Las calles de Córdoba están pavimentadas con flores. Foto: Shutterstock

Cosas que hacer en Córdoba, España

Descubre las mejores cosas que hacer y ver en esta histórica ciudad del sur de España

Published 07/15/2022 by Becky Mumby-Croft

En el sur de España, en el corazón de la región de Andalucía, se encuentra la antigua ciudad de Córdoba. Con más de 2.000 años de antigüedad, Córdoba cuenta con una rica historia gracias a la confluencia de culturas y religiones que la hicieron su hogar. Esa influencia aún puede verse y sentirse hoy en día.

Fundada por el general romano Claudio Marcelo en el siglo II a.C., la ciudad floreció bajo su mandato. Luego llegaron los árabes en el año 711, que convirtieron a Córdoba en la nueva capital de Al-Andalus, de ahí el nombre moderno de la región, y añadieron a su paisaje urbano hospitales y bibliotecas, por no hablar de 300 mezquitas. Hasta la reconquista cristiana, la importante población judía también prosperó en Córdoba. Este mestizaje de culturas y tradiciones hace de Córdoba una ciudad que merece la pena visitar. Es la única ciudad española que cuenta con cuatro lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Córdoba

Aunque abundan los lugares históricos, hoy en día Córdoba es una metrópolis próspera y moderna. A solo un viaje rápido desde Sevilla y Granada, Córdoba es el complemento perfecto para un viaje por Andalucía. Estas son nuestras recomendaciones de cosas que ver y hacer en Córdoba.

Dónde comer

Al igual que en muchos lugares de España, en Córdoba se pueden encontrar excelentes locales de tapas, pero hay un par de platos que son exclusivos de la ciudad y la región. El flamenquín es una delicia local hecha con lonchas de jamón serrano que se envuelven en un lomo de cerdo y luego se empanan y fríen; piensa en una milanesa enrollada con jamón y te harás una idea. Para probarlo, vete al Café Bar Hermanos Bonillo, un sencillo restaurante cercano a los Jardines Elena Moyano. La versión de Hermanos Bonillo es extra larga, por lo que es posible que tengas que regarla con una Estrella Galicia y reunir a un par de amigos para compartirla, no digas que no te lo advertimos.

Otra especialidad de la zona es el salmorejo, una sopa fría elaborada con tomate, pan, ajo y aceite de oliva, y aderezada con jamón serrano y huevos. Aunque se elabora con ingredientes sencillos, esta sopa está llena de sabor y es una opción popular durante las altas temperaturas de la primavera y el verano.

Dirígete a la Taberna El Abanico, un restaurante que sirve el salmorejo más suave de Córdoba. Este moderno restaurante, situado junto a la Mezquita Mayor, cuenta con una decoración fresca y moderna, con adornos florales y abanicos vanguardistas. La Taberna El Abanico apuesta por los productos y vinos andaluces, por lo que su salmorejo es de lo más auténtico que se puede encontrar.

También puedes visitar el Mercado Victoria, el primer mercado gastronómico de Andalucía. Este espacio cubierto se remonta al siglo XIX como lugar de encuentro y mercado de alimentos. Hoy en día, ofrece más de 20 puestos de comida y el ambiente es muy animado. Disfruta de todo, desde el salmorejo hasta otras delicias andaluzas como las sardinas asadas y las tortillas de camarones. Si el tiempo es especialmente soleado -y estamos en Andalucía, ¿por qué no iba a serlo?-, coge tu comida y veta a la zona de asientos al aire libre, cubierta de parras. Es el lugar ideal en un caluroso día de verano para mantenerse fresco.

Córdoba

¿Busca algo dulce? Entonces tienes que probar el pastel cordobés, que, como su nombre indica, es único en la ciudad de Córdoba. Este pastel especial tiene capas de hojaldre y está relleno de espaguetis azucarados -sí, has leído bien-, pero créenos, está delicioso. Vete a Roldán, una popular pastelería que se encuentra por toda Córdoba, para probarlo.

Qué hacer

Córdoba está en el mapa por su famosa mezquita, una impresionante obra arquitectónica que se encuentra en el corazón de la ciudad y es una de las principales cosas que ver en Córdoba. La Gran Mezquita de Córdoba (conocida localmente como la Mezquita) se remonta a la época romana. Originalmente era una iglesia y se construyó hace más de 1.500 años en honor al dios romano Jano. Aunque no queda mucho de la iglesia original, todavía se pueden ver las 850 columnas que sostienen la estructura principal de la mezquita en su forma actual.

