadores experimentados y principiantes por igual. Eso sí, hay que abrigarse bien para combatir las bajas temperaturas.

El pueblo tradicional y peatonal de Saas-Fee puede darte la impresión de que el ambiente es bastante tranquilo, pero cuando las pistas están cerradas, la fiesta continúa con una escena après-ski bastante animada en el SkiBar de Nesti y el Bar Fee Iglu. También se puede disfrutar de una cocina con estrella Michelin y una impresionante selección de quesos suizos en el restaurante Fletschhorn.

Verbier

Los visitantes de Verbier querrán alargar su estancia aquí uno o dos días para recuperarse, ya que es una de las estaciones de esquí más exigentes de los Alpes suizos. Para aprovechar al máximo la estación principal del mayor dominio esquiable de Suiza, los 4 Valles, se necesita resistencia. Con 410 km de pistas y 93 remontes cubiertos por un único pase de remonte, tendrás que madrugar todos los días. En la que está considerada como una de las mejores estaciones de après-ski de Europa, también saldrás hasta tarde todos los días, yendo de la pista al pub y del pub a la discoteca.

Aunque Verbier es una de las mejores estaciones para los que hacen snowboard y para los esquiadores avanzados, los principiantes pueden seguir practicando en las pistas de guardería y las pistas azules de Les Esserts y La Chaux. Los que busquen un desafío serio lo encontrarán en las pistas de gran altitud de la cima del Mont Fort y en la pista Tortin, que supone un reto físico. Los amantes de la nieve polvo también pueden probar el heliesquí con cuatro puntos de descenso en Petit Combin, Glacier du Trient, Rosablanche y Pigne d’Arolla.

Para disfrutar de otro tipo de diversión en las alturas, la soleada terraza de Ice Cube en la cima del telecabina de Ruinettes, a 2.000 metros, es el lugar donde empezar el après-ski en las pistas. A partir de las 15.00 horas, Le Rouge también organiza su famoso après-ski en sus terrazas panorámicas, a las que se puede llegar esquiando. Para continuar hasta la madrugada, también están el Farm Club y el Farinet.

Billetes a Suiza

Gstaad

Si te gusta disfrutar de la nieve rodeado de celebrities, Gstaad, en el extremo occidental del Oberland bernés, es el lugar donde los ricos y famosos pasan el invierno. Entre los residentes famosos se encuentran el ex jefe de la F1, Bernie Ecclestone, y la actriz Julie Andrews, que tiene un chalet en la lujosa estación desde hace más de 40 años e incluso ha recibido la ciudadanía honorífica de Saanen, el municipio al que pertenece Gstaad. En la ciudad hay estatuas de su difunto marido, el escultor Blake Edwards.

Aquí el après-ski se disfruta acudiendo a un restaurante gourmet y a un spa de lujo en uno de los mejores hoteles del mundo. No hay nada más emblemático que el Palacio de Gstaad, de cinco estrellas, un castillo digno de Disney que ha recibido a huéspedes como Elizabeth Taylor, la princesa Diana y Michael Jackson, que al parecer intentó comprarlo.

Aunque el alojamiento de lujo no es para todos los bolsillos, hay 200 km de pistas que ofrecen esquí y snowboard para todos los niveles hasta los 3 km. Gracias a la gran altitud, se puede esperar nieve de buena calidad desde finales de octubre hasta principios de mayo, siendo la zona del Glaciar 3000 -el único glaciar del Oberland Bernés- la que más tiempo permanece nevada. Los principiantes encontrarán en Eggli casi 60 km de pistas abiertas, en su mayoría azules, mientras que los esquiadores avanzados querrán enfrentarse a la legendaria Tiger Run, la pista más empinada y desafiante de la estación, que comienza en el Wasserngrat.

Klosters

Cuando la aristocracia busca esquiar en Suiza, elige Klosters. Sin embargo, a pesar de sus conexiones con la realeza -es uno de los favoritos del rey Carlos III-, Klosters es mucho más discreto y asequible de lo que cabría esperar. Situada en el hermoso valle de Prattigau, a 1.000 metros sobre el nivel del mar, su ambiente es más modesto y familiar que el de sus vecinas más extravagantes. El ambiente après-ski es también mucho más moderado y se centra en restaurantes de buena calidad. Es el lugar perfecto para relajarse en lugar de hacer fiesta cuando se buscan estaciones de esquí en los Alpes suizos.

Billetes a Suiza

También es donde se viene a esquiar con expertos. Con el mismo abono que la vecina Davos, la estación de esquí de Davos-Klosters abarca unos impresionantes 198 kilómetros de pistas y una gran variedad de terrenos que incluyen populares zonas fuera de pista y muchas pistas de esquí de fondo. Mientras que en Madrisa hay pistas suaves para que los principiantes practiquen, las empinadas pistas negras y los moguls de Parsenn a Klosters supondrán un reto incluso para los esquiadores más experimentados. Los snowboarders también tienen su sitio en los parques de Jakobshorn.