Descubrimientos

Bienvenidos al segundo número de The Window Seat. El tema de este mes son los «Descubrimientos,» y en él te mostramos lugares y aventuras que reavivarán tu pasión por los viajes.

Maravillas dulces y saladas: la gastronomía vegana ha venido para quedarse. Foto: Kevin McCutchen/Unsplash

Europa para veganos

Estas cinco ciudades, conocidas por su gastronomía carnívora, están abriendo las puertas al veganismo

Europa, famosa por sus estofados, salchichas, embutidos y queso, puede parecer la pesadilla de un vegano (y durante muchos años lo ha sido). Se han dado varios casos de hervíboros que, con toda su inocencia, pidieron lo que parecía un plato vegano del menú de un restaurante y se toparon con sus verduras cubiertas de grasa o de una misteriosa salsa. Las cosas han ido evolucionando, y con las últimas innovaciones en alimentación vegetal y los estudios que vinculan la producción de carne con el cambio climático, hasta los países más carnívoros del continente se están pasando al estilo de vida vegano. Te traemos cinco ciudades conocidas por su amor a la carne donde puedes encontrar mogollón de opciones veganas.

Budapest, Hungría

Los platos húngaros siempre tienen a la carne como protagonista: desde el goulash al pollo paprika. Sin embargo, si visitas la capital encontrarás cada vez más restaurantes con alternativas vegetales. Por ejemplo, en 827 kitchen tienen un bufé con versiones veganas de platos tradicionales del país que cambia cada día. De postre, visita la cafetería Fill Good, donde tienen dulces como los maravillosos rollos de canela. 

Varsovia, Polonia

La cocina polaca es el sueño de cualquier cazador: cerdo, pato y pescado son su santísima trinidad. Comer allí y evitar los productos animales supone todo un reto. Si estás en la capital tienes Vegebistro, un restaurante tradicional con un toque vegano: por ejemplo, tienen pierogis con relleno de patata y “queso”. Krowarzywa es una cadena de hamburgueserías veganas con franquicias en todo el país. 

Praga, República Checa

Al igual que sus vecinos del este, la República Checa no es conocida por sus delicias vegetarianas. Pero no temas: en Praga, los restaurantes veganos están saliendo de debajo de las piedras. Por ejemplo, Lehkahlava, un acogedor restaurante sirve versiones veganas de platos checos, además de tofoie gras (paté de tofu). En Chlebíček Store venden bocadillos veganos de guacamole, hummus o puré de remolacha. 

Barcelona, España

Nuestro país es algo más abierto para los vegetarianos, pero los veganos lo tienen más difícil: muchos de nuestros platos llevan huevos, queso y pescado. En la capital catalana encontrarás BarCeloneta, un bar de tapas vegan-friendly. ¡Hasta la paella lleva gambas de tapioca! Si quieres algo más fresco, haz una parada en Vegan Bowls, donde preparan boles poke con “atún” y donuts a punta pala.

Módena, Italia 


La región de Emilia-Romagna es conocida por sus platos ricos en carnes y quesos, pero no te preocupes: los italianos no se olvidan de los hervíboros. En Módena encontrarás la Bottega Vegana, un restaurante dedicado a ofrecer delicias italianas como carpaccio de nabo rojo o piada (unos bocadillos de la zona) de verduras y mayonesa vegana. loVeg tiene lasaña vegana y tortellinis frescos del día. No puedes visitar Italia sin tomarte un helado, y en Bloom Gelato un 30 % de su selección son veganos. ¡Nos encanta el sorbete de ginebra! 

*Este artículo se escribió antes de la COVID-19. Desde que empezó la pandemia, las normas de viaje han estado cambiando constantemente. Tanto las fronteras como los restaurantes y otros locales pueden estar cerrados de manera temporal o permanente. Para viajar con mayor seguridad, consulta nuestro Open Travel Index, con las últimas restricciones y directrices.