Viajes a Praga: trenes, autobuses y vuelos baratos

mar., 19 mar.
Así de fácil
Con más de 800 compañías de transporte asociadas ¡tienes dónde elegir! Descubre los viajes más rápidos y baratos.
Viaja a tu manera
Viaja en tren, autobús o avión por toda Europa.
En cualquier momento y lugar
Sabemos que un viaje es más que comprar billetes y estamos aquí para lo que necesites.

Contamos con la confianza de estas compañías.
Vendemos todos los billetes en una sola plataforma.

Flixbus
Easyjet
Deutsche Bahn
SNCF

Cómo llegar a Praga

Tren: La estación de tren de Praga se encuentra en pleno centro de la ciudad, cerca del barrio judío, y está conectada con el resto de la misma mediante tranvía y metro. A la estación llegan todos los trenes a Praga desde numerosas ciudades de centro Europa y tiene un horario de apertura de 3.25 de la mañana a 0.35 de la noche.

Autobús: Los autobuses a Praga llegan a la estación de autobuses se llama Florenc, y también tiene parada de metro. Se encuentra en el corazón de la ciudad. Abre a las 4.00 y cierra a medianoche.

Avión: Los vuelos a Praga aterrizan al aeropuerto de Ruzyne está a 15 kilómetros de la ciudad. Algunas de las compañías que operan vuelos a Praga son Czech Airlines, Ryanair, Lufthansa o Iberia. El trayecto desde Praga al aeropuerto es de entre 15 y 20 minutos con los autobuses 119 y 100.

Moverse por Praga

Praga tiene un tamaño perfecto para pasear, por lo que no merece la pena el alquiler de coches. Sus servicios de transporte público son muy buenos, y hay incluso algunos servicios nocturnos. El metro llega a casi todos los lugares interesantes, mientras que el tranvía y los autobuses cubren la práctica totalidad de la ciudad. También hay un funicular, que lleva a la cima del monte Petrin. Se trata de una zona verde de grandes dimensiones, desde la que se tiene unas privilegiadas vistas de la ciudad.

Descubre en el siguiente vídeo descubre cómo moverte por Praga como un local (activa los subtítulos en español en la configuración).

Sobre Praga

Praga es la capital de la República Checa y de la región de Bohemia, la ciudad más poblada del país y la número 14 en el ránking de ciudades más grandes de la Unión Europea. Es una de las ciudades más turísticas del continente europeo, y de hecho está considerada como “la París del este”. Viajar a Praga es sumergirse en un cuento de hadas, la capital checa, también es conocida como "La ciudad de las mil torres", cuenta con un casco antiguo que conserva intacto el encanto de sus calles adoquinadas y sus edificios señoriales. Praga es también una de las capitales europeas de la música, que es uno de los encantos que se suman al turismo de arte y cultura.

Qué hacer en Praga

La llamada “París del este” recibe unos 20 millones de turistas al año, y es fácil encontrar las razones: su convulsa e interesante historia, sus calles con suelo de adoquín, su arquitectura romántica y art nouveau, sus impresionantes museos y su castillo, por mencionar algunas de las atracciones más visitadas de la capital checa.

Al acercarse el final de la temporada de verano, las masas de turistas en la ciudad se irán reduciendo, así que será el mejor momento para visitarla. Algunos piensan que Praga es tan turística, que se ha vuelto una ciudad artificial. Ésto puede parecer verdad a primera vista, si nos basamos en la cantidad de tiendas de souvenirs horteras y los tours en segway que se ofrecen en el centro; pero es injusto creer que Praga es una víctima de su propio éxito.

Si le das una oportunidad y sabes dónde buscar, Praga sigue conservando su autenticidad y encanto. Aquí te mostramos algunas opciones para descubrirla.

1. Desayuno en el Café Savoy

En esta elegante cafetería encontrarás los mejores desayunos de la ciudad. En el menú se pueden encontrar un desayuno continental por sólo 158cz (6,84€).

Si vienes con hambre, recomendamos su desayuno francés: cruasán recién hecho, tostadas francesas (parecidas a las torrijas), fresas con sirope, queso azul, salchichas, jamón de Praga y un huevo pasado por agua. ¡Para empezar el día con energía!

2. Sube a la colina de Petřínské Sady

La manera perfecta de escapar de las multitudes: hacer senderismo por las colinas que rodean Praga es algo que todos los visitantes deberían hacer al menos una vez, aunque sea sólo por las impresionantes vistas. Enamórate de la naturaleza mientras subes a la Torre Petřín, versión checa de la Torre Eiffel. Si te animas a subir y disfrutar de una vista aún mejor, tardarás una hora en llegar a su parte más alta, aunque sólo cuesta 50cz (1,84€).

