Colorful sunrise on the rocky coast, Algarve, Portugal

Las cinco mejores playas del Algarve en el sur de Portugal | Omio

Desde la cueva de Benagil hasta la playa de Camilo, descubre las playas más hermosas de Faro, Tavira, Albufeira, Lagos y Sagres
Published 06/08/2022 by Lisa Hübener

¿Playas de arena dorada, acantilados rojos, bahías solitarias y aguas azules brillantes te suenan al paraíso? Si es así, las playas del Algarve, en el sur de Portugal, son tu próximo destino soñado.

Con unos 300 días de sol al año, veranos secos e inviernos suaves, la costa atlántica del sur de Portugal es un verdadero destino para todo el año, aunque nunca está masificado. Con un centenar de playas oficiales para elegir, con más de 155 kilómetros de costa, el Algarve es una meca para los amantes del sol. Las pequeñas bahías con escarpados acantilados del oeste (desde el Cabo de São Vicente hasta Faro) atraen a los aventureros y a los surfistas. Los que buscan relax se sienten atraídos por las playas de suave pendiente, las dunas y las lagunas protegidas del Sándalo, al este de la exuberante ciudad portuaria de Faro.

La historia del Algarve es tan variada como su aspecto, e incluso hoy en día la influencia de los romanos y los árabes es omnipresente. Disfruta de la belleza de las ruinas romanas que salpican Faro y Estói. La historia morisca se refleja en los coloridos mosaicos, los azulejos intrincadamente decorados y los numerosos cítricos y almendros. Incluso el nombre de Algarve procede de la palabra árabe al-gharb (el oeste).

La cocina de la región costera está determinada por el mar: pescado, langosta, mejillones y calamares. Prueba las amêijoas na cataplana, un plato preparado en la homónima olla de cataplana. ¿O qué tal una caldeirada, un guiso de pescado, marisco, patatas y verduras? El aperitivo perfecto para los pequeños apetitos es el pastel de bacalao (pastéis de bacalhau).

Con tanta comida deliciosa alrededor, la interminable oferta de actividades resulta muy útil. Además de las clásicas -natación, submarinismo o senderismo-, puedes practicar surf, surf de remo, kayak y cata de vinos. Si quieres más acción, haz excursiones en quad, moto acuática o parasailing. Y por último, pero no menos importante, el Algarve es un destino cada vez más popular para los golfistas, con campos con vistas espectaculares del mar y el interior.

Por suerte, no tienes que decidir dónde ir de inmediato, ya que la región está bien comunicada, por lo que puedes explorar fácilmente varias ciudades con encanto y las mejores playas del Algarve en autobús.

Portugal

Parque Natural de Ria Formosa e Ilha da Culatra, cerca de Faro

La Reserva Natural de la Ría Formosa es uno de los mayores paisajes lagunares de Europa, con una extensión de unos 170 kilómetros cuadrados. El laberinto de islas, canales, marismas y bancos de arena es una de las siete maravillas naturales de Portugal y solo se puede acceder a él mediante una breve travesía en ferry desde Faro u Olhão.

Empieza en el Centro de Visitantes de Quinta de Marim, cerca de Olhão, en tierra firme, que te permitirá conocer esta reserva natural especial en un espacio reducido. En el sendero de tres kilómetros, verás estanques salados, bosques de pinos y paisajes de dunas. Por el camino, encontrarás numerosas aves, un molino de mareas que data de 1845, y aprenderás sobre la industria pesquera de la región y sobre el casi extinto perro de aguas portugués «Cão de Água» (¿recuerdas al perro de Obama, Bo?).

En perfecta sintonía con el espectacular paisaje, coge el ferry hasta Ilha da Culatra, la «isla olvidada». Aquí te espera una playa casi vacía de siete kilómetros de longitud, con arena pulverizada y aguas cristalinas. A pesar de que esto es un secreto a voces, solo viven 1.000 personas en esta isla de dunas sin coches.

Practica snorkel y encuéntrate entre cientos de caballitos de mar o explora los bancos de mejillones cercanos durante la marea baja. Camina hasta Farol, uno de los tres asentamientos, y te encontrarás con pescadores locales, garzas, cormoranes y quizá incluso algunos flamencos, mientras el faro blanco con la parte superior roja te guía. Tras 220 sudorosos pasos hasta la plataforma de observación del faro, te espera una impresionante vista panorámica de la reserva natural antes de recompensarse en tierra firme en el restaurante À-do-João con una ración de ostras recién pescadas y una copa de vinho verde.

