Hibernación

Bienvenidos al quinto número de The Window Seat. Aunque sigamos sin poder viajar, queremos empezar el año visitando lugares online o que nos queden bien cerca.

La Filarmónica del Elba es uno de los edificios modernos más emblemáticos de Hamburgo.

Hamburgo: guía de la ciudad

La segunda ciudad más grande de Alemania tiene mucho que ofrecer

Hamburgo está a menudo a la sombra de su hermana más famosa, Berlín, pero eso no quiere decir que esta ciudad hanseática no tenga su encanto. Hamburgo, con su pasado marinero y sus amables habitantes, cautiva y entusiasma a cualquier visitante.

Hamburgo es un verdadero foco de estudiantes y artistas.
Foto: Julia Solonina/Unsplash

Fundada en el año 808 por el emperador Carlomagno, la ciudad ha desempeñado durante mucho tiempo un papel importante en la cultura y el comercio europeo. Es una ciudad construida sobre la resistencia (los daneses no pudieron controlarla y la Peste Negra no pudo destruirla) lo que se puede ver en la conducta extrovertida de sus habitantes. Hoy en día, esta metrópoli marítima en el río Elba es un núcleo de estudiantes, artistas y profesionales. Es la segunda ciudad más grande de la nación, lo que la convierte en un importante punto financiero y turístico. Si quieres saber dónde comer, qué hacer y dónde alojarse en esta emocionante ciudad, continúa leyendo.

Dónde comer 

Hamburgo cuenta con una gran variedad de vertientes gastronómicas capaz de satisfacer a todos los paladares, con sus tradicionales restaurantes de pescado y marisco o los de Europa central como más representativos. 

Una visita a Hamburgo no estaría completa sin un paseo por el Fischmarkt al aire libre, que atrae a más de 50.000 visitantes cada domingo. Como ciudad marítima, Hamburgo está repleta de peces de agua dulce. Coge un rollito de pescado y siéntate a la orilla del Elba mientras ves
pasar los barcos.

Si quieres sentarte a comer, Jellyfish es insuperable. El chef, Stefan Fäth, sirve modernos platos de pescado y marisco sostenible en un entorno rústico y elegante. La iluminación es acogedora, para sentirse como en casa. 

Mientras que el pescado es el plato principal, Hamburgo también tiene una gran cantidad de lugares para hamburguesas. Sí, sabemos que la hamburguesa de carne es sinónimo de los EE. UU., pero los hamburgueses se enorgullecen del hecho de que este plato es originario de la ciudad alemana. Dirígete a The Bird, una pequeña franquicia con sede en Berlín, para disfrutar de 250 gramos de carne, cebolla, encurtidos, lechuga y cebolla al estilo neoyorquino que enorgullecería
a cualquier yanqui.

Para ocasiones especiales, vale la pena el precio de Basil & Mars. El amplio restaurante con estrellas Michelin tiene pisos de madera, techos altos y mesas rodeadas de cómodas sillas naranjas. Descubre sus especialidades mediterráneas con un toque asiático. Pruebe el atún a la brasa con ensalada de wasabi y el filete de salmón con espinacas de sésamo y salsa yakitori. Ambos son ligeros y refrescantes y no te harán sentir muy lleno después. Si eres particularmente aventurero y hambriento, opta por el bistec Tomahawk, una fuente de grasa con mucho sabor. Si la cena suena como un derroche excesivo, el pequeño menú del almuerzo es una alternativa asequible. 

En Hamburgo también podemos encontrar increíbles restaurantes vegetarianos. Los amantes de la cocina china picante se deleitarán con las ofertas de Cai Kitchen, un restaurante de comida de Sichuan en Karolinenviertel. En este restaurante se pueden degustar platos picantes y sabrosos como la sopa de wonton con rábanos encurtidos o los fideos de arroz con soja, cubiertos con kimchi y salsa de chile fermentada.

Qué hacer

Hamburgo es una ciudad conocida más por su vida nocturna que por sus museos, lo que la convierte en uno de los principales destinos para quien quiera divertirse a altas horas de la noche.

La gran comunidad LGBTI hace que haya una gran cantidad de clubes y bares abiertos a todo el mundo. El popular distrito de St. Pauli es el lugar para cualquiera que busque clubes alternativos. Los aficionados a la música house pueden encontrar este estilo en el 136 The Club, un espacio minimalista con mobiliario barroco. El icónico Wunderbar es un acogedor club gay que existe desde hace casi tres décadas. 

Los amantes de la cerveza también tienen su lugar durante los días más fríos. Tanto los habitantes como los turistas se dirigen a la cervecería de Groeninger, la más antigua de la ciudad, para probar la auténtica pilsner. Las calderas de cobre compiten por el espacio con las vigas de ladrillo vistas y mesas lo suficientemente grandes para las habituales despedidas de soltero que aquí se celebran. La pilsner es ligera en color y cuerpo, pero tiene una espuma blanca cremosa con un acabado seco. 

Dónde dormir

Strandhotel Blankenese

El art déco del Strandhotel Blankenese ha estado recibiendo visitantes en Hamburgo durante más de un siglo. El hotel boutique, que fue renovado en 2009, ofrece a los huéspedes una gran variedad de habitaciones y suites, todas con artículos de aseo de Bulgari y obras de arte modernas, muchas de ellas con vistas al río Elba. Las camas tienen en edredones blancos y con toques coloridos, ofreciendo comodidad y estilo. Sillones de cuero, paredes estampadas y baños con duchas selváticas completan el ambiente. Opta por las habitaciones individuales, que son acogedoras y cómodas y te hacen sentir como si te estuvieras alojando en una buhardilla parisina.

Disfruta del desayuno, pasteles y aperitivos en el comedor, repleto de sillas de terciopelo rojas y rosas y sofás y sillas de cuero marrón. Observa el mundo pasar por las ventanas que van casi del suelo al techo mientras saboreas los clásicos pastelitos y dulces alemanes. 

Hotel Mare 

Acogedor y con un encanto propio del épocas pasadas, en el Hotel Mare te sentirás como en casa en Hamburgo. El personal da una cálida bienvenida a sus huéspedes en sus luminosas y espaciosas habitaciones, muchas de ellas con balcones, suelos de madera y vistas a las calles de la ciudad. Es un lugar ideal para relajarse después de una noche en Hamburgo.

El desayuno se sirve en una sala acogedora con mesas de madera y ventanas con vistas al jardín. Este último es un lugar ideal para tomar un café o té mientras planeas el resto de tu viaje. Después de un día de turismo, relájate en la bañera con un buen libro. Las camas son cómodas y acogedoras, que te ayudarán a pasar una noche de sueño reparador antes de volver a casa.