3. Estudia su arquitectura de cerca

Su diversa arquitectura es clave para entender el pasado de Praga: sus bloques de la época comunista, sus edificios Art Nouveau, sus iglesias góticas, etc. Observando esta diversidad nos hacemos una idea de la compleja historia de la ciudad.

4. Dedica algo de tiempo a profundizar en la historia de Praga

Muchos turistas visitan la ciudad sin entender de verdad la historia de Praga. La mejor manera de hacerlo es a pie, sobre todo por su Barrio Judío, zonas donde todavía se pueden ver agujeros de bala en los edificios, el monumento a Jan Palach, un estudiante que en los años 60 se inmoló como protesta política durante la llamada Primavera de Praga, las zonas comunistas de las afueras, como Hostivař o por el barrio de Žižkov, donde además de disfrutar de la mayor cantidad de bares de Europa, se puede visitar el sobrecogedor monumento comunista a Jan Žižka, un general del siglo XV.

5. Prueba el vino checo en el viñedo de Grebovka

A nadie se le ocurre relacionar la República Checa con la producción de vinos, pero la verdad es que tanto allí como en la vecina Eslovaquia se pueden encontrar numerosas bodegas, especialmente de vinos blancos.

En concreto, en las afueras de la ciudad puedes encontrar este pequeño viñedo, junto a una ornamentada cafetería, Altan, donde degustar estos caldos o incluso apuntarse a una clase de cata de vinos, acompañado con tablas de queso.

6. El lado artístico de Praga

Es normal alucinar con la belleza de Praga, pero lo mejor es salir del centro y descubrir su otro lado. En la zona norte se encuentra el barrio emergente de Holešovice, al que se puede subir en tranvía desde la Ciudad Vieja.

La zona está repleta de galerías de arte, piezas contemporáneas y esculturas. Algunos de los imprescindibles son el centro DOX (en la foto), la galería Veletržní Palác, de siete plantas y para rematar el día, la increíble discoteca Cross Club.

7. El monasterio y la biblioteca de Strahov

Cerca de la zona del castillo de Praga, encontrarás el precioso monasterio de Strahov. Se trata de uno de los monasterios más antiguos que todavía pertenecen a la Orden de los Premonstratenses, y sus orígenes se remontan al año 1183. La historia de éste es fascinante, dado que ha sobrevivido a varias guerras y a un régimen comunista.

Si te gusta leer, no te pierdas su impresionante biblioteca: desde su Sala Teológica, de estilo barroco hasta la acogedora Sala Filosófica, con su olor de libros antiguos, es el sueño de cualquier ratón de biblioteca.

Excursiones desde Praga

Praga es una de las ciudades más bellas de Europa y suele ser uno de los destinos más visitados para pasar varios días durante las vacaciones o un fin de semana largo. La capital de la República Checa tiene mucha belleza y arquitectura que ofrecernos pero sus alrededores son tan valiosos como la propia ciudad y merecen una visita desde Praga. Desde Omio os vamos a recomendar las mejores excursiones desde Praga para hacer en un día ida y vuelta.

Český Krumlov

Distancia: 176 km
Autobús: 2h 45min por 12€
Tren: 3:22h por 11€.

Situada al sur de Praga en el meandro del río Moldava, Český Krumlov es una ciudad muy rica históricamente ya que desde el siglo XVII adquirió su aspecto barroco y a pesar de algunos derrumbamientos en el siglo XIX el casco antiguo siempre ha respetado y mantenido la estética medieval que tanto la caracteriza.

Desde 1992 Český Krumlov está considerada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, no solo su precioso casco histórico sino también por su imponente y bien conservado castillo que es uno de los más grandes de República Checa.

Sin duda, es una de las visitas que no puedes perderte si estás Praga varios días ya que podrás impregnarte de su historia, pasear por sus pintorescas y fotogénicas calles.

Campo de concentración de Terezín

Distancia: 63 km
Autobús: menos de 1 hora por 4€
Tren: 1:15h por 5€

Avisamos que la visita a Terezín no es fácil y no es apta para todos los visitantes, sin embargo, bien merece una visita ya que es una buena manera de conocer la historia reciente del holocausto. A pesar de la tristeza que puede provocar visitar un lugar de estas características la inmersión como si estuvieras aún en la época de la II Guerra Mundial es apabullante.

La visita podría dividirse por un lado, en el gueto judío y por otro, el campo de concentración donde se pueden visitar las celdas y habitaciones de los barracones y los patios. Si se desea hacer el recorrido completo para ver el campo de concentración en su totalidad, el precio ronda los 8€.

