Bergen, en la costa suroeste de Noruega, es la escapada de diciembre ideal, con sus coloridas casas de madera bordeando sus calles nevadas. Foto: Shutterstock

Una Navidad de cuento: lugares mágicos para visitar en diciembre

Celebra el fin de año por todo lo alto explorando cinco destinos que añadirán brillo a diciembre
Published 12/01/2021 by Lisa Davidsson Weiertz

Diciembre es un mes en el que reflexionamos sobre el año pasado. Con noches más largas por delante, también es el momento de reunirnos con los nuestros para alegrar los días más oscuros que se avecinan. Mientras que algunos viajan menos, otros ven este mes como la temporada de escapadas, ya sea cerca o lejos de casa.

¿Buscas un destino perfecto para diciembre? Hemos recopilado cinco destinos europeos para visitar estas fiestas. Puede que los mercados navideños estén por todas partes en esta época del año, pero Europa tiene muchos más lugares festivos que explorar.  

Desde escapadas de ensueño cerca del Círculo Polar hasta pequeñas ciudades centroeuropeas o el encanto de los pueblos ingleses, te esperan unas vacaciones de fin de año muy acogedoras.

Rovaniemi, Finlandia

En el norte de Laponia está Rovaniemi, la ciudad «oficial» de Papá Noel. Aquí, la cultura sami se mezcla con la tundra ártica: carámbanos colgando de los abetos y nieve crujiente bajo tus pies. La mayor atracción de la ciudad es el pueblo nevado de Papá Noel, donde el espíritu navideño se mantiene todo el año: ¡puedes encontrarte a Papá Noel en cualquier momento!

Rovaniemi

Los niños vivirán un mundo mágico invernal que les transporta a Narnia. ¿Quieres ver renos en la vida real? Súbete a un trineo tirado por caballos. ¿Te gusta más el mushing? Agárrate mientras un grupo de huskies te lleva de paseo por caminos cubiertos de nieve. 

 
Rovaniemi es el lugar perfecto para una escapada de fin de semana. El restaurante tradicional y familiar Nili ofrece ingredientes de origen local, como setas silvestres, tímalos frescos y arándanos rojos. Quédate en el Arctic Treehouse Hotel, una mansión de estilo rústico con suites privadas que cuentan con ventanas panorámicas del suelo al techo que dan a los árboles y permiten una acogedora vista de la aurora boreal. 

Amberes, Bélgica

¿Buscas un lugar donde celebrar Hanukkah este año? Amberes, con su comunidad judía de 15.000 miembros, es uno de los mejores lugares para celebrar la fiesta de las luces. Los judíos centroeuropeos se instalaron aquí por primera vez en el siglo XIII, y llegaron más tras ser expulsados de Francia e Inglaterra 100 años más tarde. Si vas en tren, sigue la Pelikaanstraat hasta el distrito ortodoxo del Diamante para ver las calles repletas de luces y actividades a partir del 28 de noviembre.

Antwerp

El distrito tiene sinagogas y negocios familiares que se unen a la celebración de ocho días. Disfruta del encendido diario de la gigantesca menorá, que es la pieza central de las festividades en el Parque Cholent, y visita alguno de los varios restaurantes kosher, como Kleinblatt, una institución histórica que lleva sirviendo delicias como suaves bollos de arándanos, tartas de queso y pan fresco tradicional desde 1931. 

Viena, Austria 

Viena es una joya durante todo el año, pero si la visitas en diciembre verás la majestuosa arquitectura de la ciudad, los coches de caballos y los cafés centelleantes cobrar vida.

En el distrito 17 encontrarás el Museo del Globo de Nieve, ubicado en un edificio de 250 años de antigüedad donde se fabrican globos desde 1900. Entra en el taller y encuentra el regalo navideño ideal entre los cientos de motivos encantadores que ofrecen. Después puedes acercarte a la pista de hielo de 8.000 metros cuadrados de la Rathausplatz, con puestos de madera donde sirven bebidas calientes para calentar a los patinadores. 

Vienna

Viena es el centro de los conciertos navideños, ya que las iglesias de toda la ciudad acogen corales cada diciembre. Los amantes de la música tienen donde elegir: desde los emblemáticos Niños Cantores de Viena en la Wiener Konzerthaus, pasando por eventos de música de cámara, hasta actuaciones con música de Mozart y Strauss en el Kursalon. Si quieres algo más discreto, visita la Minoritenkirche, una imponente iglesia gótica en el centro de la ciudad que acoge conciertos de Adviento con coros de gospel hasta finales de mes.

Castleton, Reino Unido

En el Parque Nacional del Peak District de Inglaterra, en el extremo occidental del valle de Hope, se encuentra el pintoresco pueblo de Castleton (parecido al pueblito de Jude Law en “The Holiday”). Este pequeño punto en el mapa se transforma en una atracción para los amantes de la Navidad en diciembre. Llamativas luces adornan las tiendas y los pubs y los eventos de temporada crean un ambiente festivo que bulle en el pueblo. Los comerciantes amplían sus horarios de apertura y Papá Noel desfila por las calles en un carro tirado por caballos. 

Castleton

El pueblo tiene cuatro cavernas, y la Caverna del Pico se ha transformado en un espacio para eventos en el que se cantan villancicos tradicionales a la luz de las velas y se presentan bandas de música con vino caliente y pasteles de carne. El George Inn (construido en 1543), de primera categoría, ofrece a los huéspedes cuatro acogedoras habitaciones situadas encima de un bullicioso pub con una antigua estufa de leña, decoraciones navideñas y platos abundantes como pastel de pescado hojaldrado y bangers and mash con pudin de Yorkshire casero.

Bergen, Noruega

Si quieres nieve garantizada, vete al norte. Bergen, una ciudad hanseática, es conocida como «la puerta de los fiordos» y, con su espectacular ubicación entre siete montañas, tiene el escenario perfecto para diciembre. 

Bergen

Las coloridas casas de la ciudad y las estrechas callejuelas cubiertas de blanco te pondrán de buen humor. Desde aquí se puede hacer esquí de fondo, embarcarse en un crucero por los fiordos o incluso visitar Pepperkakebyen, la mayor ciudad de pan de jengibre del mundo. La ciudad en miniatura muestra desde casitas hasta puntos de referencia locales e internacionales.

Sube en el funicular de seis minutos al monte Fløyen para disfrutar de unas impresionantes vistas de los fiordos y las puestas de sol invernales. Haz que tu visita coincida con el encendido de las velas de adviento los cuatro domingos anteriores a la Navidad. Los lugareños y los cantantes de villancicos vestidos con trajes tradicionales suben a la montaña para celebrar un buen yule y el fin de año.