Rejuvenecer

Bienvenidos al sexto número de The Window Seat. Este mes, mientras el invierno va terminando, salimos de la hibernación para rejuvenecer nuestra mente, cuerpo y alma.

Revitaliza cuerpo y alma en una de las 15 ciudades spa históricas de la UNESCO. Foto: Shutterstock

Spas históricos en Europa

Relájate y rejuvenece en estas ciudades balneario que son Patrimonio Mundial de la UNESCO

El 2020 será recordado para siempre como el año del COVID. Sin duda, las tensiones del año pasado superaron con creces sus alegrías. Nuestro bienestar físico y mental estuvieron a prueba de maneras que nunca podríamos haber imaginado. 

Mientras la pandemia sigue a tope, las vacunas y la relajación de algunas restricciones han supuesto para todos un pequeño alivio. Aún así, necesitaremos refrescarnos y cuando los viajes vuelvan a
la normalidad.

Los spas abundan en muchos lugares. Un spa diurno es un buen regalo cuando se trabaja durante largas horas, pero para disfrutar en serio, visita una de estas cinco ciudades históricas, miembros de los Grandes Balnearios de Europa de la UNESCO. Aunque la lista oficial de la UNESCO es de 15, la hemos reducido a nuestras favoritas.

Baden-Baden, Alemania

Baden-Baden, en la Selva Negra, ha sido durante mucho tiempo un refugio de bienestar.
Foto: Shutterstock

Situado en la Selva Negra, Baden-Baden ha sido durante mucho tiempo sinónimo de balneario. Los romanos se establecieron en la ciudad en el año 80 D.C., trayendo consigo sus tradiciones termales. Pero no fue hasta el siglo XIX que los europeos adinerados se dirigieron aquí para tomar las aguas medicinales. Haz un recorrido por los baños romanos en Römerplatz o visita el casino Tony en el histórico Kurhaus. 

Baden-Baden

Verde y resplandeciente con jardines y rutas de senderismo, Baden-Baden ofrece un respiro del ajetreo de la gran ciudad, especialmente en temporada baja. Visita el balneario de Caracalla para bañarte en las piscinas cubiertas y al aire libre del manantial de Friedrichsstolle o regálate un masaje. No querrás irte nunca.  

Dónde quedarse: Atlantic Park Hotel
Este histórico hotel está situado a orillas del río Oos y ofrece vistas al parque, así como 53 habitaciones y suites en cuatro plantas decoradas con mobiliario tradicional.

Luhačovice, República Checa
Mientras que Karlovy Vary se lleva la fama, Luhačovice, con sus 14 manantiales minerales, es la verdadera joya de la República Checa. Situado en la frontera con Eslovaquia, en los Cárpatos, Luhačovice tiene sólo 6.000 habitantes y es una ciudad muy tranquila con una historia que se remonta a mediados del siglo XVII, cuando la familia Serenyi descubrió una forma de aprovechar los poderes restauradores de los manantiales naturales de la zona. 

Luhačovice

Vete a Lázeňské náměstí (Plaza del Balneario) y admira la arquitectura del Duque Jurkovič. Este contribuyó a dar a la ciudad su aspecto de cuento de hadas con su trabajo en Sluneční lázně y Vodoléčebného ústavu. Relájate con una estancia de una semana, aprobada por los médicos, en la que podrás beber de una variedad de manantiales que dicen tratar enfermedades respiratorias, musculoesqueléticas, digestivas y circulatorias.

Montecatini Terme, Italia
Los italianos fueron unos de los primeros en reconocer los poderes curativos de los manantiales, por lo que no es de extrañar que la ciudad toscana de Montecatini Terme sea una de las más populares del continente. Los romanos construyeron baños aquí, pero fue el Gran Duque Pietro Leopoldo de Lorena quien consolidó los manantiales en el siglo XVIII, construyendo el Bagno Regio (Baño Imperial) y las Terme Leopoldine (Baños de Leopoldo), entre otras estructuras.

Montecatini Terme

Pasa por debajo de las avenidas arboladas y toma el antiguo funicular de Viale Verdi a Piazza Giusti para admirar los montes Apeninos y el Valle de Nievole. Visita el complejo de Tettuccio Terme para maravillarte con sus elaborados frescos y obras maestras del art nouveau mientras bebes de los altares de mármol que brotan con el agua de los cuatro manantiales principales de la ciudad. 

Dónde quedarse: Hotel Adua & Regina di Saba 
Este refugio con un spa y piscinas durante todo el año, cuenta con coloridos interiores, habitaciones y suites con baños de spa y modernas comodidades.

Spa, Bélgica
El nombre de esta ciudad lo dice todo. Spa es un tranquilo refugio en las Ardenas, favorecido por los locales pero muy olvidado por los turistas. Eso puede cambiar este año, ya que el bienestar
es tendencia. 

Spa

Las raíces terapéuticas de la ciudad son, para variar, romanas. El filósofo Plinio el Viejo ya habló sobre sus aguas curativas en el siglo I a.C. La nobleza europea (gracias a Pedro el Grande) llegó inundando la ciudad de art nouveau en el siglo XVIII, pero su popularidad como centro turístico disminuyó en favor de Baden Baden y Vichy. 

Toma el funicular hasta el Spa Les Thermes, un moderno complejo con piscinas cubiertas y al aire libre, así como saunas y salas de vapor. Sumérgete en aguas ricas en hierro en una bañera de cobre mientras admiras el verdor y la exuberancia del bosque valón desde el mirador. Aquí, el estrés y la hipertensión se disuelven mientras la piel se rejuvenece.

Dónde quedarse: Manoir de Lébioles
Este hotel que en su día fue una lujosa mansión cuenta con una gran cantidad de lujos: desde un centro de bienestar hasta camas de cuatro postes y chimeneas en cada habitación. 

Vichy, Francia
Vichy, la “reina de las ciudades spa”, evoca imágenes de bienestar: las duchas de Vichy son uno de los tratamientos más terapéuticos que hay. Los aficionados a la historia militar reconocerán su importancia como sede del controvertido gobierno de Vichy en los años 30 y 40. Aún así, esta ciudad de Auvernia, a tres horas al sur de París, tiene profundas raíces en la industria del bienestar. Los romanos crearon una versión antigua de una sala de vapor y, en el siglo XVIII, el Dr. Jacques-Francois Chomel modernizó la práctica. Un siglo después, el emperador Luis Napoleón III decretó que sería la ciudad spa preeminente en Europa en un intento de superar a los alemanes. 

Vichy

Comienza tu viaje en el Parc des Sources, un amplio espacio verde creado por Napoleón III. Pasea bajo los castaños mientras admiras los edificios modernistas. En el histórico Halls des Source, una estructura de cristal y hierro construida en 1903, encontrarás a la gente del lugar acudiendo en masa a beber de seis manantiales, todos ellos con propiedades terapéuticas. Disfruta también de otras curas, como las destinadas a aliviar los trastornos digestivos y circulatorios. 

Dónde quedarse: Hôtel de Grignan
A pocos pasos de los baños termales, este lujoso hotel cuenta con un centro de bienestar, incluyendo un hamán, así como modernas habitaciones con muebles de piel y baños de spa.