Dresde

Distancia: 147 km
Autobús: 2h por 20€
Tren: 2:15h por 20€

Es una de las excursiones desde Praga más recomendables. Visitar la capital de Sajonia, supone cruzar a Alemania y debido a la cercanía es fácilmente asumible, aunque Dresde bien merece al menos un par de días más. Sin embargo, al tener un solo día, podemos visitar los atractivos más importantes de la ciudad alemana.

Dresde está situada a las orillas del río Elba fue la ciudad donde estrenaron sus mayores obras los compositores Strauss y Wagner y de hecho muchos artistas callejeros siguen tocando sus melodías para deleite de los turistas.

La mayoría de sus monumentos históricos se encuentran en el Altstad (casco antiguo) donde podréis ver la majestuosa arquitectura de la ciudad y visitar la Frauenkirche, la Hofkirche, la casa de la Ópera o el Zwinger, el antiguo palacio que alberga grandes joyas pictóricas y donde poder perderse por sus jardines.

Karlovy Vary

Distancia: 127 km
Autobús: 1:30h por 6€
Tren: 3:20h por 13€

Karlovy Vary es una ciudad balneario situada al oeste del país muy cerca con la frontera alemana, de hecho su propio nombre significa las termas de Carlos, haciendo referencia al rey Carlos IV. Es una de las excursiones desde Praga más populares ya que supone una visita de desconexión y relajación ya que en esta pequeña ciudad está uno de los balnearios más famosos de Europa.

Lo más llamativo de la ciudad son las columnatas del parque de Dvorak o el Pabellón de las Fuentes Termales donde se puede visitar su gran fuente que expulsa agua a 72º.

Bratislava

Distancia: 328km
Autobús: 7h por 20€
Tren: 4h desde 16€

De todas las excursiones desde Praga que hemos propuesto este es el destino más alejado pero la visita merece la pena, el trayecto hasta Bratislava desde Praga es de 4 horas en autobús y si se madruga y se tiene energía durante en día, la capital de Eslovaquia es muy fácil y accesible y la mejor manera de descubrirla es a pie.

No te puedes perder el casco histórico de Bratislava donde verás su ayuntamiento viejo y la puerta de San Miguel en muy buen estado de conservación. Tenéis que subir al castillo desde donde poder disfrutar de unas preciosas vistas de la ciudad.

Kutná Hora

Distancia: 83 km
Autobús: 1h por 4€
Tren: 50 min por 4€

A Kutná Hora se la denomina la caja del tesoro de la República Checa ya que durante mucho tiempo fue una ciudad de mucha riqueza que empoderaba y daba riqueza al país. Uno de los principales atractivos de esta pintoresca ciudad es su gótica Iglesia de Santa Bárbara, que fue construida por los propios ciudadanos acaudalados y es una de las más famosas de Europa Central ya que está decorada con huesos humanos del siglo XIX que hacen que la visita sea algo tenebrosa.

República Checa es un país que tiene muchos rincones que descubrir y si os habéis quedado con ganas de más también os recomendamos ir desde Praga a los castillos de Kriklovat y Karlstejn que están a 80 km de la capital checa y si os gusta la naturaleza no dudéis de visitar el Parque nacional de la Suiza Bohemia a tan solo 139km de Praga donde podréis disfrutar de hermosos parajes llenos de desfiladeros y rocas.

La guía rápida de Omio


Qué saber: La zona de interés para el viajero queda dentro de las tres líneas de metro de la ciudad, que son la mejor opción para moverse de un punto a otro. También cuenta con buses y tranvías urbanos.

Qué no perderse: El teatro negro de Praga es una manifestación artística propia y única de la ciudad. Aunque hoy en día este tipo de teatro se puede ver en muchas partes, en la ciudad es donde nació y donde mayor número de obras se pueden ver.

Qué hacer: Una visita a Praga ha de comenzar con la visita de la Plaza de la Ciudad Vieja, alrededor de la cual se encuentran algunos de los puntos de mayor interés, como el Ayuntamiento y su famoso reloj astrológico.

¿Lo sabías?: Los billetes de metro y tranvía permiten ser usados durante 20 minutos. Se puede comprar un billete con viajes ilimitados para un día, y también abonos de fin de semana.

Con la app de Omio, planear tu viaje es facilísimo

Te llevamos adonde quieras. Nuestra app cuenta con notificaciones de trenes en tiempo real y billetes electrónicos, y es ideal para planear tu viaje.

ios-badge
android-badge
Hand With Phone