El obelisco que es el Monumento a Washington inspira e impresiona a todos los que visitan la capital. Foto: Shutterstock

Los museos de Washington D.C. que hay que visitar

Conoce la historia de la poderosa capital estadounidense visitando los mejores museos y lugares históricos de Washington

Published 07/01/2022 by Lisa Davidsson Weiertz

Las capitales son capitales por una razón. Encierran la historia de una nación y son un referente de la cultura del país. Washington D.C. no es una excepción. Durante más de 200 años, la ciudad ha sido escenario de luchas de poder, conflictos internos, un incendio en la ciudad e insurgencias de traidores. Probablemente, no es algo que los Padres Fundadores de Estados Unidos tuvieran en mente.

Washington D.C. cuenta con una gran cantidad de lugares emblemáticos marcados por las alas de la historia. Desde el legendario discurso “Tengo un sueño” de Martin Luther King junto al monumento a Lincoln en 1963 hasta la emblemática Casa Blanca, que ha servido de residencia a todos los presidentes estadounidenses en ejercicio desde 1800, Washington es una visita obligada para los aficionados a la historia política.

El 16 de julio de 1790, 14 años después de la independencia de Estados Unidos, un joven Congreso estadounidense declaró la entonces pantanosa Washington D.C. como capital de la nación, como un compromiso entre los estados del Sur y del Norte. El presidente George Washington eligió el nuevo distrito de Columbia por su ubicación estratégica a caballo entre las colonias originales de Maryland y Virginia. Inspirado en los bulevares de la capital francesa, el arquitecto parisino Pierre Charles L’Enfant diseñó una capital que cuenta con el edificio del Capitolio como Arco del Triunfo.

Washington

Gran parte fue destruida en la Guerra de 1812, cuando las fuerzas enemigas británicas quemaron la ciudad hasta los cimientos, incluyendo la recién construida Casa Blanca y la Biblioteca del Congreso. A pesar de la devastación, D.C. se reconstruyó rápidamente, pero siguió siendo una ciudad relativamente pequeña hasta la Guerra Civil. El final de este sangriento conflicto supuso la llegada de esclavos liberados y una creciente población afroamericana que cambió la cultura de la ciudad. Esto aún puede sentirse hoy en día, ya que D.C. tiene una de las mayores concentraciones de afroamericanos de todo Estados Unidos.

Hoy en día, Washington D.C. está considerada como una de las ciudades más bellas de Estados Unidos, gracias a sus edificios de mármol de estilo clásico; al fin y al cabo, se suponía que era la Nueva República. La ciudad es también una auténtica meca para los amantes de los museos, con innumerables objetos y arte expuestos a lo largo del National Mall.

Muchos de los museos de Washington D.C. forman parte del Instituto Smithsonian, el mayor complejo educativo y de investigación del mundo. Con más de 155 millones de piezas de arte y especímenes que documentan la historia de Estados Unidos en 19 museos de Washington (y el Parque Zoológico Nacional). Visitar este complejo es una obligación cuando se está en Washington, D.C. Y lo mejor de todo: ¡la entrada es gratuita!

Con tantos conocimientos a tu disposición y tantas instituciones que visitar, ¿cuáles son los mejores museos y lugares históricos de Washington D.C.? Sumérgete en nuestra guía de los mejores museos gratuitos y los mejores lugares de Washington, D.C.

Los mejores museos de Washington, D.C.

Hirshhorn Museum

Diseñado por el galardonado arquitecto Gordon Bunshaft, el Hirshhorn Museum & Sculpture Garden es un destino imprescindible para los amantes del arte moderno que antepone la función a la forma. El Hirshorn, que es gratuito durante todo el año, hace hincapié en las nuevas formas de interactuar y mostrar el arte, ya sea a través de medios digitales o performances. El museo abrió sus puertas en 1974 y se ha convertido en el escenario de muchos artistas de vanguardia como Damien Hirst e Inge Mahn. Después de tu visita, pásate por la popular cafetería Dolcezza, famosa por sus helados y pasteles artesanales, y que fue votada como la “Mejor cafetería” por The Washington Post en 2017.

