Hogar

Bienvenido al cuarto número de The Window Seat. Terminamos el año en el “Hogar”, ya que no es solo un lugar, sino un sentimiento.

Nápoles se sitúa a las puertas del Mar Tirreno.

Nápoles: guía de la ciudad

Disfruta de un trozo del paraíso costero del sur de Italia

Nápoles: el hogar de la pizza más célebre de Italia, una multitud de sitios antiguos y un volcán en activo. Fácilmente accesible en tren, bus, avión o ferri, Nápoles es la ciudad perfecta para descansar, en un lugar donde todo gira en torno a la comida. Esta ciudad sureña se encuentra a orillas del mar Mediterráneo y ofrece impresionantes panoramas y sorpresas espectaculares tanto para los visitantes como para los lugareños.

Cada día que pases en Nápoles podrás echar un vistazo al pasado. Explora el encantador castillo o la histórica Pompeya, lugar de una de las erupciones volcánicas más famosas de la historia. La excelente comida de la ciudad, sobre todo la pizza napolitana, cuenta una historia propia. Incluso algunos visitantes solo van a Nápoles a comer pizza. Pero queremos decirte querido lector, que hay más cosas a descubrir en esta maravillosa ciudad.

Dónde comer

La pasión de Gino Sorbillo ha hecho que su pizzería, Gino e Toto Sorbillo, llegue hasta Nueva York o Tokio.
Foto: Pizzeria Gino Sorbillo

La comida es el corazón de la identidad de Nápoles. Como otras ciudades italianas, Nápoles es conocida por su excelente gastronomía, desde la ya mencionada pizza hasta su increíble café o sus abundantes mariscos. Al llegar a Nápoles, puede que te veas un poco abrumado por tanta oferta gastronómica, ¡pero no te preocupes! Hemos elegido unos cuantos lugares donde podrás probar las mejores pizzas de la ciudad.

El primero es el Gino e Toto Sorbillo. Que no te sorprenda el caos de esta famosa pizzería. Únete a la locura y pon tu nombre en la lista de turistas y lugareños hambrientos que se disputan el sabor de su icónica pizza (es tan querida que la tienda ha abierto sucursales en Nueva York y Tokio). Una vez que sea el turno de recoger tu pizza, dejarás el caos en la puerta. Dentro hay un oasis de calma, la forma perfecta de disfrutar del queso fundido y la salsa de tomate. Lo mejor de todo: la pizza es tan asequible como deliciosa.

¿Recuerdas la escena de “Come, reza, ama” donde Julia Roberts anuncia que está en una relación con la pizza que está saboreando? Esta pizza era de L’Antica Pizzeria da Michele, un establecimiento con estrellas Michelín. Las fotos más icónicas de la película decoran las paredes. L’Antica es un lugar rústico con un menú muy simple, con tan solo dos posibilidades: la pizza Margarita o la Marinara. Coge un número y elige tu pizza. Es un espacio acogedor, sin pretensiones, donde los clientes comparten largas mesas comunes. Toma asiento y aprovecha la oportunidad para charlar con otras personas amantes de las pizzas.

¿Qué es lo único mejor que la pizza de Nápoles? Pues la pizza frita. Desde 1935, Antonio e Gigi Sorbillo han estado sirviendo deliciosas pizzas calzones fritas, o simplemente pizza frita como se conoce allí, junto con el clásico menú. Si estás hambriento mientras esperas en la larga cola, pide unos entrantes fritos. Nos encanta el crocche (croquetas de patata frita), las arancini (bolas de arroz crujientes con salsa de carne y relleno de queso) y la frittata (quiche frita). El restaurante también sirve cervezas frías de barril junto con postres caseros, haciendo realidad el festín italiano de tus sueños. Es difícil conseguir una mesa aquí, así que mira cómo preparan tu pizza y saboréala en un banco de alguna plaza cercana.

Qué hacer

Los monumentos más queridos de la ciudad los encontrarás en la gran Piazza del Plebiscito. Foto: Shutterstock

Nunca te faltarán cosas que hacer en Nápoles. Su ubicación en el Mediterráneo ofrece a los visitantes muchas oportunidades para explorar el centro histórico de la ciudad y la costa.

