Rejuvenecer

Bienvenidos al sexto número de The Window Seat. Este mes, mientras el invierno va terminando, salimos de la hibernación para rejuvenecer nuestra mente, cuerpo y alma.

“Sujeta” uno de los mayores atractivos de Pisa

Pisa: guía de la ciudad

La ciudad de Pisa es ideal para una pequeña escapada, gracias a sus bares y a su gastronomía toscana

Pisa es famosa principalmente por el error arquitectónico que supone su emblemática Torre inclinada, situada en la Piazza dei Miracoli. Este monumento está siempre rodeado de gente, haciendo la foto típica como si estuvieran sosteniendo la torre. Aunque tomar esa instantánea es algo irresistible, no es el único motivo para visitar esta ciudad. Pisa es una importante urbe universitaria, hogar del Sant’Anna School of Advanced Studies, la Scuola Normale Superiore di Pisa y la Universitá di Pisa, tres instituciones de enseñanza muy prestigiosas. Este es el motivo de que haya cafés y bares por todos los rincones, con atractivos menús. El río Arno discurre por la parte antigua, entre los coloridos palacios. Las calles que recorren el río son conocidas como lugarnos y están flanqueadas por numerosos edificios históricos, así como hoteles encantadores. Mientras caminas también te toparás con puentes que cruzan el río, a la vez que los mercados ambulantes animan la mañana. Pisa es mucho más que una torre inclinada, es una verdadera postal del
corazón de Italia. 

Dónde comer

Como la mayoría de los italianos, los habitantes de Pisa comienzan el día con un café expreso acompañado de pastas. L’Ostellino, en la Piazza Felice Cavallotti, es un sitio perfecto para un desayuno ligero. El café recién hecho y los pasteles, dulces o salados, serán la mejor forma de empezar la jornada. Aquí también puedes comprar sándwiches de salumi o vegetales, para ir comiendo por la ciudad. 

Los sabores de la Toscana se encuentran en muchos de los platos de Pisa. Para probar la gastronomía local, acude a la Osteria dei Cavaliery. Este local, con su luz tenue y cálida, te conquistará por su flan de queso con salsa de frijoles, su ossobuco con arroz al azafrán y su pasta frita. Estas recetas las puedes acompañar con una buena copa de vino, como el Chianti Classico de Il Poggio, un viñedo a solo dos horas en coche de Pisa. 

Numeroundici en un restaurante diferente. Aquí la comida se la sirve uno mismo y se come en unas largas mesas, que animan a entablar conversación. Parte de su encanto radica en el ajetreo de los comensales, pero a pesar de su ambiente es un local elegante. El interior tiene una decoración rústica, con vigas de madera, ladrillos vistos y faroles ovalados. Las reglas son sencillas: pides el menú que se oferta en la pizarra y te avisan cuando está listo, para que lo recojas no sin antes haber preparado tu mesa. Numeroundici es uno de los favoritos entre los turistas, sobre todo por sus deliciosos ñoquis al pesto, que se derriten en la boca. Las opciones vegetarianas, como las croquetas de patata y col negra, también son muy populares. 

En lo que respecta a bares, La Chupiteria, en la calle Mediceo, es conocida por sus bebidas psicodélicas, con cócteles llenos de colores y formas. Se sitúa justo al lado del río Arno y es una de las mejores alternativas para tomar algo después de cenar. 

Qué hacer

Un paseo por la orilla del río Arno te dará una perspectiva diferente de Pisa.
Foto: Alexey Turenkov/Unsplash

Evidentemente, tu visita a Pisa no estará completa si una foto divertida junto a la Torre inclinada. Al lado de esta hay dos monumentos más que no puedes perderte: el Duomo y el Baptisterio. El acceso a los exteriores del conjunto es gratuito, pero si quieres subir a la torre necesitas una entrada, que también incluye el interior de la catedral. Mientras asciendes por los empinados escalones, puedes imaginarte lo que sintió Galileo Galilei. Merece la pena llegar hasta arriba, aunque solo sea por las vistas tan magníficas que hay de la ciudad. 

Mura di Pisa es la entrada principal a la Piazza dei Miracoli, que ofrece una perspectiva completa de la plaza y la torre. La muralla se construyó en el siglo XII y ha sido cuidadosamente conservada, para que no se pierda su belleza original. Este lugar está menos frecuentado por los turistas y es una buena oportunidad para huir de las multitudes. 

Otra parada obligatoria en la Piazza dei Miracoli es el Duomo (la Catedral), construido en 1064. Esta iglesia románica es un estupendo ejemplo del estilo que domina en la Toscana. La fachada tiene unos detalles soberbios y columnas de granito, además de puertas de bronce. El interior tampoco se queda atrás, con un púlpito original del siglo XIV, esculturas y elementos góticos. 

Pisa se relaja durante la noche, pero eso no significa que tengas que irte a dormir justo después de la cena. Los lugareños suelen acudir a dar un paseo romántico por la orilla del río. Acércate hasta Di Toto para probar los mejores helados de la ciudad y no olvides fotografiar los palacios que flanquean el Arno. 

Dónde dormir

Hotel Pisa Tower

Este alojamiento se encuentra a tan solo 100 metros de la Torre inclinada, con el añadido de ser elegante y económico a la vez. Ofrece a sus huéspedes una decoración clásica, con colores en tonos pastel. Las habitaciones están repartidas en dos edificios, con camas de hierro fundido y paredes amarillas. En su apacible jardín plagado de estatuas de querubines tendrás el espacio perfecto para relajarte. El desayuno continental está incluido en el precio y siempre puedes tomar algo en el bar. 

AC Hotel Pisa

A pesar de que el AC Hotel Pisa está algo alejado del centro de la ciudad, es una alternativa moderna a los alojamientos más clásicos. Los muebles aportan una apariencia contemporánea, mientras que comodidades como televisores de pantalla plana, gimnasio 24 horas o un desayuno buffet, harán tu estancia mucho más atractiva.