The National Air and Space Museum

El Museo Nacional del Aire y del Espacio, uno de los mejores planes para hacer en D.C. con niños, es una visita obligada para todo astronauta en ciernes que quiera sumergirse en el mundo de los vuelos espaciales y la aviación. Desde 1976, los visitantes acuden a este museo del Smithsonian para aprender más sobre la carrera espacial y sobre cómo los estadounidenses vencieron a los rusos para llegar a la luna. El museo ofrece una mezcla de exposiciones prácticas, como demostraciones científicas, un teatro IMAX y simuladores de realidad virtual, así como, una impresionante colección de más de 60.000 artefactos, desde cohetes hasta documentos que en su día fueron clasificados. Espera una multitud entusiasta ante el Wright Flyer de 1903, de 7 metros, el primer avión de Orville y Wilbur Wright que tuvo éxito, y el módulo de mando Columbia del Apolo 11.

National Gallery of Art

La Galería Nacional de Arte, de fácil acceso, es una obra de arte asombrosa en sí misma. La cantidad de mármol utilizada en la fachada no se ha duplicado en ningún otro edificio de Estados Unidos. En el interior, la Galería Nacional de Arte es igual de impresionante, y cuenta con obras maestras de maestros antiguos y modernos como Leonardo Da Vinci, Sandro Botticelli y Pablo Picasso -el periodo azul de Picasso recibe aquí una atención especial-. El museo alberga un segundo edificio con exposiciones que cambian constantemente; consulta la página web para tener la información más actualizada. El jardín de esculturas es una adición reciente al amplio complejo. Relájate en este oasis verde mientras contemplas 21 obras maestras modernas de piedra, cristal y mármol, entre las que se encuentran “Orphée” de Marc Chagall y “América” de Alfredo Halegua.

National Museum of African American History and Culture

El Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, impresionante desde el punto de vista arquitectónico e históricamente significativo, se ha convertido en una de las entradas más atractivas del National Mall de D.C. Desde que abrió sus puertas en septiembre de 2016, el museo recibe un flujo constante de visitantes que desean reflexionar sobre el impacto que los afroamericanos han tenido en la política, la cultura y la historia de Estados Unidos. El Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, el decimonoveno y más reciente museo de la Institución Smithsoniana, ofrece a los visitantes más de 40.000 objetos y exposiciones interactivas que destacan desde el ingenio afroamericano hasta la esclavitud. Destacan la conmovedora exposición sobre la esclavitud y la libertad y la exposición sobre la masacre racial de Tulsa.

Washington

Museo Nacional de Historia Americana

El Museo Nacional de Historia Americana se centra precisamente en eso: La historia americana, desde el nacimiento de la nación hasta el siglo XX. El hilo conductor de todo el museo es la comprensión de lo que ha convertido a Estados Unidos en el país que es hoy, con el fin de crear un futuro mejor para todos. En el Museo Nacional de Historia de Estados Unidos podrás explorar todo tipo de objetos, desde efemérides americanas hasta locomotoras y prendas de vestir emblemáticas (incluida una chaqueta de cuero que perteneció a Bob Dylan). Algunas de las exposiciones más visitadas son la bandera americana hecha jirones que inspiró el himno nacional de Estados Unidos, el “Star Spangled Banner”, la chistera de Abraham Lincoln, los vestidos que llevaron algunas de las primeras damas americanas, como Jackie Kennedy y Hilary Clinton, y las brillantes zapatillas de rubí de Dorothy de El Mago de Oz. 

National Museum of the American Indian

¿Sientes curiosidad por la historia y la cultura de la población indígena de Estados Unidos? Entonces el Museo Nacional del Indio Americano, que alberga una de las mayores colecciones de objetos de los nativos americanos del mundo, es una visita obligada en tu lista de museos de Washington. El arquitecto nativo americano Douglas Cardinal diseñó el museo en forma de roca esculpida para representar la conexión de los pueblos nativos con la tierra, el mar y el cielo. En su interior, explora una vasta colección que representa 12.000 años de historia y que también cuenta con un enorme archivo fotográfico y cinematográfico. Destaca la exposición permanente sobre los americanos, que pone de manifiesto cómo la indumentaria y los adornos de los nativos americanos se han incorporado en la sociedad estadounidense, en algunos casos de forma despectiva. Si quieres ver más, vete a su museo hermano en Nueva York

Los mejores lugares históricos de Washington, D.C.

