Con paisajes espectaculares y vistas interminables, Hendaya es el sueño de los amantes de la naturaleza. Foto: Shutterstock

Las mejores cosas que hacer en Hendaya

Descubre qué hacer en esta prometedora ciudad costera francesa

Published 07/15/2022 by Nicola Williams

Mareas atlánticas, acantilados escarpados, casi tres kilómetros de arena dorada y montones de mariscos aderezado con chile vasco. Esta ciudad fronteriza, situada en el extremo suroeste de Francia, se está convirtiendo rápidamente en el destino del surf amateur por excelencia. 

Olvídate del célebre glamour de Biarritz. A media hora en coche o en tren hacia el sur, a lo largo de la misma franja de olas de la costa atlántica, se encuentra la tranquila ciudad vasca de Hendaya. Situada en la frontera con España y rodeada por las estribaciones de los Pirineos, es un lugar junto al mar en el que puedes saborear la cultura culinaria vasca y aprender a surfear sin aglomeraciones.

Hendaya

Los peregrinos medievales recorrían aquí la antigua senda costera en su lento y espiritual viaje a Santiago de Compostela. Ernest Hemingway se deshizo en elogios hacia las hermosas vistas de la ciudad fortificada española de Hondarribia, situada al otro lado del agua desde Hendaya, en su novela de los años 40, El jardín del Edén. En 1945, Winston Churchill, que buscaba un refugio tranquilo para alejarse del Londres asolado por la guerra, veraneó aquí con su mujer y su hija. Las familias francesas que quieren aprender a hacer surf, los surfistas aficionados y los gastrónomos expertos a la caza de sabores locales son los que más la visitan hoy en día.

Si te tienta este pintoresco lugar, echa un vistazo a nuestras sugerencias para descubrir las mejores cosas que hacer en Hendaya.

Dónde comer

La pesca del día, el licor de Izarra amarillo o verde esmeralda (sublime en los cócteles) y la gloriosa tradición vasca de los pintxos o tapas especiadas con chile forman parte de la escena gastronómica. Los restaurantes se agrupan en el paseo marítimo, en el puerto deportivo y en el casco antiguo. 

Situado en la playa de la Grande Plage, Nanou y Michel Antraygues en Itsas Zaldi forman un equipo formidable. Los platos de temporada del chef franco-español Michel se inspiran en su infancia en la Auvernia más rural y en toda una vida de viajes por el mundo, y están llenos de sabor vasco contemporáneo. El rape, la dorada, la merluza, las navajas y el cuenco de camarones como aperitivo, llegan frescos de los pescadores de San Juan de Luz y son realmente sensacionales. Una pegadiza mezcla de eclécticas melodías francesas y una generosa y cálida bienvenida por parte de Nanou son la guinda del pastel.

Los restaurantes del centro de la ciudad se encuentran en torno a los frondosos plátanos verdes y a las terrazas con sombra de la Place de la République. En Gigi Burgers, Gigi y Antho dan un inspirado giro vasco a la omnipresente hamburguesa de carne con aderezos de salsa de chile picante, pimientos del piquillo dulces y tocino ahumado. Los amantes de la comida más curiosos no se cansan de probar las bandejas de quesos artesanales del Pirineo y los embutidos vascos que prepara el quesero Pierre Derognard en Piarres. Este híbrido de fromagerie-épicierie (tienda de ultramarinos) abrió sus puertas en diciembre de 2021, pero está marcando rápidamente una nueva tendencia en la restauración delicatessen de proximidad.

Qué hacer

Los imprescindibles en la soleada Hendaya giran en torno a tres distritos dramáticamente diferentes. Comienza en el bonito casco antiguo, donde los plátanos centenarios, desmochados al final del verano, se alzan junto a las tradicionales casas vascas de entramado de madera con su característica pintura roja quemada. Entra en la Église St-Vincent, del siglo XVI y pasea por la céntrica Place de la République, para admirar las mismas paredes de altar de color rojo vasco y las elegantes galerías de madera oscura de la iglesia, que en el pasado estaban vetadas a las mujeres.

Si la marea sube, baja hasta la Baie de Txingudi, una bahía protegida que, en verano, se llena de veleros, remos y kayaks. Disfruta de las vistas de la ciudad española de Hondarribia, al otro lado de la bahía, desde el Chemin de la Baie, una cuidada senda para peatones y ciclistas que recorre 12 km desde Hendaya hasta España. También puedes subirte a un barco lanzadera en el puerto de recreo y navegar hasta España por menos de 2 euros.

Hendaya

Es imposible no sentir vértigo al ver por primera vez el glorioso tramo de la playa de arena virgen de Hendaya, que termina en el puerto de recreo y las dos espectaculares rocas emblemáticas de la ciudad en el mar, llamadas Les Deux Jumeaux («las dos gemelas»). Las banderas de colores junto al agua señalan diferentes zonas en las que se puede nadar con seguridad y aprender a surfear; la vecina Baie de Txingudi es un cortavientos natural que garantiza olas pequeñas y amables para principiantes y niños.

Pasea hacia el este por el paseo marítimo de la belle époque, flanqueado por villas neovascas desgastadas, y en el extremo más alejado, camina por la fina arena dorada para acceder al Sentier du Littoral. Este magnífico sendero costero recorre 25 km hacia el noreste hasta Ciboure, St-Jean de Luz, Guéthary, y más allá hasta Bidart. El primer tramo atraviesa el Domaine d’Abbadia, una reserva natural de campos ondulados y salpicados de ovejas sobre escarpados acantilados de flysch. El castillo del siglo XIX y las exposiciones de flora y fauna local en la Maison de la Corniche Basque, ambos en la finca, son paradas que merecen la pena.

Dónde alojarse

Hôtel Santiago

La mayor parte de las habitaciones del Hôtel Santiago, un hotel-restaurante contemporáneo en el que la hospitalidad vasca está muy presente, tienen unas relajantes vistas a la montaña. El carismático hotelero Philippe Berra continúa el legado de su padre, que dirigió el Hôtel Santiago más de 20 años, ofreciendo una cálida bienvenida a sus huéspedes. Las habitaciones de estilo escandinavo cuentan con baños abiertos bien diseñados y tonos pastel con acentos atrevidos. El hotel tiene en cuenta detalles prácticos como agua mineral gratuita, hervidor de agua con té y café en la habitación, algo que no es habitual en los hoteles de Francia. El restaurante, con el talentoso chef Damien Camilleri, es una institución por derecho propio de la moderna cocina vasca. En verano se puede disfrutar de la piscina, el jacuzzi y de la terraza del café. Está a 10 minutos a pie de la estación de tren o del casco antiguo, y a 20 de la playa.

Hôtel & Spa Serge Blanco

Enclavado entre la arena dorada de la Grande Plage y los ruidosos mástiles de los barcos del Puerto de Plaisance, Serge Blanco es el lugar preferido de Hendaya para mimarse. Los interiores contemporáneos con tonos blancos brillantes, la decoración minimalista y las piezas de arte inspiradas en el océano permiten que las vistas del mar desde los amplios ventanales sean el centro de atención. El agua de mar llena la piscina cubierta climatizada y los huéspedes pueden disfrutar libremente del spa marino, con baños de agua de mar caliente, saunas, hammam y jacuzzi exterior con una romántica vista de España. Los extras de relajación incluyen envolturas de algas, exfoliantes de arena blanca y coco, masajes de manteca de mango y muchos más tratamientos sublimes para mimar y energizar. La cena en el restaurante gastronómico Le Bidassoa, con vistas al puerto de recreo, es también una experiencia muy placentera.

Hendaya