En 784, el emir Abd ar-Rahman I, gobernante musulmán de Córdoba, decidió convertir la iglesia en una mezquita de estilo omeya. Utilizando las columnas romanas existentes, la mezquita pronto se convirtió en uno de los edificios más grandes del mundo islámico y fue un lugar de reunión para los fieles musulmanes durante los siguientes 300 años. Sin embargo, no iba a durar. Con el inicio de la Reconquista cristiana en 1236, la mezquita fue reutilizada, y Fernando III y los posteriores gobernantes cristianos de Córdoba implementaron florituras góticas, renacentistas y barrocas a lo largo de los años al convertirla en una catedral católica.

En la actualidad, la mezquita de Córdoba suele denominarse mezquita-catedral para reconocer la rica historia del impresionante edificio. La Gran Mezquita está abierta todo el año y da la bienvenida a los visitantes en su grandioso interior, pero pide que todo el mundo sea respetuoso con los que todavía utilizan la Gran Mezquita como lugar de culto.

El Patio de los Naranjos se encuentra a la entrada de la Gran Mezquita. Es una plaza impresionante que ha cambiado poco desde que se construyó junto a la Mezquita. En el patio encontrarás relajantes fuentes de agua y decenas de naranjos, cuyo aroma endulza el aire cuando están en flor. A lo largo de un lado de la plaza, verás varios arcos de herradura ornamentados que te llevarán a la entrada de la mezquita.

Alrededor de la Mezquita Mayor se encuentra el casco antiguo de Córdoba, uno de los más grandes de Europa y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pasea por las calles desordenadas que se construyeron a propósito para crear sombras y que los residentes se mantuvieran frescos en los días calurosos. Piérdete mientras exploras los emblemáticos edificios blancos y las calles adoquinadas. Asegúrate de encontrar la idílica Calleja de Las Flores, un pintoresco y estrecho callejón, donde las paredes están adornadas con macetas con flores.

En toda Córdoba verás influencias de su herencia romana, árabe y cristiana, pero también hubo una importante comunidad judía que vivió en la ciudad entre los siglos X y XV. Descubre más sobre su historia en la judería de Córdoba, bien conservada, que se encuentra en el centro histórico.

Córdoba

Aquí encontrarás la Sinagoga de Córdoba, que es uno de los edificios medievales mejor conservados de España y una de las pocas sinagogas que quedan en el país. La ornamentación en piedra, con inscripciones en hebreo que cubren las paredes, es un espectáculo para la vista. Después de que España expulsara a la comunidad judía, los cristianos utilizaron el edificio como hospital, ermita y luego como escuela. No fue hasta el siglo XIX cuando España otorgó a la sinagoga la categoría de monumento nacional.

Si quieres aventurarte fuera del Casco Antiguo hacia otras partes de Córdoba, encontrarás muchas reliquias para mantenerte ocupado. Para saber más sobre la influencia romana en la ciudad, vete al Ayuntamiento de Córdoba y te encontrarás con las magníficas ruinas del Templo Romano. Aunque no está totalmente intacto, lo que queda del templo sugiere que habría sido de gran escala y un lugar para adorar a los dioses romanos. En la actualidad, se pueden ver restos de sus cimientos y del altar, así como varios de los fustes de las columnas.

Si quieres ver más artefactos romanos, cruza el Puente Romano. Esta impresionante obra de ingeniería domina el río Guadalquivir y conduce a la Gran Mezquita. Construido originalmente por los romanos bajo la atenta mirada del emperador Augusto, aún se pueden ver los 16 cimientos originales. Sin embargo, como la mayoría de las cosas en Córdoba, el puente fue cambiado por los árabes a la estructura que vemos hoy. El puente creaba una importante barrera para la ciudad y protegía a los habitantes de los ataques. Admire la estatua de San Rafael, el patrón de la ciudad, en el centro. Al cruzar el puente, a menudo verás a los cordobeses rezando ante la estatua o dejando velas encendidas en su honor.

