Hibernación

Bienvenidos al quinto número de The Window Seat. Aunque sigamos sin poder viajar, queremos empezar el año visitando lugares online o que nos queden bien cerca.

¡No pierdas ningún detalle de Bruselas y ten los ojos bien abiertos!

Bruselas: guía de la ciudad

Descubre qué hacer en la capital belga en un fin de semana

A veces Bruselas puede tener una mala reputación. Hogar de la Unión Europea, la capital belga es a menudo percibida como aburrida, gris y congestionada. Estos conceptos erróneos implican que a menudo la gente prefiere ir a París, Ámsterdam, Londres e incluso su hermana medieval más pequeña, Brujas. Pero eludir Bruselas sería una lástima, porque si le das una oportunidad encontrarás diversión y una historia fascinante esperando a ser descubierta.

El nombre de Gran Place le viene como anillo al dedo a esta emblemática plaza.
Foto: Shutterstock

Desde su fantástica comida, sus deliciosos chocolates y su cerveza tan fuerte que puede que solo necesites una, hasta sus muchos museos de arte y mercados, Bruselas es ideal para cualquier tipo de escapada.

Dónde comer

En Bruselas saben comer. Con platos ricos, una gran cerveza y un chocolate de fama mundial, podrás darte el capricho que más te guste. Para ello, toma un desayuno ligero, coge un dulce y un café de una de las muchas pastelerías que hay en la calle. Charli, una pastelería de Bruxelles-Ville, sirve croissants recién horneados y capuchinos que te harán recordar tu última visita a Italia. 

Para comer, vete a la Maison Antoine, un quiosco de patatas fritas familiar en Etterbeek. Establecido en 1948, los lugareños adoran a Antoine por sus auténticas patatas recién cortadas y fritas a la perfección. Cúbrelas con una salsa a tu elección, sugerimos la bearnesa, coge el práctico cono de papel y únete a las multitudes de lugareños en la calle que caminan y comen al mismo tiempo.

Para una interpretación moderna de los clásicos flamencos, vaya a la brasserie Nuetnigenough, un animado restaurante de barrio justo al lado de la famosa Grand Place de la ciudad. Con un bar de madera oscura, espejos dorados e iluminación cálida, Nuetnigenough crea una experiencia gastronómica íntima y a la vez acogedora. Prueba una de las muchas cervezas de barril (como la Redor Pils) y date el gusto de probar el stoemp, un plato de salchichas, carrilleras de cerdo y cacahuetes o el waterzooi, un guiso de pescado con gambas y mejillones. Con solo 30 asientos, el acogedor restaurante no acepta reservas, así que llega temprano para conseguir una mesa.

Bruselas es la meca de la cerveza y con tantas variedades para elegir, será difícil que solo pruebes una. Nos maravillamos con la lambic, la cerveza espesa y afrutada por la que Bélgica es conocida. Parvis St Gilles, una gran plaza de Saint-Gilles, cuenta con muchos bares para pasar la noche. El Café Maison du Peuple, una ambiciosa sala en un edificio histórico, sirve una variedad de cervezas de barril y aún más en botella. Disfruta de la música con los DJs invitados cada semana. Los momentos de diversión a menudo se extienden a la plaza a medida que avanza la noche, así que no tengas miedo de dejarte llevar.

Qué hacer

Bruselas es la ciudad del patrimonio artístico histórico, con una gran cantidad de museos. Comienza en el Museo Van Meer, sigue por el Parlamentarium (el museo de la Unión Europea) y termina en el famoso Manneken Pis, una estatua de un niño pequeño orinando en una fuente que a menudo se viste con una variedad de trajes disparatados a lo largo del mes.

El Museo Horta, que en su momento fue la casa de Víctor Horta, uno de los fundadores del movimiento art nouveau, es uno de los puntos más destacados de Bruselas. Caminar por su interior es como entrar en un cuento de hadas: la metalurgia está hecha para parecer estructuras orgánicas y los románticos ventanales de cristal aportan una calidez extra a las paredes de color
amarillo dorado. 

Situado en el centro de la ciudad, el Museo Magritte ofrece una visión única de uno de los héroes nacionales del país. René Magritte, nacido en Bélgica, fue un pionero del movimiento artístico surrealista y su museo homónimo alberga 230 de sus piezas más emblemáticas.

La Plaza Eugene Flagey se disfruta mejor en un día soleado. El pabellón de la comida alberga un mercadillo todos los domingos que es perfecto para buscar tesoros escondidos. Anota este perfecto y elegante lugar y celébralo con una docena de ostras. Bares y cafés rodean convenientemente la plaza haciendo de ella un gran destino «todo en uno».

No se puede hablar de Bélgica sin hablar de chocolate, y aunque algunos prefieran los maestros chocolateros de Brujas, Bruselas sigue siendo el epicentro de este manjar. Mary, fundada en 1919, lleva el nombre de la primera mujer chocolatera que se hizo famosa gracias al patrocinio de la familia real belga. La espaciosa tienda-tetería-salón cuenta con interiores de estilo art decó y un ambiente muy animado. Prueba una taza de té y combínala con sus célebres chocolates praliné. Las cajas ornamentadas son el regalo perfecto para tus amigos amantes del chocolate.

Dónde dormir

Made in Louise

Made in Louise es un elegante hotel boutique familiar situado en el corazón de la ciudad. Ubicado en una casa del siglo XX, las 48 habitaciones tienen interiores neutros con colores vivos por todas partes. Un elegante papel pintado y paredes de madera rústica dominan las espaciosas habitaciones. Húndete en las cómodas camas o relájate bajo las duchas selváticas. Las persianas cerradas son una agradable característica si quieres dormir hasta tarde y el desayuno es una mezcla de delicias locales.

Hotel Jam

Hipsters y urbanitas se alojan en el Hotel Jam, situado en una antigua escuela de arte en la Chaussée de Charleroi. El hormigón industrial, el ladrillo visto y la madera en bruto están en todas partes, y las cómodas camas están envueltas en suaves sábanas blancas. En verano, el hotel abre su piscina en la azotea, que es más un lugar para refrescarse con una bebida que un lugar para hacer tus ejercicios diarios. El Bar Perché es el lugar ideal para el viernes o el sábado por la noche si tienes ganas de fiesta. Millennials bien vestidos se reúnen en sillas salpicadas de pintura mientras beben cócteles artesanales.

La decoración de JAM Hotel pone la nota artística.
Foto: JAM hotel

MAS Residence

MAS Residence ofrece un gran equilibrio entre un hotel y un apartamento vacacional. Situado en el Barrio Europeo, los alojamientos están a un paso de algunas de las mejores zonas de Bruselas. Todas las habitaciones tienen un mobiliario contemporáneo, con colores vivos y diseños simples. Los huéspedes pueden trabajar en la zona de la oficina o preparar su propio café en la cocina.