Memorial de Lincoln

Uno de los principales lugares que visitar en D.C. es el Lincoln Memorial. Construido en 1922 en honor del 16º presidente de los Estados Unidos, el Lincoln Memorial es una maravilla de diseño hercúlea que cautiva a los visitantes de todas las edades por su alcance y tamaño, por no mencionar la expresión un tanto estoica del rostro de Lincoln. Inspirado en el Partenón de Atenas (Grecia), el arquitecto Henry Bacon diseñó el monumento de mármol como un templo dórico griego para el presidente. El estilo neoclásico subraya la estatura de Lincoln -al fin y al cabo, medía 1,80 metros-, así como su sabiduría y su majestuosidad, casi como la de Zeus. En las paredes que rodean al presidente sentado están inscritos dos de sus discursos más famosos, incluido el de Gettysburg. Gestionado por el Servicio de Parques Nacionales, el mejor momento para visitar el Lincoln Memorial es el atardecer en verano, cuando el sol se pone en el estanque reflectante y el mármol casi cobra vida. Es como si se pudiera sentir la presencia de Lincoln.

El edificio del Capitolio de los Estados Unidos

¿Está interesado en visitar el Capitolio? A pesar de lo ocurrido el 6 de enero de 2021, el edificio del Capitolio recibe a estadounidenses y extranjeros durante todo el año. Aquí, es donde los senadores y congresistas se reúnen para discutir, debatir, redactar proyectos de ley y vetarlos. El Capitolio simboliza la libertad, la democracia y el sueño del pueblo estadounidense. Construido en estilo clásico griego y romano, el Capitolio está a la vista de cualquiera que haga un recorrido en autobús o en bicicleta por la ciudad. Explora los artefactos históricos o sigue a un guía por la Cripta, la Rotonda, la Sala Nacional de Estatuas, la Antigua Cámara del Tribunal Supremo y la Antigua Cámara del Senado, incluso puedes acudir a una sesión. Hay un enorme campus que recorrer, con más de 270 acres, incluido el acceso al Jardín Botánico. Regístrate con antelación, ya que las plazas son limitadas y, desde la insurrección del 6 de enero, la seguridad es aún más estricta.

Washington Monument

Los obeliscos se encuentran en todo el mundo. El Washington Monument es una de las estructuras más altas de D.C. y en su momento fue el edificio más alto del mundo (1884). Construido en honor del primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, el Washington Monument es un obelisco de mármol de estilo egipcio de 169 metros de altura que es reconocible desde lejos, especialmente si has visto alguna superproducción de Hollywood en la que aparezcan presidentes estadounidenses. Sube en el ascensor a la cubierta de observación para disfrutar de vistas panorámicas de la ciudad e incluso podrás contemplar todos los museos y lugares históricos de Washington al mismo tiempo. Sal al exterior, siéntate junto a la piscina y observa el reflejo durante el atardecer.

Washington

La Casa Blanca

La casa presidencial más famosa del mundo se encuentra en el número 1600 de la Avenida Pennsylvania. Bautizada como “La Casa Blanca” por el ex presidente Theodore Roosevelt en 1901, el nombre se mantuvo. La Casa Blanca no solo es el hogar de la Primera Familia, sino también un museo de la historia estadounidense. Construida originalmente en 1791 por esclavos, un incendio destruyó la ciudad de Washington, incluida la Casa Blanca, en 1814. Se reconstruyó tres veces en el transcurso de los últimos 200 años y ahora cuenta con 132 habitaciones, incluidas 16 para invitados. Aunque la mayor parte de la espaciosa morada es inaccesible para los visitantes, los turistas pueden visitar La Casa Blanca si rellenan una exhaustiva lista de documentos y conocen a un miembro del Congreso. Te sugerimos que te hagas un selfie desde el exterior de la valla que bordea el edificio.