Poder ser alguien totalmente distinto una noche al año y admirar otros disfraces hacen que Halloween sea tan divertido. Foto: Shutterstock

Un Halloween a la europea

Descubre los lugares más espeluznantes de Europa y los orígenes de la fiesta americana

Published 10/01/2021 by Lisa Hübener

Halloween está a la vuelta de la esquina, y los amantes del terror lo saben. Ataviados con espeluznantes disfraces, los pequeños fantasmas van de casa en casa, mientras que los vampiros, monstruos y demonios de más edad optan por emborracharse y bailar toda la noche.

Halloween es una fiesta estadounidense y, como muchas otras tradiciones de este país, llegó al Nuevo Mundo a través de los inmigrantes, en este caso los irlandeses. Halloween (originalmente la víspera de Todos los Santos) se basa en las tradiciones paganas y celtas de Irlanda que celebran la noche anterior al Día de Todos los Santos, antes conocido como Samhain

En el ámbito celta, el Samhain marca el final del verano y la última cosecha, pero también es el momento en que se abre la puerta al mundo sobrenatural y a los muertos. Antiguamente, se creía que los difuntos visitaban a sus familiares, que los recibían con luces y golosinas, mientras que se usaban disfraces terroríficos para protegerse de los espíritus vengativos que pudieran haber atravesado el portal hacia el mundo de los muertos. 

Aunque el aspecto de la cosecha fue perdiendo importancia con el paso de las décadas, Halloween en Estados Unidos siempre ha tenido que ver con los demonios, los duendes y la hora de las brujas. Y seamos sinceros: ¿a quién no le gusta disfrazarse o atiborrarse de dulces? Acompáñanos en este diabólico recorrido por los lugares más espeluznantes de Europa.

Dublín

La Isla Esmeralda no sólo es la cuna de Halloween, sino que también ofrece un escenario único para una celebración exitosa: pintorescos castillos, casas señoriales y lugares místicos.
La capital de Irlanda es el punto de partida perfecto para tu espeluznante estancia. Disfrázate y súbete al Ghost Bus Tour. Durante dos horas en las que se te pondrá de piel de gallina, te adentrarás en la oscura historia de la ciudad y visitarás nefastos lugares históricos como el Castillo de Dublín, St. Audoen’s (también conocido como «el infierno») y Kilmainham Gaol.

Según la leyenda, Samhain, el precursor irlandés de Halloween, se originó hace más de 2.000 años en el condado de Meath, en el valle del Boyne, que está a sólo unos 50 kilómetros de Dublín. Entonces, como ahora, en la colina de Ward se celebraban festivales y otros eventos. En torno a Halloween podrás participar en dos festivales muy especiales: el Festival de Halloween de Púca y el Festival de Samhain. Te espera una mágica mezcla de folclore, comida, mitos y música.

Por cierto, ¿sabías que Bram Stoker, el autor de «Drácula», era irlandés? Se puede visitar la casa donde nació en Dublín, o pasar por el Castillo de Drácula (no el de Rumanía) cuando reabra.

Transilvania

Ningún viaje de los horrores estaría completo sin una visita a Transilvania, el escenario del icónico «Drácula». Aunque la figura literaria de Stoker se basa en Vlad III Drăculea de Valaquia (alias Vlad el Empalador porque le gustaba colocar las cabezas de sus enemigos en picas), el castillo de Bran, en Transilvania, se considera el castillo de Drácula.

El castillo de Bran está a unos 115 kilómetros de Bucarest y, con más de medio millón de visitantes al año, se llena de gente cuando llega el otoño. En torno a Halloween, se puede pasar la noche en el emblemático castillo. Adéntrate en su historia en una exclusiva visita nocturna y luego disfruta de una cena tradicional rumana.

Otro punto de interés espeluznante es el bosque de Hoia, en Transilvania, considerado el más terrorífico del mundo. Según la leyenda, un pastor desapareció allí sin dejar rastro junto con su rebaño de 200 ovejas. Desde la década de 1960, también hubo varios avistamientos de ovnis, cuyo supuesto lugar de aterrizaje es un claro circular en el bosque donde no crece nada. Asegúrate de llevar un mapa de papel (porque ni el GPS ni los dispositivos electrónicos funcionan aquí) cuando te adentres en el bosque… si te atreves.

Harz, Alemania

Si el terror te da demasiado miedo pero le gusta lo sobrenatural y lo místico, las montañas de Harz son para ti. Esta cadena montañosa y parque nacional se encuentra en Sajonia-Anhalt en Alemania. La región es conocida por sus numerosas leyendas y lugares asociados a las brujas. 

El Brocken, la montaña más alta del Harz, aparece repetidamente en la literatura (por ejemplo, en el «Fausto» de Goethe) y en el cine con el sobrenombre de «Blocksberg».
En lugar de pasear por el barrio disfrazado, puedes recorrer el Camino de las Brujas del Harz con botas de montaña. Este sendero encantado tiene una longitud de unos 100 kilómetros y va desde Osterode, pasando por el Brocken, hasta el Lugar de Baile de las Brujas, en Thale, con su
mágica cabaña.

Por colinas y valles, la ruta atraviesa bosques de hoja perenne, desfiladeros rocosos y páramos milenarios que evocan una atmósfera mística. Pueblos pintorescos con entramados de madera como Quedlinburg y lugares famosos como la Escalera de la Bruja (una extraña formación de piedra en el Wurmberg) ofrecen variedad y muchos lugares para hacer fotos. Las brujas están omnipresentes en la región del Harz, y aunque los grandes festivales suelen tener lugar en la Noche de Walpurgis (Noche de las Brujas), también se puede celebrar Halloween en los pueblos pequeños, si todavía tienes fuerzas después del senderismo.