Como no hay hoteles en la isla y el número de alojamientos privados es modesto, la cercana Faro es una buena opción. Pasea por las murallas árabes y entra en el casco antiguo (Cidade Velha) por el Arco da Vila, una de las puertas medievales de la ciudad. Recorre las pintorescas calles y visita la Sé, la catedral de Faro con un interior espléndidamente decorado, y la magnífica iglesia barroca de Igreja do Carmo. Aquí encontrarás la Capela dos Ossos, la capilla de los huesos construida en 1816, inquietante y fascinante al mismo tiempo.

Playa de la isla de Tavira, cerca de Tavira

En el extremo oriental del Parque Natural de Ría Formosa se encuentra otra joya con kilómetros de playas solitarias: Ilha de Tavira.

La arena fina y brillante y el agua cristalina se extienden hasta donde alcanza la vista en los 11 kilómetros de la isla. En el este se encuentra la Praia da Ilha de Tavira, que se adentra en el mar y cuenta con todo tipo de servicios. Alquila una tumbona y toma un sabroso cóctel en uno de los bares para relajarte con el sonido del mar. Para un poco de acción, haz un curso de windsurf. En verano, disfruta de una estupeta, una ensalada fresca con atún, en uno de los restaurantes cercanos. En general, deberías probar un plato con atún, ya que Tavira está muy influenciada por él. Un caprichoso monumento en la Praia do Barril lo recuerda. Aquí, las anclas yacen en las dunas como un homenaje silencioso al antiguo apogeo de la pesca del atún. Por cierto, no tienes que abandonar la isla por la noche, sino que puedes prolongar tu aventura playera en el camping local durante todo el tiempo que desees.

Coge el ferry a Tavira, a 2 kilómetros de distancia, para cambiar un poco de ritmo. A las puertas de esta elegante ciudad, rodeada de huertos aromáticos y suaves colinas, descubrirás los campos rosas y blancos donde se produce la sal marina. Admira el bullicio de la Praça da República, el centro de la ciudad, tomando un morgado de figo (pastel de higo) o un jugoso toucinho do céu (pastel de almendra), y visita el Castelo de Tavira, una ruina del siglo XI con un precioso jardín. Desde la muralla del castillo tendrás una fabulosa vista panorámica de la pintoresca ciudad y del Ponte Romana, uno de los puentes más antiguos de Portugal, que salva el río Gilão con siete arcos. De camino, visita la Igreja de Misericórdia, cuya decoración mural de azulejos ornamentados te dejará sin aliento.

Praia de Benagil con la cueva de Benagil cerca de Albufeira

Si hay una foto emblemática del Algarve, es la de la Cueva de Benagil, la más famosa de Portugal. Escondida en los escarpados acantilados, la gruta es conocida como la Catedral. El sol entra por un agujero en el techo, bañando la gruta con una luz entre rosada y dorada, mientras las olas que se acercan crean un suave eco.

A esta joya de piedra arenisca se llega mejor por agua. Empieza en la cercana Praia de Benagil, la pequeña playa de arena del pueblo pesquero de Benagil, situada a unas 25 kilómetros de Albufeira. Con la marea baja, alquila un barco, un kayak o un SUP y recorre unos 100 metros de costa hasta llegar a la cueva.

Portugal

Otra forma de llegar a la gruta es realizar una caminata de unas dos horas desde Praia Marinha a lo largo de los acantilados, que ofrece unas vistas espectaculares de la costa, así como la oportunidad de ver la gruta de Benagil desde arriba a través del techo.

La playa Marinha, de un kilómetro de largo y protegida por acantilados de 30 metros de altura, también es muy popular entre los veraneantes. Con un poco de suerte, incluso podrás ver caballitos de mar mientras buceas cerca de la caprichosa formación rocosa que recuerda a una M bañada por las olas.

Desde la Praia de Benagil, en dirección opuesta, se encuentra la Praia do Carvalho, que atrae sobre todo a los amantes de la aventura. Aquí, los saltadores de acantilados se lanzan a las aguas desde una altura de 10 metros, mientras los espectadores contienen la respiración.

Después de un agitado día en la playa, la vibrante Albufeira te invita a explorar. Pasea por las estrechas calles entre las casas encaladas y disfruta de una deliciosa cena en uno de los más de 100 restaurantes del casco antiguo antes de sumergirte en la legendaria vida nocturna del Strip.

