The Bartholdi fountain in the center of Place des Terreaux is surrounded by restaurants and cafes. Credit: Mathilda/EyeEm

Lyon: guía de la ciudad

Disfruta la gran oferta cultural y gastronómica de la Ciudad de las Luces

Lyon es conocida en todo el mundo como la Capital de la gastronomía, pero esta metrópolis tan cosmopolita, donde la tradición francesa se encuentra con la modernidad, esconde muchos otros atractivos. Situada en la región de Rhône-Alpes, al este de Francia, es una ciudad universitaria que cuenta con un ritmo de vida muy agradable, ambiente joven y experiencias únicas.

Esta ciudad fue fundada en el año 43 a.C. bajo el nombre de Lugdunum, convirtiéndose en la capital de la Galia y siendo un enclave estratégico por su posición geográfica y política en la encrucijada de la cultura gala y romana. Su rica historia ha contribuido a la ciudad de muchas maneras, especialmente en su reputación culinaria y artística. Ofrece a sus visitantes hasta 20 restaurantes con estrellas Michelin, así como edificios renacentistas como la Primatiale Cathédrale Saint-Jean-Baptiste o eventos anuales que llevan a la ciudad a millones de visitantes como el Festival de las Luces.

Lyon

Dónde comer

La ciudad se convirtió en la meca de la comida y el vino después de que los críticos gastronómicos Curnonsky y Marcel E. Grancher publicaran «Lyon, la capital mundial de la gastronomía» en 1935. Desde entonces han llegado a la ciudad millones de turistas para conocer esta cocina. Entre toda su oferta culinaria destacan el queso cervelle de canut y las salchichas cervelat, así como sus vinos Lyonnais y Beaujolais.

Basta con caminar por sus calles para encontrar los típicos restaurantes de esta zona, llamados bouchons lyonnais y reconocidos por los expertos culinarios por mantener las tradiciones regionales. Por ello, no esperes locales modernos y lujosos, sino espacios tradicionales y modestos con deliciosos platos locales. Puedes iniciar tu experiencia gastronómica con una ensalada lyonnaise, elaborada con picatostes, tocino ahumado y un huevo escalfado. Como plato fuerte, las quenelles lyonnaises, una especie de albóndigas que surgieron como una receta para los monarcas de los siglos XVII y XVIII.

En este sentido es muy reconocido el restaurante Les Fines Gueules, en el casco antiguo, con una amplia oferta de cocina casera. La decoración de este local de dos alturas es otro de sus atractivos, con mesas rústicas de madera y manteles a cuadros. El restaurante es el lugar ideal para una comida ligera y una botella de vino junto a muchos lugareños que acuden diariamente en busca de una cocina lyonnaise con un toque especial. Se recomienda probar el tartar de atún rojo, una especialidad de la casa, maridado con un varietal local.

Por su parte, si prefieres una experiencia gastronómica más extravagante, el lugar ideal para encontrarla es Les Halles de Lyon-Paul Bocuse, en nombre de uno de los máximos exponentes de la cocina lyonnaise. En su honor hoy se puede disfrutar de un amplio y elegante mercado con restaurantes, cafeterías, carnicerías o queserías. Hasta 50 locales ofrecen una amplia variedad gastronómica en un ambiente informal, con mesas altas en las que disfrutar productos de máxima calidad. En las pastelerías encontrarás las famosas dugnes, una especie de rosquillas fritas y espolvoreadas con azúcar. Si aún tienes hambre, puedes probar la cervelle de canut o las cervelat de Lyon.

Qué hacer

El río Saona es un espectáculo natural que cruza el centro de la ciudad. Foto: Mitchell Henderson/Unsplash

Flanqueada por dos ríos, el Ródano y el Saona, Lyon ofrece un entorno pintoresco donde puede disfrutar de una gran variedad de actividades con un paisaje de fondo que combina la naturaleza con lo urbano.

La ciudad es un museo al aire libre donde hay muestras de prácticamente todos los estilos de arquitectura: medieval, art nouveau y renacimiento, entre otros. Dejando atrás su reputación culinaria, Lyon es también una de las ciudades francesas con mayor oferta artística, solo superada por París. El Museo de Bellas Artes, situado en el Palacio de San Pedro y antigua abadía benedictina, cuenta con las obras de Rubens, Delacroix y Gauguin. Aprovecha tu visita para descubrir su exuberante jardín, situado en un patio interior donde se encuentran esculturas como «La sombra» de Rodin.

Si te gusta el cine puedes conocer la historia del séptimo arte en el Museo Lumière, llamado así por los hermanos que hicieron la primera película en 1895. Así es, Lyon fue también el lugar del nacimiento del cine.

 Si buscas un plan más tranquilo, puedes pasear por Berges du Rhône, un muelle de casi 5 km de largo cerca del río al que acuden los habitantes locales para relajarse. Aprovecha las numerosas rutas de senderismo y ciclismo al mismo tiempo que admiras la belleza arquitectónica del Hôtel Dieu y la Universidad Jean Moulin Lyon 3.

Para conseguir la mejor foto de la ciudad solo tienes que subirte al funicular de Vieux-Lyon y viajar hasta la terraza de la basílica de Notre-Dame de Fourvière. Una vez allí, no dejes pasar la oportunidad de visitar el interior de la basílica, repleta de impresionantes mosaicos y vidrieras.

Si aún te quedan fuerzas después de un día de turismo, La Péniche La Marquise es un club ubicado en el río Ródano que se ha convertido en el lugar de moda para bailar en la madrugada. Además, Lyon es una ciudad con una gran oferta de festivales de verano, con «Les Nuits de Fourvière» como el más destacado por su oferta y por realizarse en el anfiteatro de las Tres Galias.

Cada diciembre Lyon recibe a miles de visitantes gracias al Festival de las Luces. Todos los rincones la ciudad, ya sea el casco antiguo o el área universitaria, se iluminan durante unos días y se proyectan películas en monumentos icónicos. ¡No te pierdas las iluminaciones en Place Bellecour!

Dónde dormir

Mama Shelter

¿Buscas un lugar moderno para alojarte? Mama Shelter, ubicado en el distrito de Guillotière, ofrece a los huéspedes una decoración muy colorida y un ambiente distendido donde es fácil entablar amistad con otros turistas.

Las habitaciones son pequeñas pero acogedoras, con armarios en tonos brillantes y máscaras de Silvestre y Piolín junto a las acogedoras camas que harán las delicias de los fanáticos de Warner Bros. Cada habitación tiene TV, Wi-Fi, minibar y escritorio, mientras que las habitaciones XL y XXL cuentan con una acogedora sala de estar y una terraza.

En el restaurante sirven brunch, comida y cena, y el bar ofrece una selección de sabrosos vinos y cócteles. Y si hace buen tiempo puedes salir a la terraza a tomar una copa antes de cenar.

Lyon

Hotel Fourvière 

El hotel Fourvière, situado al lado de la basílica de Notre-Dame de Fourvière, ofrece una decoración moderna pero respetando su estructura histórica. Por ejemplo, el área de recepción fue en su tiempo la capilla del convento y las habitaciones Cell albergaron a las monjas. El hotel cuenta con 75 habitaciones y suites repartidas en tres pisos y decoradas con imágenes de personajes claves en la historia de la ciudad.

El hotel también pone a disposición de sus clientes una buena oferta gastronómica, con un tradicional Bouchon Lyonnais, además del restaurante Les Téléphones, que permite cenar al aire libre. Si buscas relajación, la encontrarás gracias a la piscina climatizada, spa, hammam y jacuzzi.