Karlovy Vary es uno de los balnearios históricos de Europa de la UNESCO. Foto: Shutterstock

Los mejores balnearios y hoteles con spa de Karlovy Vary

Históricos baños públicos, hoteles balneario de cinco estrellas y paseos por el bosque, descubre el lado terapéutico de Karlovy Vary (República Checa)

Published 07/28/2022 by Shandana A. Durrani

La palabra bienestar evoca imágenes de balnearios de lujo en islas exóticas, caros tratamientos faciales y corporales y vacaciones “detox” para ricos y famosos. Pero el bienestar no es solo la palabra de moda del día. Se ha convertido en un importante ritual diario para todos nosotros. Y cuando esa tradición necesita prolongarse, los retiros y hoteles balnearios satisfacen la demanda.

Abundan las ciudades balneario y los refugios para el bienestar, que van desde los retiros de yoga en las copas de los árboles de Costa Rica hasta los chalets de montaña suizos en los que respirar aire fresco en abundancia. Una de las ciudades balneario más conocidas y asequibles es Karlovy Vary, en la República Checa. Karlovy Vary, ciudad balneario declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, acoge a casi 500.000 turistas al año, gracias a su belleza natural, sus aguas termales terapéuticas y sus lujosos hoteles balneario.

Situada en la confluencia de los ríos Ohře y Teplá, en Bohemia, no muy lejos de la frontera alemana, Karlovy Vary ha sido un reputado refugio de bienestar desde el siglo XIV, cuando el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Carlos IV «descubrió» una fuente termal mientras cazaba ciervos en los bosques de los alrededores. En 500 años, Karlovy Vary se convirtió en la ciudad-balneario de dignatarios, miembros de la realeza e incluso personalidades de la cultura, como Goethe y Beethoven. Hoy en día, la ciudad es el segundo destino más visitado de toda la República Checa, solo superado por Praga a 120 km al norte. Con 15 fuentes termales naturales, numerosos hoteles balneario y un festival de cine de fama mundial, no hay mejor momento que el presente para visitarla. 

Karlovy Vary

Aunque sigue siendo glamurosa gracias a la abundancia de centros de cirugía plástica, Karlovy Vary se ha vuelto más asequible con los años. Muchos hoteles balneario ofrecen paquetes para estancias cortas y largas, y casi todos los hoteles tienen una piscina o sauna de algún tipo en sus instalaciones, lo que hace que sea accesible para la mayoría de los visitantes.

El COVID diezmó el turismo de la ciudad y se está produciendo un auge posterior al COVID, con visitantes de todo el mundo que acuden a Karlovy Vary en busca del tan necesario descanso y relajación y, tal vez, algún que otro retoque estético.

De los muchos balnearios de la ciudad, algunos están abiertos al público por una pequeña cuota y ofrecen un lugar asequible para recuperarse en una excursión de un día desde Praga o un fin de semana largo. También están los lujosos hoteles balneario que ofrecen a sus huéspedes una gran variedad de tratamientos, algunos conocidos y otros desconcertantes -¿alguien quiere un baño de CO2? Esta es mi lista de los mejores destinos de bienestar y spas en Karlovy Vary.

Baños Elizabeth

Símbolo de la opulencia de la ciudad, difícil no fijarse en ellos si se llega en tren, los Baños Elizabeth deberían ser tu primera parada en esta ciudad balneario. Situado en medio de amplios jardines, el histórico balneario, que existe desde hace más de 100 años, es una popular parada de descanso para los visitantes que buscan relajarse después de un agotador viaje en tren o autobús. Puedes elegir entre más de 60 tratamientos, desde baños especializados hasta masajes, pasando por tratamientos de termoterapia e hidroterapia. Si estás en la ciudad por poco tiempo, vete al gran complejo de piscinas, que cuenta con una sauna de infrarrojos, una sala de vapor y una bañera de hidromasaje, ideales para relajarse. Dos horas en la piscina solo te costarán 9 euros.

Karlovy Vary

Termas y columnatas

Karlovy Vary, una de las 13 Grandes Ciudades Balneario de Europa de la UNESCO, es conocida desde hace tiempo como el lugar de referencia en Europa del Este para la terapia termal. Con 15 fuentes termales en la propia ciudad (80 en total en la región), los visitantes tienen una gran oferta de bienestar para elegir. 