Al otro lado del puente se encuentra la Torre de la Calahorra. En un principio se encontraba en el emplazamiento de un castillo árabe, pero Enrique II de Trastámara construyó la torre para poder crear una fortificación defensiva que protegiera la ciudad de los ataques de su propio hermano, Pedro I (también conocido como Pedro el Cruel). Si te gustan las alturas, sube la estrecha escalera de caracol hasta la cima de la torre para disfrutar de algunas de las mejores vistas de Córdoba.

En el interior de la Torre se encuentra el Museo Vivo de Al-Andalus, donde podrás descubrir más sobre la rica historia de Córdoba. El museo le hace retroceder en el tiempo hasta la Edad Media. Aquí podrás descubrir por sí mismo cómo convivían las tres religiones que dominaban la ciudad. Hay ocho salas en el museo y, al recorrerlas, descubrirás artefactos como herramientas, pinturas y tapices de la época.

Sin embargo, Córdoba no es solo edificios antiguos, también es una próspera ciudad española llena de vida moderna. Al igual que el resto de la región de Andalucía, Córdoba adora el flamenco. Entrelazado con la historia de la región, se dice que el flamenco se remonta al siglo IX, cuando el pueblo gitano emigró a la región desde la India. Con el tiempo, otras influencias de las culturas cristiana, árabe y judía afectaron al baile y lo convirtieron en lo que es hoy. En 2010, la UNESCO otorgó al baile la categoría de Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad para reconocer la importancia cultural de los flamencos para la región y para España.

Al ser una parte fundamental de la cultura andaluza, es de esperar que haya bares y festivales de flamenco por toda la comunidad, pero especialmente en Córdoba. A lo largo del año, descubre los numerosos festivales flamencos que se celebran en la ciudad. Uno de los más importantes es la Noche Blanca del Flamenco, que se celebra en junio. Durante dos noches al año, Córdoba se convierte en un mar de aficionados al flamenco en ciernes que lucen trajes tradicionales como los vestidos de gitana de lunares. El festival monta escenarios en los lugares más emblemáticos de la ciudad, y durante las dos noches, algunas de las mayores estrellas del flamenco, a nivel mundial y local, actúan ante el público.

Si no puedes venir a Córdoba en junio, hay muchos bares que organizan noches de flamenco durante todo el año. El Tablao El Cardenal es uno de los lugares más populares de Córdoba para disfrutar de este arte. Abierto desde hace 25 años, el bar ofrece cada noche un espectáculo a los asistentes. El espectáculo, de dos horas de duración, tiene lugar en el recinto del antiguo palacio arzobispal, a la sombra de la Mezquita Mayor, y ofrece a los asistentes el show de cinco de los bailarines más premiados de la ciudad.

Si te encuentras en la ciudad durante el mes de mayo, te espera un espectáculo floral. Durante las dos primeras semanas de cada año, los cordobeses abren sus patios privados -que se dice que son los más bonitos de España- para la Fiesta de los Patios. Durante 12 días, podrás asomarte a estos clásicos patios españoles y admirar el colorido de las flores que cuelgan de las paredes y se derraman por los balcones. Cada año, podrás realizar diferentes rutas para descubrir los innumerables patios.

Dónde alojarte

Soho Boutique Córdoba

Soho Boutique ofrece un respiro moderno en esta ciudad antigua. Este elegante hotel se encuentra en el corazón de Córdoba y está a un paso de las principales atracciones de la ciudad, como la Gran Mezquita y el Templo Romano. En el interior del hotel, las comodidades son modernas, pero con reminiscencias del pasado. Todas las habitaciones tienen un diseño contemporáneo con paredes de acento y muebles instagramables. Sumérgete en la piscina de la azotea o haz un par de largos para combatir el calor del verano.

Córdoba

Eurostars Patios de Córdoba

Uno de los pocos Eurostars de Córdoba, Patios de Córdoba, es una fusión de diseño español moderno y las antiguas influencias que conforman la ciudad. La mejor muestra de ello es el impresionante vestíbulo del hotel, que consta de tres patios interiores, de estilo típico andaluz, con arcos y suelos de baldosas. Las habitaciones tienen un diseño sencillo con acentos que recuerdan la historia de la zona, así que espera cojines con dibujos, paredes con acentos de piedra y ornamentos. Desde la terraza de la azotea, podrás disfrutar de las vistas de la torre de la Mezquita.