Relajación

¡Bienvenidos al último número de The Window Seat! Este mes nos toca relax, y tenemos planes de tranqui tanto de ciudad como de campo.

Florence is one of the top destinations in Italy and Europe. Credit: Shutterstock

Florencia: guía de la ciudad

En el 700 aniversario de la muerte de Dante, su ciudad natal sigue inspirando

Se dice que en Florencia nunca estás a más de dos metros de algún museo o iglesia. Tras cada esquina del casco antiguo, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1982, te toparás con un recuerdo del Renacimiento. No solo es el lugar de origen del Renacimiento, sino que también lo es de Gucci y, aparentemente, del gelato. Florencia ofrece todos los estilos y los gustos que te gustaría ver en una escapada urbana. Tendrás que ponerte las pilas para que te dé tiempo a ver y a hacer todo lo que Florencia ofrece.

Dónde comer

La cocina italiana no necesita presentación, pero con los productos frescos de las granjas de la Toscana se preparan algunos de los mejores platos del país. Florencia está repleta de lugares en los que llenarse de carbohidratos provenientes de la pizza y la pasta, pero las raíces campesinas tradicionales de la cocina toscana la convierten en el lugar ideal para deleitarse con sopas rústicas y la célebre bistecca alla Fiorentina, un enorme chuletón que proviene típicamente de ganado Chianina, una raza antigua que solo se encuentra en la Toscana.

Para disfrutar de los mejores platos de la región reunidos bajo un mismo tejado de hierro fundido y cristal, dirígete al Mercato Centrale en San Lorenzo. Este animado mercado atrae a una mezcla de turistas y amantes de la comida locales a sus mesas comunitarias y a sus tiendas regentadas por artesanos, todos en busca de música en directo, mozzarella fresca y especialidades florentinas.


La búsqueda de cocina auténtica con estrella Michelin concluye en el Ristorante Borgo San Jacopo, que cuenta con una estrella. Merece la pena luchar por conseguir una reserva, especialmente en la terraza. Una cena a la luz de las velas en este lugar viene acompañada de unas increíbles vistas del río Arno y del Ponte Vecchio, así como de los menús degustación del joven chef toscano Claudio Mengoni, que incluyen platos emblemáticos como porchetta lechal con salsifí negra y pasta calamarata con corvina roja.

Una clara confirmación de que es el hogar del gelato son las colas que verás por todas partes. Los favoritos del lugar incluyen Vivoli, en Via Isole delle Stinche, que se remonta a 1929, y Grom, donde sus largas colas son la prueba fehaciente de la calidad de sus menús, que cambian cada mes, y las innovaciones en sus sabores, que recrean los clásicos italianos.

Qué hacer

Aunque no seas un entusiasta del arte, las probabilidades de que te conviertas en uno en Florencia son altas. Por suerte, un paseo tranquilo por el centro de la ciudad te permitirá marcar como vistas gran parte de las mejores obras de arte de la ciudad (y del mundo).

La Galería de los Uffizi de Florencia contiene una de las colecciones de arte renacentista más famosas del mundo, con obras de Michelangelo, Leonardo da Vinci, Botticelli, Giotto y Caravaggio, así como bocetos raramente vistos de la Divina Comedia.

El David de Miguel Ángel es la razón por la que siempre hay cola frente a la Galleria dell’Accademia. Si se te ha olvidado reservar los billetes con antelación, una alternativa es visitar la réplica de la estatua ubicada frente al Palazzo Vecchio.

Si te gusta hacer turismo y eres fan de los ejercicios de cardio, subir a la cima de la cúpula diseñada por Brunelleschi en la Catedral de Maria del Fiore, conocida como el Duomo, es la actividad perfecta para ti. Aquí no hay atajos ni ascensores, solo 463 escalones y unas vistas que son la recompensa perfecta para tu esfuerzo.

El casco antiguo de Florencia es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1982. Foto: Ben Dove/Unsplash

Una ruta andando por la ciudad no está completa si no te paras a mirar escaparates. Si cruzas el Ponte Vecchio, podrás hacer ambas actividades a la vez. Y, aunque hacer una parada en una farmacia suele ser un signo de que tu viaje no está yendo tan bien como debería, aquí no es el caso. Los amantes de la belleza podrán abastecerse de jabones hechos a mano y perfumes de lujo en una visita a la Officina Profumo Farmaceutica di Santa Maria Novella, una de las farmacias más antiguas del mundo.

Dónde dormir

Hotel Gallery Art 

Desde que el presidente de la Colección Lungarno, el padre de Leonardo Ferragamo, llegó a Florencia en 1927 y abrió su primera tienda de moda, este nombre ha sido sinónimo de estilo. La nueva incorporación al legado de la marca de accesorios italiana es un grupo de hoteles que ofrecen cocina galardonada con estrellas Michelin, terrazas en azoteas y, gracias al Hotel Gallery Art, exposiciones temporales.

Si no has tenido suficiente con los maestros de la Galería de los Uffizi, da un paseo de cinco minutos desde esta galería hasta el hotel boutique (que se considera el primer hotel de diseño de Italia), que se encuentra a meros segundos del Ponte Vecchio. Descubrirás la obra del arquitecto florentino Michele Bönan complementada con una exhibición cambiante de arte contemporáneo en las paredes y en la pequeña plaza frente al hotel, Vicolo dell’Oro.

Además de obras del calibre de David LaChapelle y Andy Warhol, hay una biblioteca abastecida con los libros de mesa de café más hermosos que puedas imaginar y un restaurante de fusión que rinde un homenaje a las influencias japonesas y peruanas. No es sorprendente que los tres áticos de la séptima planta y sus terrazas ofrezcan las mejores vistas de la ciudad.

Hotel Brunelleschi

Gracias a su tamaño compacto y a la abundancia de tesoros renacentistas, la mayor parte de los hoteles de Florencia se encuentran a poca distancia de lo que quieras ver. Aunque si se trata de la espectacular catedral, el Hotel Brunelleschi se lleva la palma. Este hotel boutique no solo se encuentra a menos de dos minutos andando del Duomo, sino que muchas de sus habitaciones ofrecen vistas a su cúpula de terracota. Incluso hay una suite con piscina donde podrás disfrutar de las vistas desde una bañera de hidromasaje en la terraza. No te dejes engañar por su renovación de 2013: este hotel boutique fue creado dentro de una torre bizantina y una iglesia medieval. También es el hotel elegido por el protagonista de “El código Da Vinci” de Dan Brown.