Después de que Carlos IV pusiera a Karlovy Vary en el mapa como destino para la hidroterapia, el médico del siglo XVI, Vavlav Payer sugirió que el agua termal debía ser ingerida. Así nació la cura con agua potable, que se extendió a otras ciudades balnearias históricas como Vichy (Francia) y Bath (Inglaterra). Los arquitectos de la ciudad construyeron columnas de madera y senderos que se adentraban en el bosque para facilitar el suministro a la élite. Hoy en día, las 15 fuentes termales originales de Karlovy Vary siguen en uso. Situadas a diferentes temperaturas y repartidas por toda la ciudad, cada manantial tiene su propio efecto medicinal (aunque la mayoría de la gente se detiene después de beber unos cuantos).

Coge una taza de porcelana de recuerdo del balneario en cualquier quiosco de la ciudad y vete a los manantiales, que se encuentran bajo amplias columnas de piedra, madera y hierro fundido que recuerdan a una época más romántica. El manantial de Vřídlo, situado en la columnata de las termas, en el centro de la ciudad, es el más popular y su agua es la más fácil de pobrar para los que llegan por primera vez, que podrían arrugar la nariz al oler el azufre. Prolonga tu estancia una semana y un médico te recetará un régimen para tratar tus dolencias articulares o digestivas.

Grandhotel Pupp

El Grandhotel Pupp, uno de los hoteles más antiguos de Karlovy Vary, cuenta con más de 100 habitaciones y suites con vistas al bosque o al río. Construido originalmente en 1701, el hotel empezó como sala de reuniones y salón de baile para la aristocracia local. Las guerras, la ocupación, los incendios y las disputas internas no pudieron destruir el hotel, que lleva el nombre de Franziska y Johan Pupp, los propietarios originales del complejo. Hoy en día, el hotel conserva el nombre de Pupp pero es una entidad independiente.

Las fachadas neobarrocas dan paso a modernas habitaciones dignas de un rey o de James Bond: el hotel apareció en varias escenas de la película Casino Royale de 2006. Las habitaciones tienen papel pintado con motivos florales, colores vivos en los cabeceros y los edredones, y baños con bidé. 

Como la mayoría de los hoteles de Karlovy Vary, el Grandhotel Pupp tiene su propio spa, con piscina, piscina de meditación, sauna finlandesa y sala de vapor. Los huéspedes tienen acceso gratuito, pero deben pagar un suplemento por los tratamientos relajantes, como el masaje Shirodhara, que abre el tercer ojo, y el baño de lodo de turba.

Hotel Thermal

Moderno y brutalista, el Hotel Thermal es un llamativo complejo cerca del paseo marítimo y del río en Karlovy Vary. Con más de 270 habitaciones, el hotel es un hervidero de actividad cuando se celebra el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary cada mes de julio.

Fuera de ese ajetreado mes, los huéspedes disfrutan de habitaciones limpias y minimalistas con vistas al río y un spa como ningún otro en la ciudad. A diferencia de la mayoría de los hoteles de Karlovy Vary, el Hotel Thermal cuenta con una piscina interior y otra exterior durante todo el año, esta última con agua natural de manantial. Disfruta de la sauna de hierbas, donde los aceites esenciales y la aromaterapia despejarán tu mente de las tensiones externas.  

Karlovy Vary

Paseos por el bosque

No todas las actividades de bienestar en Karlovy Vary se realizan en el interior. Los paseos por el bosque son una tradición local que se remonta al siglo XVI, cuando los médicos aconsejaban a los pacientes que acudieran a la naturaleza como tratamiento. Descubre casi 178 km de senderos y caminos que llevan desde la belleza barroca de la ciudad hasta la libertad de los Montes Metálicos. La dificultad de los senderos está designada por colores, pero encontrarás muchos refugios y cobertizos donde podrás descansar, hacer un picnic o resguardarte de la lluvia. Las cinco torres mirador -Carles IV, Vitkov Hora, Goethe, Aberg y Diana- ofrecen unas vistas impresionantes de Karlovy Vary.