Descubrimientos

Bienvenidos al segundo número de The Window Seat. El tema de este mes son los «Descubrimientos,» y en él te mostramos lugares y aventuras que reavivarán tu pasión por los viajes.

Manchester, England, is a city built on industry. Credit: Fraser Cottrell/Unsplash

Mánchester: guía de la ciudad

Hoteles de moda, numerosas opciones para cenar, música y una vibrante vida nocturna hacen de Mánchester uno de los destinos más fascinantes del Reino Unido

Un verdadero gigante durante la Revolución Industrial, la cuna del sufragismo y las primeras sociedades vegetarianas, conocida mundialmente por su historia musical y sus dos equipos de fútbol: Mánchester combina a la perfección sus atractivos turísticos con una cultura de vanguardia. En una escapada a esta ciudad podrás contemplar los molinos y las fábricas antiguos, convertidos hoy en bares animados y hoteles elegantes, junto a modernos edificios que están transformando el aspecto de la urbe. 

La diversidad de Mánchester hace que sea un lugar emocionante para visitar en cualquier época del año. Su centro es pequeño y se puede recorrer perfectamente a pie, encontrando una amplia variedad de planes a tu paso, adentrándote en modernas cafeterías, boutiques locales, tiendas de discos alternativas y concurridos bares. No te pierdas el arte que inunda tanto las galerías como los muros de las calles, deja que te sorprendan los bellos edificios neo-góticos, como la John Rylands Library, y descubre su amplia oferta gastronómica, con todo tipo de comida callejera india o una cocina británica más contemporánea. Y por supuesto, sumérgete en su vida nocturna. Como dice el locutor de radio Mark Radcliffe, Mánchester “es una ciudad que cree que una mesa es para bailar”. 

Dónde comer

El mercado de Mackie Mayor cuenta con docenas de restaurantes y tiendas. Foto: Mackie Mayor

La escena culinaria de Mánchester se encuentra en pleno florecimiento. En el año 2019 la ciudad recibió su primera Estrella Michelin en más de 40 años, gracias al restaurante Mana, situado en el conocido barrio de Ancoats. Este establecimiento, dirigido por el chef Simon Martin (antiguo cocinero de Noma), ofrece un menú degustación de 16 platos con un precio de 100 libras (sin incluir el vino). Si tu presupuesto no llega a tanto, Ancoats es un lugar perfecto donde encontrar platos imaginativos e innovadores. Cabe destacar Sugo Pasta Kitchen, que adereza su pasta pugliese con salsas atrevidas; para algunos, Rudy’s tiene la mejor pizza de Mánchester (destacando la margarita con mozzarella de búfala); The Hip Hop Chip Shop se halla en Blossom Street, con un menú en el que los pescados rebozados y los pasteles comparten protagonismo con opciones vegetarianas, como filetes de “pescado” de soja y algas con guisantes. 

Hay otros muchos lugares por descubrir en Mánchester en el terreno gastronómico. Algunos, además de ser restaurante, son también sofisticados bares de cócteles, como The Alchemist en la zona financiera de Spinningfields. Te recomendamos que acudas también a Hatch, un mercado en Oxford Road que cuenta hasta con 15 alternativas de comida y bebida, como el curioso café expreso escandinavo del bar Takk. 

El amplio salón que ofrece Mackie Mayor, en el centro del Northern Quarter, es una elección fantástica para el almuerzo, ya que sus puestos de comida sirven desde tacos hasta bistecs, y podrás saborear los platos sentado en sus largas mesas de madera, ideales para charlar y conocer gente. Bundobust, cerca de Picadilly Gardens, cuenta con una combinación ganadora: auténtica comida india callejera, vegetariana, con cerveza artesana y cócteles en un ambiente agradable. 

Qué hacer

El popular Northern Quarter es un barrio estupendo para descubrir los atractivos de Mánchester, con incontables cosas por ver y hacer. Puedes comenzar la ruta en Stevenson Square, para admirar el arte callejero que forma parte del proyecto Out House, una exposición pública que muestra los edificios de la plaza repintados cada tres meses, por el gremio de artistas urbanos. Al lado de Stevenson Square, en Little Lever Street, te toparás con un mural enorme (detrás del Cow Hollow Hotel y el Greater Manchester Police Museum) llamado “Serenity”, firmado por el genio del stencil SNIK. El dibujo presenta a una mujer vestida de rojo, un homenaje a todas las mujeres que luchan contra la injusticia. Además, en el espacio de Stevenson Square se solían reunir las sufragistas. Si te interesa el arte callejero, no te pierdas tampoco las obras de Spear Streer y Tariff Street. 

Mánchester es, ante todo, una ciudad musical, por lo que en las tiendas de vinilos encontrarás muchos discos de grupos locales célebres, como The Smiths, The Stone Roses, Oasis, The Verve o los infravalorados The Railway Children. Tanto Picadilly Records como las tiendas de Oldham Street, harán las delicias de cualquier melómano que conozca la diferencia entre el experimentalismo post-punk y la ostentación del género new romantic. 

Tras un día rebuscando entre filas interminables de discos polvorientos, llega el momento de tomar algo. Northern Quarter está plagado de locales para comer y beber. Puedes optar por Allotment si la ginebra se encuentra entre tus preferencias, Port Street Beerhouse en caso de que te guste la cerveza artesana, y BAB para probar los kebabs más sabrosos de la ciudad. En el Mánchester Craft and Design Centre puedes comprar artesanía local, como joyas o cerámica. Para una auténtica jornada de shopping, dirígete hasta Afflecks Palace, con un ambiente más alternativo. 

Cuando cae la noche son muchos los bares en los que pasar una buena velada, por el Northern Quarter y sus alrededores. Entra en Soul Kitchen si hay un concierto en su peculiar sótano, o en Science and Industry para tomar un cóctel de lo más original (el local se esconde tras una puerta secreta en el bar Cane & Grain, así que puede que tengas que pedir un poco de ayuda para encontrarlo).

Dónde dormir

The Cow Hollow Hotel

Este alojamiento se sitúa en el Northern Quarter y es una opción genial, con un bar muy chic. Antiguamente había sido una fábrica de textiles, por lo que los ladrillos vistos y las vigas originales se mezclan con elegantes acabados, como las duchas de bronce. Son muchos los extras que ofrece el hotel, como una copa de prosecco y algo de picar entre las 18.00 y las 20.00, leche y galletas antes de dormir, o desayunos en la habitación. Aunque las estancias no son demasiado amplias, tienen un aire muy sofisticado, además de incluir Netflix y artículos de tocador para el baño gratuitos. 

Native Manchester

El hotel Native Manchester, que ocupa una de las construcciones más emblemáticas de la ciudad, está a un par de minutos caminando de la estación de tren de Picadilly. El edificio que alberga este establecimiento había sido un antiguo almacén, donde se guardaban los fardos de algodón. Ahora, un total de 166 apartamentos modernos ofrecen alojamiento y comparten el espacio con Cultureplex, un centro con bar, restaurante, un pequeño cine, cafetería y gimnasio. Aquí se entremezclan los techos de cristal o de ladrillo abovedados, con unas altísimas columnas de hierro fundido.