Cardiff is a thriving harbor city with lots to offer. Credit: Andres Masters/Unsplash

Las mejores cosas que hacer en Cardiff

Te mostramos qué hacer, ver y descubrir en la capital galesa

Published 05/12/2022 by the-window-seat

Gales es famosa por sus dos grandes pasiones: el rugby y el canto; y recibe el sobrenombre de “Tierra de la Canción”, apodo que se ganó tras la afluencia de inmigrantes en el siglo XVIII, que venían a trabajar a las minas y cantaban para mantener alta la moral.

Cardiff preside el país como bulliciosa capital, y está repleta de antiguos castillos, locales (casi santuarios) donde se toca música acústica en directo y un impresionante estadio multiusos con una capacidad de 75.000 asientos. No hay nada como estar en Cardiff cuando la venerada selección galesa de rugby juega contra sus oponentes. El estadio se llena de vida con los hinchas eufóricos entonando himnos como el Calon Lân.

¿No eres aficionado al deporte? No te preocupes. Hay muchas otras cosas que disfrutar en la ciudad, y desde la remodelación del Millennium, Cardiff es ahora un hervidero de restaurantes elegantes y mercados de barrio, con sus encantadores muelles plagados de boutiques. Veamos cuáles son las mejores cosas que ver y hacer en Cardiff.

Cardiff

Dónde comer

La capital de Gales es un importante destino gastronómico, desde los restaurantes de alta cocina del centro de la ciudad hasta el animado mercado de Cardiff, un tradicional mercado victoriano que vende especialidades locales como el bara lawr (en inglés: laverbread). Esta exquisitez es una delicada alga extraída de la costa galesa, que se sirve con marisco o con tostadas calientes con mantequilla. Merece la pena degustar su preciado sabor único.

Wales

Cuando estés paseando por la calle y pensando en dónde comer en Cardiff, acércate al Society Standard, en Gabalfa. Diseñado para jóvenes profesionales, este restaurante retro tiene un aire industrial con paredes de ladrillo visto y grafitis. Disfruta de pequeñas raciones de chorizo salteado, baba ganoush y calamares frescos de las costas cercanas. Acompáñalo todo con una pinta de cerveza artesanal local.

Siguiendo por otros lares, el bistró de estilo galo (que no galés) Bully’s utiliza ingredientes tradicionales galeses para dar un nuevo giro a los clásicos franceses, como el filete galés curado en seco con alubias francesas y una intensa salsa de setas silvestres. Este restaurante de decoración ecléctica también cuenta con una lista de vinos cuidadosamente seleccionados y con denominaciones de origen de toda Francia.

France

Si tus papilas gustativas quieren viajar más allá de las fronteras galesas, el restaurante sirio Shaam Nights atrae clientes gracias a sus faroles de bronce de Damasco y a un mosaico bizantino en espiral. Esta cantina halal no sirve alcohol, pero sí un buen café sirio que será el complemento perfecto para platos como el fattoush, su ensalada de hojas marinadas con sirope de granada, y el kubba labaniya, cordero desmigado y frito, servido con salsa de yogur y hierbas.

Qué hacer

El castillo de Cardiff se encuentra en el corazón de la capital, donde mágicas torres de cuento de hadas envuelven una historia que abarca más de 2.000 años, desde soldados romanos hasta nobles caballeros. Con una enorme riqueza, el tercer marqués de Bute, en colaboración con el excéntrico arquitecto William Burges, transformó el castillo de Cardiff en el siglo XIX. 

Encontrarás unos interiores opulentos y llenos de murales, madera tallada y vidrieras. Pasea por los lujosos apartamentos del Castillo de Cardiff y visita los refugios de la guerra en los túneles del castillo que se utilizaron para protegerse de los ataques aéreos durante la Segunda Guerra Mundial. También puedes reservar un banquete tradicional con comida galesa, vino y música en el sótano del siglo XV.

En la Bahía de Cardiff, haz una parada en el famoso Wales Millennium Centre, el palacio de las artes de la nación, que cuenta con el mejor teatro del país. Aquí podrás asistir a musicales del West End, óperas y exposiciones de arte. Pasea por la presa de la Bahía de Cardiff, con imponentes vistas sobre el estuario del Severn, antes de dirigirte a Mermaid Quay (el muelle de la Sirena), donde encontrarás un sinfín de cosas divertidas que hacer en Cardiff. Se trata de un distrito frente al mar que alberga más de 30 restaurantes, cafés y bares, además de magníficas boutiques donde podrás comprar regalos típicamente galeses hechos a mano. Si el estar rodeado de torres marítimas, columnatas y puentes no te parece suficiente emoción, los yonquis de la adrenalina siempre pueden darse un paseo en un Berry Boat por la bahía.

Ya fuera de la bahía, si buscas qué hacer en Cardiff en otras zonas, coge un bus desde el centro de la ciudad para llegar en unos 30 minutos a los Dyffryn Gardens, un tesoro escondido compuesto por 22 hectáreas de jardines eduardianos que incluyen una gran mansión victoriana. A principios del siglo XX, el arquitecto paisajista Thomas Mawson diseñó íntimas estancias ajardinadas como el Patio Pavimentado, el Jardín Mediterráneo y el Jardín Pompeyano, que merecen ser descubiertos.

En el lado este del jardín se encuentra el arboreto de Dyffryn, que se extiende a lo largo de casi 9 hectáreas y cuenta con 17 árboles campeones, los más grandes de su clase en las Islas Británicas.

Cardiff

Dónde dormir

voco St. David’s Cardiff

Situado en el paseo marítimo de la Bahía de Cardiff, el St. David’s Cardiff, de cinco estrellas, es un hotel boutique que endulza tu check-in con pasteles galeses de bienvenida. El voco St. David’s Cardiff tiene un diseño scandi, tirando al minimalismo, y habitaciones con ventanales que ocupan la pared entera (además de balcones) desplegando imponentes vistas a la Bahía de Cardiff. Pasea por la reserva de 8 hectáreas de marismas que se encuentra justo al lado o dirígete a su espectacular Marina Spa. Este último pone a disposición de los huéspedes dos piscinas de hidroterapia, una sauna y un moderno gimnasio.

New House Country Hotel Cardiff

Escondido en las colinas galesas, el New House Country Hotel Cardiff presume de su exterior georgiano y de unas impresionantes vistas del Valle de Glamorgan y del skyline de la ciudad. A menos de 5 km del castillo de Caerphilly, del siglo XIII, New House data del 1700 y está impregnado de elementos de la época, desde una fuente de piedra de tres niveles hasta una armadura, incluyendo solemnes chimeneas con fuegos de leña crepitantes. Las habitaciones presentan detalles tradicionales como largas cortinas, murales, sillas de madera con respaldo en forma de escudo y bañeras exentas.