Nutrición

Bienvenidos al último número de la revista The Window Seat. Este mes «nutrimos» nuestras mentes y paladares con artículos sobre gastronomía.

Il ponte Erasmusbrug è uno dei luoghi più chic per godersi la vita all'aria aperta a Rotterdam. Credit: Iris van den Broek/Rotterdam Tourism

Róterdam: guía de la ciudad

Descubre la audaz arquitectura y los sabores internacionales de la segunda ciudad más grande de Holanda

Una metrópolis resplandeciente repleta de rascacielos cristalinos y arquitectura elegante y contemporánea: Róterdam tiene un aspecto totalmente distinto al de otras ciudades de los Países Bajos. Víctima de las fuerzas armadas alemanas, que la consideraron un puerto aliado estratégico, la ciudad medieval quedó destruida prácticamente en su totalidad por los bombardeos aéreos en 1940. En el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, los ciudadanos de Róterdam decidieron reconstruirla con un aspecto completamente moderno y otorgarle una nueva planificación urbana y arquitectura audaz y experimental.

Hoy en día, ese espíritu por la innovación sigue presente: esta ciudad es el hogar de arquitectos famosos como Norman Foster y el lugar de nacimiento de Rem Koolhaas, quien contribuyó en la creación del llamativo horizonte urbano de Róterdam. Además de ofrecer una arquitectura osada, la segunda ciudad más grande de los Países Bajos también presume de su gastronomía dinámica en la que se mezclan sabores locales e internacionales, lo que la convierte en el destino perfecto para disfrutar de una escapada urbana.

Dónde comer

Descubre esta ciudad portuaria multicultural en un paseo por Witte de Withstraat y sus calles cercanas. Esta zona de moda está repleta de restaurantes asequibles, cafeterías y puestos de comida para llevar que ofrecen comida de todo el mundo.


Dirígete al Bazar Rotterdam para degustar exquisitos platos de África del Norte y de Oriente Medio que son perfectos para compartir (sobre todo las sofras para dos, que traen varios platos y salsas frías y calientes, entre los que se incluyen verduras asadas, humus y cuscus). El colorido comedor está decorado con alfombras orientales, linternas colgantes y mosaicos.

Ter Marsch & Co. requiere la visita obligatoria de todos los amantes de las hamburguesas, ya que aquí se emplea carne de primera calidad criada localmente. Las paredes de ladrillo y las luces colgantes de estilo industrial han sido testigos de creaciones como la Gojira, una combinación de entrecot holandés madurado en seco y Wagyu japonés acompañado de pepino agridulce, mini bok choy, pulled pork al estilo bulgogi, panceta de cerdo asada y salsa gochujang.

El Supermercado es uno de los favoritos de los lugareños debido a su ambiente distendido con comida callejera y a su menú asequible. Aquí encontrarás versiones auténticas de especialidades de América Latina, como tacos, nachos, margaritas y caipiriñas.

Qué hacer  

Mires donde mires en Róterdam, una pieza arquitectónica llamará tu atención. Quizá la más famosa sea Kubuswoningen, un revoltijo de casas con forma de cubo inclinadas y conectadas que fue diseñado por el arquitecto holandés Piet Blom en los años 80. Estas estructuras de color amarillo chillón situadas en el barrio de Centrum están habitadas, a excepción de un «cubo de exhibición» perfectamente conservado que está abierto al público. 

Cerca se encuentra el imponente y futurista Markthal, el primer mercado cubierto del país. Cubriendo la sala abovedada de gran altura está el “Cuerno de la abundancia”, de Arno Coenen, una impresión 3D de más de 11.000 metros cuadrados con un colorido surtido de productos agrícolas, pescado, flores y mariposas. Bajo ella, se encuentran docenas de puestos de venta con productos locales y artesanías, así como una gran cantidad de restaurantes internacionales.

En el antiguo barrio portuario de Wilhelminapier se encuentra el famoso World Port Center en forma de U de Sir Norman Foster, las tres torres interconectadas en forma de cajas apiladas que forman el complejo De Rotterdam de Rem Koolhaas y el Maastoren, el edificio más alto de Holanda.

Para hacerte una idea del aspecto de Róterdam antes de la llegada de esos rascacielos brillantes, dirígete a la encantadora península de Katendrecht (también llamada De Kaap). Este barrio de edificios y almacenes de ladrillo rojo y pequeño tamaño, que hace un tiempo era tierra de nadie para marineros pendencieros y prostitutas, se ha convertido en una de las zonas más chic de la ciudad. Sus calles frondosas están repletas de cafeterías de estilo shabby-chic y bares con mucho ambiente. Toma un desvío hasta Fenix Food Factory, un mercado culinario donde los productos locales son los protagonistas.

Dónde dormir

Hotel New York
El Hotel New York, una maravilla del Art Déco ornamentada y con torres, es uno de los pocos edificios que se salvó durante el bombardeo a Róterdam de 1940. Su vestíbulo con temática marítima y su restaurante repleto de artefactos originales dejan entrever su pasado. Las habitaciones ofrecen vistas al puerto. Las mejores se han creado a partir de lo que en su día fueron salones de conferencias e incluyen sofisticadas luces y chimeneas operativas art déco de paneles de madera.

hotel nhow Rotterdam
El hotel nhow Rotterdam forma parte del complejo de tres torres junto al río de Rem Koolhaas, y ofrece 278 habitaciones elegantes con suelos de madera, decoración contemporánea y ventanales con vistas a la ciudad o al río Mosa. Las mejores son las habitaciones Skyline, con vistas al famoso puente de Erasmusbrug. También puedes ahorrarte ese dinero y disfrutar de las mismas maravillosas vistas desde el Gastrobar ELVY en la séptima planta: su terraza exterior es uno de los mejores lugares de la ciudad para disfrutar del atardecer.