Rejuvenecer

Bienvenidos al sexto número de The Window Seat. Este mes, mientras el invierno va terminando, salimos de la hibernación para rejuvenecer nuestra mente, cuerpo y alma.

Have you ever seen a beach as Nice as this? Credit: John Jason/Unsplash

Niza: guía de la ciudad

Los cafés frente al mar y una postal mágica junto a la costa te están esperando en esta joya de la Riviera Francesa

Niza representa la entrada a la belleza de la Riviera Francesa, donde el agua es de un azul intenso y la gente descansa en la arena dorada de sus playas. Desde todos los rincones acuden los viajeros a disfrutar de los atractivos del viejo continente, en una ciudad con mucha vida. 

Se trata del segundo destino más popular de Francia, debido a sus llamativas tiendas, un paseo marítimo de lo más animado, restaurantes elegantes y bares de moda. Asimismo, es un trampolín perfecto para descubrir destinos cercanos, como Mónaco, Cagnes-sur-Mer o Cannes. Las ciudades costeras italianas de San Remo y Savona también están bastante cerca. 

Deja que te refresquen las fuentes de agua en el Promenade du Paillon.
Foto: Nick Karvounis/Unsplash

Quizás sea por eso que Niza contiene una mezcla de Italia y Francia, fácilmente visible en su arquitectura o su ritmo de vida. Las calles del Vieux, el casco antiguo de esta urbe, revelan esa combinación con sus fachadas estrechas de estilo italiano. Por otra parte, el dialecto nizardo es una variedad del occitano. La historia de Niza está bañada por el arte, ya que genios como Matisse, Renoir y Picasso encontraron aquí la inspiración. Es además un paraíso para los sibaritas, por sus mercados de comida y bistros refinados en cada esquina. 

Conjuga de manera perfecta su encanto urbano con la naturaleza exuberante de la costa, entre edificios históricos y cafés al lado del mar. Una escapada a Niza tiene un “algo” especial. 

Dónde comer

La unión entre la cultura francesa e italiana se comprueba sobre todo en la gastronomía de Niza. Las recetas más comunes incluyen el socca, una especie de pan plano sin gluten, hecho con harina de garbanzo; los ravioli niçois, una pasta rellena de carne picada y acelgas; la soupe au pistou, una sopa de verduras con especias, coronada con una cucharada de pesto; o la tourte de blettes, un pastel con pasas y piñones. 

Todos los habitantes de Niza (incluidos los chefs de los restaurantes) se dirigen al Mercado de Cours Saleya para conseguir los ingredientes locales más frescos. Está considerado como uno de los mejores mercados de Francia, por el Consejo Nacional de las Artes Culinarias. Entre los puestos abundan también las tiendas de flores, llenas de geranios y dalias. Date una vuelta para captar el olor de las verduras, las frutas y los quesos. 

Si prefieres comer fuera antes que cocinar, acércate hasta Polly and Cie para saborear sus famosos fideos chinos. Su menú siempre está cambiando, en función de los ingredientes propios de cada temporada. Así, cada día te encontrarás con platos diferentes y frescos. 

Es evidente que la cocina principal de Niza es la del sur de Francia. Sin embargo, si estos sabores no son tu fuerte puedes acudir a Miamici, una trattoria muy popular en el Boulevard Victor Hugo. En este restaurante las hierbas, el aceite de oliva y las verduras están a la orden del día. Los clásicos italianos como la burrata con mermelada de tomate, los ñoquis con atún o los tagliatelle con carrillera de cerdo son algunos de los platos estrella. Si quieres experimentar un poco, prueba el carpaccio de besugo con hinojo y semillas de granada o el tataki de ternera con ricotta. La decoración de este local incluye cojines de color turquesa o paredes con papeles estampados de flores, ofreciendo un ambiente relajado y elegante, perfecto para pasar una agradable velada acompañada de una copa de vino. 

Qué hacer

Como ya te hemos adelantado, una de las atracciones principales de Niza es el Mercado de Cours Saleya, en el casco antiguo. Es un espacio muy llamativo para pasar el tiempo, recorriendo sus numerosos puestos, probando alguna de sus delicias o llevándote un recuerdo original. Puedes comprar algo para el desayuno o una flores que alegren tu habitación de hotel. Lo más recomendable es que llegues antes del mediodía, ya que el mercado cierra temprano. 

Si quieres tener una experiencia única, súbete al tranvía 1, que va desde el centro de la ciudad hasta la Gare du Sud. La antigua estación de tren se ha convertido en un lugar de paso muy concurrido, llena de cafés, puestos de comida y tiendas de ropa. Como parte del plan de renovación de este barrio, la estación es ahora en un sitio perfecto para el shopping que conserva sus detalles arquitectónicos. Explora la biblioteca o aprovecha para una sesión de cine. 

Los amantes del arte no pueden dejar pasar la oportunidad de visitar el Museo Matisse, en el barrio de Cimiez. El célebre pintor y escultor trabajó con todo tipo de materiales y técnicas que hoy se pueden admirar en este museo. Contempla sus dibujos, sus grabados, sus esculturas y sus pinturas en el interior de esta villa genovesa. Matisse tenía una relación muy especial con Niza, la visitó por primera vez en 1917 y pasó allí prácticamente el resto de su vida. Puedes presentar tus respetos a este genio en el Monasterio Notre Dame de Cimiez, donde está enterrado. 

Para todos los aficionados a la música, The Electric Monk supone una parada obligatoria. Se trata de una tienda de discos en Alberti Road, que vende vinilos vintage de The Smiths, Madonna, Vanessa Paradis o Grace Jones, entre muchos otros. Es una buena ocasión para retroceder en el tiempo mientras visitas Niza. 

Dónde dormir

Ibis Styles Nice Centre Gare

¿Buscas un viaje económico a Niza? Entonces opta por el Ibis Styles Nice Centre Gare, un hotel sencillo y asequible. Sus habitaciones son acogedoras, los baños están limpios y las vistas de la ciudad son encantadoras. Este alojamiento está decorado en tonos verdes y rosas, con esculturas de arte pop y palmeras. 

Residhome

Otra buena opción es elegir un apartahotel, como es el caso de Residhome. Dispone de apartamentos y estudios con balcón privado, terraza en la azotea, cocina e incluso desayuno buffet de cortesía. Además, la ubicación próxima al Promenade des Anglais es de lo más céntrica. 

Le Negresco

Si quieres una opción con un poco más de glamour, sin pasar de los 200 € la noche, puedes considerar alojarte en el palacio Le Negresco, uno de los hoteles más famosos de Niza situado en pleno Promenade des Anglais. Este hotel a la vez elegante y kitsch, una auténtica joya de la Costa Azul con acceso a playa privada. Disfruta de tus vacaciones en esta espectacular construcción de la belle époque, donde han dormido personalidades como Salvador Dalí, Grace Kelly o The Beatles.