Ponta da Piedade y Praia do Camilo, cerca de Lagos

En un promontorio a tres kilómetros al sur de Lagos se encuentra una de las formaciones rocosas más impresionantes de Portugal: la Ponta da Piedade. A lo largo de miles de años, el viento y las olas dieron forma a los dorados y extraños acantilados de piedra caliza y a las columnas de piedra. Algunas parecen animales, como el Elefante.

Empieza en el puerto de Lagos tomando el tren lento hasta el mirador de los altos acantilados de Ponta da Piedade. Para aprovechar al máximo la vista, sube a la cima del faro. Desde aquí podrás ver la bahía de Lagos hacia el este, hasta la sierra de Monchique al norte y hasta Sagres al oeste. De vuelta a tierra, sube por las escaleras de piedra cercanas (a la izquierda del faro, detrás de las tiendas de recuerdos) para llegar a la pequeña playa de arena y refrescarte un poco. Ahora, continúa las escaleras de madera hasta las grutas, túneles y arcos ocultos o explóralos en barco o en kayak durante la marea baja.

Si la pequeña bahía de baño está demasiado concurrida, hay varias alternativas en las inmediaciones. Sigue el camino junto al faro durante un kilómetro, pasando por la Praia da Balança y la Praia dos Pinheiros, y verás las escaleras de madera que bajan a la Praia do Camilo. La playa está formada por dos pequeñas calas conectadas por un túnel, y con su arena fina y dorada y sus aguas turquesas poco profundas, es una de las más impresionantes de todo el Algarve. Para disfrutar de una vista perfecta y de una cena romántica al atardecer, solo tienes que volver a subir las escaleras y regalarte un marisco fresco y un pudim de laranja en el restaurante O Camilo.

La cercana Lagos promete la mezcla perfecta de animada vida nocturna y lugares históricos. Piérdete por las pintorescas calles del casco antiguo, que ha conservado su encanto original con auténticos restaurantes, casas encaladas e iglesias barrocas. Después, termina la velada con una copa en el puerto iluminado.

Playa de Martinhal y Cabo de San Vicente, cerca de Sagres

En el extremo suroccidental del Algarve, donde el viento es más fuerte y las olas más altas, se encuentra la pequeña y tranquila ciudad de Sagres, con cuatro playas a poca distancia.

Al este se encuentra la popular Praia do Martinhal, de 700 metros de longitud, a la que se puede acceder por un camino de madera incluso para viajeros con movilidad limitada. Protegida del viento por la bahía de Baleeira, las aguas son tranquilas y la playa, de suave pendiente, invita a nadar y a permanecer en ella. Pequeños cafés con encanto y un servicio de alquiler de tumbonas hacen que la visita sea aún más agradable. Pero no te dejes engañar: más allá del agua, el viento se refresca notablemente y ofrece condiciones perfectas para los practicantes de kite y windsurf. Reserva el equipo adecuado o un curso de iniciación directamente en la playa. Con buenas condiciones meteorológicas, podrás ver las pequeñas islas calcáreas Ilhotes do Martinhal, que atraen a numerosos buceadores gracias a la claridad de la vista y al rico mundo submarino.

Los surfistas se sienten atraídos por la Praia da Mareta, otra de las playas de Sagres, situada más al sur. Desde los principiantes hasta los profesionales se aventuran en las olas de color azul oscuro que rompen a izquierda o derecha y alcanzan entre uno y tres metros.

Al sur de la costa de Sagres se encuentran las ruinas de la fortaleza, la Fortaleza de Sagres, y un círculo de piedra cuyo origen aún no está claro. Se cree que el círculo, de unos 43 metros de diámetro, sirvió en su día como reloj de sol o rosa de los vientos (Rosa dos Ventos).

Portugal

Alquila una bicicleta de montaña y explora el Cabo de São Vicente, a unos seis kilómetros de Sagres, el punto más suroccidental de la Europa continental, objeto de varias leyendas. En la época romana, el lugar se llamaba Promontorium sacrum (Promontorio Sagrado). Los romanos creían que los dioses vivían aquí y que el sol se hundía en el mar. Incluso hoy en día, numerosas personas se reúnen cada tarde para contemplar la puesta del sol rojo y brillante en el océano Atlántico. El final perfecto para un día muy completo.