El centro de Nápoles es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y debería ser el punto de partida de cualquier visita a la ciudad. Nápoles fue fundada originalmente como Palaiapolis en el 9 a.C., pero más tarde fue rebautizada como Neapolis (Ciudad Nueva) por los colonos griegos en el 470 a. C. Echa un vistazo a la Piazza del Plebiscito, la plaza más grande de la ciudad, donde encontrarás impresionantes estructuras como la Basílica de San Francesco da Paola y el Palacio Real.

Cualquiera que se dirija a Nápoles seguramente querrá ver las ruinas de Pompeya. En el 79 d. C., el monte Vesubio entró en erupción, dejando a Pompeya y sus habitantes sumergidos para siempre bajo la ceniza y la lava. Los aficionados a la historia se deleitarán con los tours guiados. Explora el interior de las casas y las tiendas para comprender cómo vivían los habitantes de Pompeya hace siglos. Desde allí se puede llegar en autobús hasta el Vesubio. El volcán entró en erupción por última vez en 1944, pero no te preocupes: el Vesubio está cerrado a los visitantes cuando hay algún riesgo de erupción.

El Castel dell’Ovo es uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad y de la región de Campania. Construido en el siglo XII, esta estructura normanda es el castillo más antiguo de Nápoles y ofrece unas vistas panorámicas impresionantes de la ciudad y el mar. El nombre del castillo rinde homenaje al poeta Virgilio, quien, según se dice, enterró un huevo en el lugar donde se encuentra actualmente el castillo. Virgilio advirtió que, si el huevo se rompía, el castillo caería junto con la ciudad
de Nápoles. 

Visitar Italia y no admirar su arte sería una verdadera lástima, así que asegúrate de entrar en el Palazzo delle Arti Napoli. Se encuentra desde el siglo XVIII en el Palazzo Roccella, allí, encontrarás casi 200.000 m2 de vibrante espacio de exposición. El museo destaca el arte contemporáneo en todas sus formas, ya sea pintura, fotografía, vídeo, animación, escultura o arquitectura. El espacio alberga aperturas y exposiciones itinerantes, por lo que siempre hay algo nuevo, aunque no sea tu primera vez en Nápoles.

Consejo de experto: Nápoles es la puerta de entrada a la región de la Campania, en el sur de Italia, que alberga una gran cantidad de sitios de la UNESCO a los que se puede acceder fácilmente en tren. Para más información sobre las excursiones de un día a estos sitios, consulta nuestro itinerario de cuatro días a la región aquí.

Dónde dormir

Grand Hotel Vesuvio

El glamuroso Grand Hotel Vesuvio vale la pena. Este increíble hotel se encuentra a la orilla del mar y ofrece amplias vistas del Golfo de Nápoles, Capri, Castel dell’Ovo y el monte Vesubio. Relájate en su terraza en una de las tumbonas o sumérgete en el jacuzzi privado de su espaciosa habitación. Candelabros ornamentados cuelgan de techos altos, y largas y elegantes alfombras cubren los suelos de mármol. El desayuno buffet cuenta con pasteles italianos recién horneados y una colorida selección de frutas, perfecto para comenzar una mañana soleada en Nápoles.

Si quieres tener las mejores vistas del Castel dell’Ovo y el Vesubio, alójate en el Grand Hotel Vesuvio. 
Foto: Grand Hotel Vesuvio

Relais sul Mare

¿Estás buscando una opción buena, bonita y barata? Relais sul Mare ofrece las mismas impresionantes vistas al mar que un hotel más caro pero su precio es mucho más bajo. Las luminosas y aireadas habitaciones del hotel tienen tonos neutros con acentos azules. Asegúrate de reservar una habitación con balcón para disfrutar de sus preciosas vistas al mar. Relais sul Mare está situado en el corazón del paseo marítimo de Nápoles, donde turistas y locales se reúnen para disfrutar del aire fresco del mar. Wi-Fi gratuito y acceso a bicicletas de alquiler completan su maravillosa oferta.